massobreloslunes: Pensando amapolas

lunes, 15 de mayo de 2006

Pensando amapolas

Vuelvo a Granada después de un fin de semana cuánto menos estrambótico en Málaga. Tras darle muchas vueltas (muchas lluvias a destiempo, muchas nubes incordiantes) parece que el calor se ha decidido a entrar en Granada, así que la gata y yo tratamos de mantener una temperatura constante bajando las persianas del salón y no moviéndonos más que lo justo. Así, en la penumbra, intentando no sudar demasiado, ignoro el calor que da el portátil sobre las piernas y termino un cuento que tengo que presentar esta tarde en el taller. Va sobre mi abuela y no me ha quedado muy conseguido, pero no está mal. El sábado pasé el día en Torre del Mar, preguntándole y apuntando en mi libreta de cumpleaños (gracias) con cara de escritora seria. He escrito sobre su época en el Sahara, cuando vivía allí con mi abuelo el militar. Supongo que no me termina de convencer el resultado porque no he sabido hacer mías las circunstancias, porque necesitaría averiguar mucho más, ver más fotos y hablar más con mi abuela para saber qué pasó realmente bajo la jaima en la que transcurre mi cuento. Pero bueno. Como primer paso no está mal.
Cuando termino el relato, cierro el ordenador y me dispongo a matar el tiempo hasta las seis tumbada, quizás leyendo, quizás sólo pensando. Mientras, me digo que estoy justo en ese momento de antes de los exámenes, cuando aún tienes algo de tiempo que perder y espacio en el cerebro para pensar en otras cosas. Pienso en el calor, y en cómo anuncia inequívocamente que el curso se nos está acabando. Pienso en que el curso se acaba, y en que sólo nos quedarán unos cuantos momentos, puntuales y limitados, para acabar de exprimir Granada por lo que queda de año.

Entonces me acuerdo de las amapolas, y de que quería escribir un post sobre ellas. Sonaba más o menos así:
Razones por las que me gustan las amapolas:
- Porque su color es tan vivo que hiere.
- Porque, si las miras de lejos, son hermosas.
- Porque, si las miras de cerca, son siniestras.
- Porque crecen donde quieren.
- Porque sólo crecen durante una breve temporada cada año.
- Porque tienes que mirar con atención si quieres verlas.
- Porque si las arrancas e intentas conservarlas, se mustian.


Pienso que quiero escribirlo, me incorporo, abro el portátil y lo escribo. Y después de hacerlo, me reconcilio con el calor, con los exámenes cada vez más próximos y con la idea de que estamos a 15 de mayo, y mañana será 16, y al siguiente 17, y no hay nada que podamos hacer para remediarlo.

11 comentarios:

  1. Te deseo que te sea leve el calor.

    ResponderEliminar
  2. a mi tambien me gustan las amapolas... :) pero no tengo el poder de pasar mis sentimientos al papel como lo haces vos... es siempre un placer leerte...


    besazos!

    pd. para el calor no hay cosa mas refrescante que una jarra de agua fresca con rodajas de limon! :)mmmm

    ResponderEliminar
  3. Pues yo voto por los "lemon drop martinis" que se estilan por aqui: limonada, vodka, agua y azucar. Como la limonada, pero con puntillo. Que colocón, madre!
    Por cierto, aunque sean atrasadas, felicidades. Que ando por estos lares muy de vez en cuando y me lo pierdo todo!

    ResponderEliminar
  4. From heeeeeere
    i am siting in a tinny can.
    far, above the moon
    planet earth is blue
    and there is nothing I can do.

    astronautas en naves de cemento
    y atrotrajes de verano

    ResponderEliminar
  5. y a mí, que en fondo seré siempre una pequeña gotichunga, siempre me han gustado las amapolas porque cuando voy/vengo en bus en primavera me parecen manchas de sangre encima del brillante y verde césped...

    ResponderEliminar
  6. No hay nada mejor cuadro de colores que la ventana de un tren en primavera: el trigo, las amapolas, el sol, el verde de los arboles, las florecillas de los bordes de los caminos, el blanco brillante de las casas... y todo cambiando rápido y sin parar...

    Ánimo a todos para el empujón final. Ya no queda nada y al final del tunel se aivina otro cuadro de colores: El blanco de las olas, el azul de agua y del cielo, el verde de la hierba...

    Solo es cuestión de apretar los dientes y aguantar.
    Un beso Pitu

    ResponderEliminar
  7. Se te olvidó un detalle de las amapolas:
    - porque si las masticas, vuelas.

    Me gusta mucho tu blog, no sé porque, tiene algo de tardes de siesta en verano... de veras

    ResponderEliminar
  8. A mi tambien me dan ganas de correr entre ellas o así, no sé..

    Bueno, lo que quería decirte es que me parece como muy "suave" o "humorístico" lo de "estrámbótico" y que me alegro de que hayas pasado página y que "palante".
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  9. Juasjuasjuas usuario anónimo, muy discreto y muy bien. Estrambótico es, en efecto, el eufemismo de la semana :)
    Ald: sí, es color sangre, pero es más que sangre... yo que sé, a mí me parece de los colores más bonitos que se pueden ver en una flor. Es dulce y violento y potente.
    Bito: supongo que lo del aire siestero de mi blog tiene un poco que ver con mi natural languidez y ahorro de energías xD Está bien eso. Casi lo podría bautizar así ahora que no tiene nombre: blog de siesta, o siesta de verano, o algo parecido... es sugerente :)
    Me gusta que te guste. A mí se me cierra el explorer cuando abro tu página, y como tengo que utilizar Mozilla, te visito menos de lo que debería... pero el sentimiento es mutuo (peloteo interbloguero).
    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  10. Espero que consigas ser escritora.

    E.C.

    ResponderEliminar