massobreloslunes: La importancia del lóbulo prefrontal

martes, 17 de julio de 2007

La importancia del lóbulo prefrontal

Tengo el cuerpo blandito, blandito, con la glucosa y el ánimo por los suelos. He quedado en el centro y querría no moverme de aquí, pero sé que no es sano: tengo que salir y despejarme.
Mis pequeñines son deliciosamente aleatorios. Son capaces de portarse tan bien como para plantearte la docencia y las familias numerosas, y tan mal como para entender a Herodes y las ligaduras de trompas. No obstante, queda la fascinación. Me fascinan sus caritas que me miran cuando cantamos una canción y las manos haciendo gestos. Diminutos cachorritos humanos hechos para inspirar instinto de protección. Les regañamos, y mucho, pero casi nunca tiene importancia. Quiero decir, que claro que la tiene: no deben pegarse unos a otros, ni subirse a sitios peligrosos, ni meterse en la boca cosas del suelo. Pero un porcentaje enorme de regañinas (siéntate bien, escúchame, cállate, etc. etc.) tiene como única razón ir adiestrándoles para encajar en el mundo que les hemos diseñado. Esta última frase me ha quedado muy de perriflauta de manual. A ver si me explico un poco mejor: es normal que se muevan, es normal que quieran charlar, es normal que si no les apetece escuchar un cuento ahora prefieran coger los juguetes del rincón de la clase y ponerse a su bola. Pero hay que enseñarles que nos pasamos un enorme porcentaje de la vida haciendo cosas que no nos apetece, que esto es así, que es lo que hay.
No es que esté en contra de cómo se enseña. Creedme que estoy aprendiendo que es fundamental que los niños estén mínimamente organizados y controlados: para ellos y para ti. Sólo que a veces querría prepararles una gran burbuja enorme llena de gomaespuma indolora donde pudieran, sencillamente, hacer lo que les apetezca sin herirse a ellos mismos ni a los demás.
(También estaría bien que los mayores dispusiéramos de una gran burbuja así, por otra parte)

3 comentarios:

  1. Es imposible no enseñar qué es un golpe y como levantarse de una caída si no se experimenta. A veces la sobreprotección es contraproducente.
    Un abrazo.
    Salud/OS!

    ResponderEliminar
  2. Profe! profe! profe!!! anda, que menudo curro te has buscado mona, yo ya pasé por eso y NUNCAMASNUNCAMASNUNCAMAS
    y si, los tienes que educar, que luego nos llegan de adolescentes al instituto y ya no hay posibilidades.
    o bueno, puedes optar por sobrevivir lo mejor posible y dejarles el marrón a las del cole, que viene a ser lo que hacen ellas contigo.
    Vale, evidentemente tenemos que hacer algo con el sistema educativo.

    ResponderEliminar
  3. lo de la burbuja tiene sus inconvenientes.fíjate en el ejemplo de david.

    ResponderEliminar