massobreloslunes: Neuramour

jueves, 21 de febrero de 2008

Neuramour

Me he enamorado.
Sí, qué pasa.

De un profe (Que es más joven que mi novio, así que tranquilidad).
Vale, J., tú puedes ponerte un poco nervioso.

Es mi profe de prácticas de neuro aplicada. Se parece un poco a Paul Rudd, el Mike de Friends.




Quiero ser tu mosca.


He dicho que se parece, así que dejad de intentar matricularos todas en NA que ya no quedan plazas.

Es mono, es divertido y sabe neuro. ¿Se le puede pedir más a un hombre?
El martes tuvimos la clase de presentación, aunque las prácticas no empezarán hasta dentro de un par de semanas (oh, desesperación). Mi amor, al que a partir de ahora llamaremos Paul Rudd (porque su nombre verdadero no me gusta y, además, tengo que respetar su derecho a no salir en este blog de gran difusión) me tuvo embobada la media hora de presentación. Hizo chistes sutiles que le salieron con naturalidad, no porque intentara hacerse el simpático. Dijo algunas cosas, como "evaluación de afasias", "amnesia anterógrada" o "hidrocefalia", que me pusieron bastante caliente. Por último, preguntó si alguien tenía alguna duda respecto a lo que había explicado.

Duda 1:
- ¿Cuáles son los horarios de prácticas?
Duda 2:
- ¿Es obligatorio asistir a todas?
Duda 3:
- De los dos horarios de prácticas, ¿cuál das tú?

Adivina, astuto lector, cuál de las tres fue la que yo le planteé.


Paul Rudd se puso colorado, y ahora tengo que estudiar mucha neuro para impresionarle.

7 comentarios:

  1. Jo, qué suerte tener un profe guapo ...

    Yo nunca tuve uno que me gustara lo más mínimo.

    En vaya aprieto lo pusiste al pobre. Y en los que lo pondrás seguramente, si consigues apuntarte a su horario ...

    ResponderEliminar
  2. Evidentemente la 3.
    Pobre J.
    Espero (por él) que las prácticas no pasen a mayores...
    Salud/OS!

    ResponderEliminar
  3. Coincido, dijiste la 3. Eso es acoso sexual, que conste.
    Pobrecillo...

    ResponderEliminar
  4. Ahora J tendrá que volver a plantearse eso de meterse a profesor.
    Como superman que de pronto conoce a un heroe que puede atravesar las paredes (sin romperlas)... o tampoco ir tan lejos: un héroe que lleva un pijama más chulo que el suyo.
    La naturaleza es cruel en el camino de la seducción y el apareamiento, construir el mejor nido, tener la mejor voz croac croac, en la noche.
    Pero seguro que hay cosas que no ganan un nido, ni un croado (¿cómo se dice?) y la manera de vestir y poner un pijama.
    No puedo evitar simpatizar, siempre me puse del lado del looser... los triunfadores me acaban por aburrir.
    Tanto pobre j ni tanto niño muerto,

    ResponderEliminar
  5. Paul Rudd es casi con toda seguridad un doctorando que malvive de una beca mileurista, que no tiene contrato y que intenta abrirse camino en una profesión (la neuropsicología) poco conocida y bastante infravalorada.

    J., mi J., es un señor arquitecto (una de esas profesiones ante las que la gente hace ooohh y ahhhh) que va a ganar de aquí a poco más del doble que Paul Rudd (un año después de licenciarse), que lleva a cabo un trabajo creativo en un ambiente estupendo y que tiene una perspectiva de estabilidad laboral aceptable a medio y largo plazo.

    Además, Paul Rudd tiene a una alumnilla que le hace ojitos desde la quinta fila.

    J. me tiene a mí enterita. A mí escribiendo posts ñoños, comprando lambrusco para la cena, tragándome el miedo para conducir un rato por él en los viajes, comiendo arroz todo enero por comprarle el Mejor Regalo De Navidad del Mundo.

    Así que quizá debería usted, señor Golfo, replantearse quién es el looser o, más bien, el triunfador, en esta historia.

    ResponderEliminar
  6. :____) Yo nunca tuve profes así, para que luego hablen sobre motivación para estudiar una asignatura!!

    ResponderEliminar