massobreloslunes: Príncipes

viernes, 20 de junio de 2008

Príncipes

A lo mejor mi problema (otro de ellos) es que confundo el amor con las gilipolleces, con jugar a juegos absurdos en las mesas de los bares y tener una perfecta ortografía. Que ando pidiendo que me sigan la corriente en todo, que se atrevan a imaginar qué pasaría si hubieran nacido ratones o si sobrevivieran a un holocausto nuclear, que abracen árboles, que me reciten poesía de memoria. Y que escriban, pero no mucho mejor que yo, ni mucho peor que yo, y sepan a qué me refiero cuando explico que uno puede sentirse bien escribiendo sobre el dolor o contar los secretos profundos del alma sólo porque quedan bonitos.

Al final dios me hará caso y me mandará a uno que me escriba cartas y ponga las tildes, y lea poesía y sueñe despierto, y no tenga ni puta idea de todo lo demás.

9 comentarios:

  1. El problema es que el amor es un cúmulo de gilipolleces. O que las gilipolleces son amor, a saber.

    ResponderEliminar
  2. Dios no lee blogs: ni el tuyo ni el mío ni el de nadie.No lo necesita para conjurar el destino. Ojalá encuentres ese príncipe o ese amor, que más bien parece otro amigo invisible, pero vete haciendo a la idea de que no hay hombre tan hombre que sea capaz de colocar las tildes correctamente. Aunque quien sabe: lo mismo el heavy, por ser heavy, sabía.

    Anónimo76

    ResponderEliminar
  3. Qué menos que exigir una perfecta ortografía...
    Salud/OS!

    ResponderEliminar
  4. Es que hay que ser muy pusilánime para ir por ahí abrazando árboles...

    ResponderEliminar
  5. Dios es un bloguero de almas.

    ¿Quién eres, anónimo76, que pareces un lector de largo recorrido?

    Besos para todos.

    ResponderEliminar
  6. Yo estoy con anónimo76 y, por si acaso y para que no se enfade en el supuesto caso de que exista y sea el creador de todo esto (amor y gilipollez incluidos), escribiría Dios con mayúsculas.

    Nota al pie: obsérvese que me llevó un tiempo dilucidar que incluido no llevaba tilde.

    ResponderEliminar
  7. Una se hace en su cabeza el ideal de hombre, imagina como debe ser esa persona... pero derrepente aparece alguien, y sin saber como ni por que, provoca en ti una revolución hormonal y emocional que te vuelve loca... y es tan dulce esa locura!!!

    ResponderEliminar
  8. Como decía Mafalda: "¡Qué se va a enfadar! Si nos tiene una paciencia...".

    Beso.

    ResponderEliminar
  9. Hablaís de mí ???????

    Buen finde a todos los presentes.

    ResponderEliminar