massobreloslunes: Stendhal

jueves, 12 de junio de 2008

Stendhal

Algunos hombres saben encontrar algo hermoso en todas las mujeres. A mí me gustan esos hombres, aunque no me casaría con ellos. Ésos que pueden aislar en un cuerpo inseguro unos hombros bonitos, o la boca generosa de una cara asimétrica. Ésos que siempre tienen los ojos idos detrás de las chicas que caminan por la calle, y le sueltan un piropo a la cajera sólo por ver cómo cambia cuando sonríe, atravesada por un breve relámpago de luz.

Se fijan en partes del cuerpo que ningún otro ve.

... tu nuca, te dicen.
... tu cuello.
... tus dedos.
... tus hermosos tobillos de princesa.

Una vez tuve un lío con un chico así. Él era guapo (estos hombres casi siempre lo son), y después de picotear un poco aquí y allá eligió por novia formal a una chica preciosa, de enormes ojos rasgados, labios oscuros y nariz respingona. La adoró durante meses, con palabras y besos y fotos. Luego la engañó tanto, y con tantas mujeres, y también tan hermosas.

A mí me gustan esos hombres, aunque les llamen golfos, o salidos, o donjuanes. No son malos; sólo tienen demasiado presente la polimórfica y perversa belleza femenina. Y les gusta tanto, la aman tanto, que les pasa que no saben qué hacer con tanto amor.

10 comentarios:

  1. A esos hombres, si se les quiere, hay que quererlos tal como son.

    ResponderEliminar
  2. Y lo mismo a las mujeres... hasta que el dolor se torna tan insoportable, que ni la morfina más potente puede aplacarlo.
    Salud/OS!

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, seguro que tiene usted unos preciosos tobillos de princesa...

    ResponderEliminar
  4. A mí me pasa mucho. Y eso que no soy nada del otro jueves. Pero siempre encuentro alguna cosa digna de elogio en la cajera del Mercadona, en las compañeras de la oficina, en la panadera...
    Respentando siempre a mi amor, of course.

    Cordial saludo de éstos de internet.

    ResponderEliminar
  5. Martin: Eso me decía mi ex. Pero es que él es un poco uno de esos hombres, así que supongo que son normalitos...
    En cuanto a lo de ser o no "del otro jueves", no sé, igual eso es lo que separa ser un admirador de la belleza de ser un golfo. Imagínate que todas esas mujeres a las que encuentras dignas de elogio estuvieran dispuestas a irse contigo a la cama sin pensarlo (que no digo que no lo estén ya, ¿eh? xD). Realmente entiendo que a ese tipo de tíos-admiradores de la mujer-bomba sexual, como el que menciono en el post (que realmente no era un hombre, era un imán de testosterona), les cueste reprimir sus impulsos. Que tampoco es excusa para la infidelidad, ¿eh?

    En cualquier caso, bienvenido a mi humilde morada y gracias por leer y comentar. Un abrazo.

    Caótica y Vania: al fin y al cabo, ¿no hay que querer como es a cualquier hombre y/o mujer? Todo depende de lo que uno acepte con el paquete (jijiji doble sentido jijiji). Si no, mejor cambiar de hombre y no cambiar al hombre, que es algo casi imposible. Por cierto, algún día profundizaré en ese "casi" hablando de cómo la nueva mujer de mi padre consiguió, como dijo mi tía, "darle la vuelta como a un calcetín" de la forma más veloz y efectiva que he visto nunca.

    Besos para todos.

    ResponderEliminar
  6. Algunos hasta nos fijamos en las cosas que escriben.

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto, a las mujeres tambien. A las personas, si las quieres, tendrias que quererles tal como son. Pero en general, no se hace, y creo que el dolor empieza ahí, en nosotros mismos.

    Hay otras formas posibles de relacionarse, aunque a veces desde la buena moral "social" se mire con extrañeza y desconfianza.

    ResponderEliminar
  8. Yo sigo elogiando tobillos y ellas se ríen, porque según ellas, no soy un peligro...
    Bienhallado

    ResponderEliminar
  9. Sí, sr.K, también los hay de esos. Y tengo que admitir que son los que más me gustan.

    ResponderEliminar
  10. Si esa parte del comportamiento de esos hombres no es la mala, lo malo es si lo ocultan ...

    ResponderEliminar