massobreloslunes: Rubik

viernes, 14 de mayo de 2010

Rubik


Ya os he contado que últimamente me siento aquí sin tener ni puta idea de qué escribir. Escribo, borro, observo mi habitación. Escribo, borro, miro por la ventana. Escribo, borro, examino mi mesa de estudio, y como me he hartado de borrar pienso que voy a escribir un post sobre lo primero que me llame la atención.

A mi izquierda tengo el cubo de Rubik que me regaló mi amigo Adri. Desde que aprendí a resolverlo pienso que en el mundo hay dos tipos de personas: las que cuando ven un cubo de Rubik quieren saber la solución y las que pueden vivir sin conocerla jamás. Mi amigo Adri, por ejemplo, buscó en Internet los algoritmos y practicó él solo hasta que le salió. A mí me enseñó él y practiqué hasta que conseguí resolverlo sola. Mi amigo Funes (¡Ey, Funes, voy a dejar de llamarte mi ex! Lo he decidido así) todavía no sabe resolver el cubo ni tiene ningún interés por aprender.

De la gente que tengo alrededor, la mayoría me ha preguntado alguna vez cómo se resuelve el cubo y ha aprendido a hacer la primera capa. Normalmente no pasan de ahí. Creo que solo Elsa fue capaz de llegar hasta el final, y hasta se compró un cubo en los chinos para practicar en casa. Yo no tengo muy claro qué diferencia a una persona que aprende a resolver el cubo hasta el final y a otra que no; solo sé que yo sería incapaz de vivir con ese enigma delante de mis narices.

Por último, contaré que más allá de limitarse a resolver el cubo en plan normal, hay todo un colectivo de "cuberos" que intentan resolverlo en menos tiempo, con algoritmos más complicados y eficaces, con una sola mano o con los ojos cerrados. Lubrican sus cubos con spray de silicona, organizan competiciones nacionales e internacionales e intentan superar sus marcas. Podría decirse que son frikis absurdos, pero a mí me encanta esa gente y la manera en que están absortos en ese trocito de inutilidad tan exacta y pura que es un cubo de Rubik.

P.D.: No vale quejarse de la temática del post de hoy. En mi escritorio hay, entre otros objetos, ibuprofenos, tapones para los oídos, un aparato para los mosquitos, una disquetera portátil y un pañuelo para las gafas, así que el post podría haber sido mucho más terrible.

6 comentarios:

  1. Marinilla, que provocas Marinadicción, no dejes de escribirnos algo! (bueno, sí, quizá no hace falta que llegues al extremo de hablar sobre la disquetera; o quizá... por qué no!). ¿No es un poco de trampa que te enseñen la solución?

    ResponderEliminar
  2. Bichita: gracias por el concepto de marinadicción, es muy bonito :D lo de la trampa pues no sé, pero yo no habría llegado a la solución sola ni en 3000 años. Una vez que sabes resolver el 3x3 puedes sacar tú sola el 2x2 o incluso el 4x4 (ahí estoy yo ahora), pero averiguar el 3x3 entero me parece muy difícil. Más que nada porque la última parte son algoritmos, es decir, series de movimientos que se realizan siempre igual y que son bastante complejas, y para sacar los algoritmos hay que tener una capacidad espacial bestial que yo no tengo ni de coña.

    NAP: Uy, me he equivocado. No es una disquetera, es un reproductor/grabador de CD's y DVD's. Tuve una disquetera portátil hace unos años, pero ya no la utilizo y ni sé por dónde anda.

    ResponderEliminar
  3. ¿Para cuantas líneas da un ibuprofeno?

    ResponderEliminar
  4. Hola, Marina. Un día (realmente no recuerdo como) llegue aquí y me resultó muy simpático, como hablabas del cubo... se notaba entusiasmo! Esto hizo que me animará, buscará información, comprará mi primer cubo (un Shengshou Aurora 3×3) y aprendiera a resolverlo. Ese día (hace aprox. un mes) quedo pendiente agradecertelo... y ahora, lo hago. Muchas gracias! La gente como tu, es la que cambia el mundo. Un abrazo.

    ResponderEliminar