massobreloslunes: Querido sobrino barrita a:

jueves, 13 de enero de 2011

Querido sobrino barrita a:




Hace apenas cinco días que me enteré de que existías. Es curioso pensarlo: ya eres un cacahuetito dentro de la tripa de tu madre, mi amiga. Si pudiéramos atravesar su panza con rayos X veríamos el pequeño conjunto de células que eres ahora. Y, si todo va bien, te vas a convertir en una personita completa, con tus propios pensamientos y sentimientos, con una cara y un nombre.

Que sepas que eres un niño muy afortunado (permíteme que utilice el masculino, que si no nos va a quedar el texto muy ortopédico. Aunque creo que vas a ser un niño, tengo esa intuición. Pero yo nunca acierto con esto, así que a saber).

Para empezar, tu madre, mi amiga Elsa, es la persona más genial que conozco. A primera vista parece que está como un cencerro, pero luego es increíblemente dulce, inteligente y profunda. A veces creo que no ha venido a la tierra a sufrir y penar como los demás mortales, sino a pasar por la vida con facilidad y a regalarnos a los demás un poco de su luz.

Cocina espectacularmente bien y no le da miedo atreverse con nada: lo mismo reboza huevos cocidos, que prepara lasaña vegetal para quince, que se va de camping equipada con un tarro de hummus casero y un paquete de tortitas de arroz. Es independiente y aventurera, se ha recorrido medio mundo, habla cuatro idiomas y ha vivido ya en cinco o seis países. Se ríe todo el rato, y cuando algo le hace mucha mucha gracia da palmas como una foquita feliz.

Está un poco chalada, hay que admitirlo. Se va de viaje con la ropa en una bolsa de plástico, baila como si estuviera poseída y tiene un abrigo reflectante del carrefour al que duele mirar. Se inventó el trailer de una película de miedo en el que sólo decía la palabra "patata". La he visto disfrazarse de limón, de fin de año, de gitano flamenco; fue a una boda en sari, a una izada de campamento con el pelo lleno de espuma y si le dices cualquier frase es capaz de repetirla al revés.

Pero sabe escuchar como nadie, y aunque pregunta con curiosidad de periodista cansina, es un placer tener a alguien como ella para desahogarse o para recibir consejo. Inventa todo el rato: dibujos, cuentos, canciones, juegos. No es que sea creativa; es que su mente parece ir por caminos distintos a los del resto, como si el mundo fuera una tela gigante donde ella va a pintar con los dedos lo que se le antoje. Y dice sí a todo. Sí a la vida, a la fiesta, a los planes, a los viajes. No conozco a nadie que viva con más intensidad que ella.

Va a ser una madre increíble. Te va a dar amor, espacio, tiempo. Va a jugar contigo más que tú mismo. Cuando estés cansado y tengas ganas de pasar a otra cosa, ella seguirá entusiasmada, llena de energía y de ganas de jugar a juegos absurdos, y le tendrás que decir que pare, porque al final seguro que se pone un poco coñazo.

Además, sobrino barrita a, estamos tus tías, que te vamos a querer tela.

Tita Marta será la que siempre quiera meterse contigo en el agua cuando vayamos a la playa. No se hartará de olas por mucha brasa que le des, y nada tan bien que seguro que te rescata si te fallan los manguitos.

Tita Arantxa te hará fotos y vídeos, y luego los montará para que los veas de mayor y te rías de lo graciosísimo que vas a ser.

Tita Metemary te enseñará a cantar y a tocar las castañuelas, y te apoyará si en tu adolescencia te da por ponerte contestatario y alternativo. Te comprará botas rockeras de contrabando y te invitará a cerveza.

Tita Caro te regalará pinturas y las utilizará contigo, y seguro que te hace dibujos preciosos para que los cuelgues en tu habitación.

Tita Guti siempre tendrá un hueco para ti en sus hoteles, y es tan increíblemente lista que cuando le preguntes los porqués de las cosas te los sabrá explicar todos.

Tita Erika inventará canciones sobre ti y las cantará con su bonita voz de hawaiana grunge, y después te escribirá cuentos ilustrados sobre ornitorrincos y torrehabitantes.

Y yo... bueno, yo seré tita gruñona, que lo sepas. La típica que cuando le digas que juegue contigo a lo mejor te dice que no le apetece o que eres un pesado. La que se sale pronto del agua porque tiene frío mientras tita Marta se ríe de ella. Pero te contaré cuentos fabulosos, te enseñaré a hacer galletas de chocolate y te escribiré bonitos post-homenaje que te avergonzarán toda la vida. Y seré tita pastelosa, la que se abalance todo el rato sobre ti para darte miles de besos y abrazos y decirte que te quiere mientras tú pones cara de asco y esperas a que termine.

Te va a sobrar amor, querido sobrino barrita a. Tienes mucha, mucha suerte. Y cuando miro a tu madre, a tus tías, a tu abuela, al entorno alegre y seguro en el que vas a nacer, sólo se me ocurre pensar que en tu última vida has debido hacer algo muy, muy bueno.


9 comentarios:

  1. vaya post encantador que te ha salido...
    mi más sincera enhorabuena
    se me ha enternecido el alma...
    Besos!!
    yo tb quiero ser tía!!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias! El amor de tía es lo que tiene, que inspira :D

    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Le molará tener una tía que le haga post como estos.. aunque luego le de tantos abrazos que le tenga frito/a

    ResponderEliminar
  4. Mopi mía!

    A mí como mami me ha encantado el post, hasta el punto de querer reivindicar un nuevo premio nobel de los blogs sólo para que te lo den a tí por tu hermoso post.

    Al papi también le ha emocionado aunque no le mencionaras(ejem,ejem).

    Besitos cariñosos de los tres

    ResponderEliminar
  5. Llorando...y mucho...

    Me dan ganas de inseminarme ya pa tener un post como ese dedicado al cacahuete de mi barriga.

    Mami y titas...OS QUIERO MIL

    ResponderEliminar
  6. Speedygirl: creo que pasarán muuuuchos años antes de que el sobrino barrita a aprecie estas muestras mías de afecto y exhibicionismo a partes iguales. Pero bueno :D

    Els: ¡Nobel del post ya! Me alegro de que te haya gustado, era la intención. Tres besos para vosotros, pequeña casi familia.

    Aran: no te insemines por un post, que yo te escribo a ti más post aunque no haya cacahuetitos. Ya me inventaré un motivo, que tú sabes que a mí de eso nunca me falta.

    Besitos por doquier.

    ResponderEliminar
  7. Oye! Se te olvida que tita Arantxa va a enseñarle a hablar con las manos...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Como abuela solo puedo decir que es precioso.
    Tambien he hecho lo que hacemos ,"las personas mayores",reenviarlo URBI ET ORBI
    Besos

    ResponderEliminar
  9. pelitos como escarpias, qué bonito marina :O

    un besazo

    ResponderEliminar