massobreloslunes: Money makes the world go round

jueves, 31 de marzo de 2011

Money makes the world go round


Hoy ha sido un día esencialmente molón.

Para empezar, he cobrado. Lo que quiere decir que la poesía económica funciona, o que por mucho que apure el SAS el fin de mes es el fin de mes, y hay que pagar a los sufridos empleados sí o sí.

Además, he asistido a un seminario de formación chuli, he comido con los compañeros hasta casi reventar y luego he comprado zapatos con José Luis (viva y bravo), hemos dado vueltas por el Bodybell, tomado el sol en la playa y pensado en frases para nuestro libro de la amistad.

Por último, he hecho la cosa más adulta ever desde que empecé a ser adulta emancipada, a saber:

HE RESERVADO UNA HABITACIÓN DE HOTEL.

Ni hostal, ni albergue, ni casa de mi colega con un colchón en el suelo y un edredón mohoso. No señor: un hotel, con dos cojones.

El tema, resumiendo mucho para no aburrir, es que me voy a meditar en SS (Semana Santa, no confundir con las fuerzas se seguridad nazis) y tengo que hacer noche en BCN. Llego a las doce de la noche, y aunque tengo a gente en la ciudad que me podría alojar, pienso en encajar en Barna a las tantas, moverme por el centro, buscar la casa de mi colega y dejarme caer en el susodicho colchón en el suelo con edredón mohoso y se me quitan las ganas de ir.

Así que he pensado: que soy una señora, coño. Bueno, una señorita. Pero señorita emancipada y con posibles. Así que he encontrado un hotel cerca del aeropuerto con transporte gratis hasta el Prat 24 horas. Y me he reservado un cuarto. La idea de llegar allí con mi maletita, pagar mi habitación y tenderme en almidonadas sábanas de hotel hasta que a la mañana siguiente me despierte el sol me ha parecido increíblemente lujuriosa. Luego bajaré al buffet de desayuno con cara de mujer interesante que viaja sola y me pondré tibia a croissants, zumo de naranja y huevos revueltos.

Lo que me lleva al tema que me ocupa hoy: el dinero. Tener dinero es genial. Yo quiero ser rica: muy, muy rica. Sé que el dinero no proporciona la felicidad, pero como decía Manolito el de Mafalda, hay que ver la maña que se da para imitarla.

Matizando lo anterior, no puedo entender a la gente que rechaza tener mucho dinero como si le preocupara en qué puede convertirse cuando lo tenga en sus manos. Probad a decir en un ambiente medio cultureta/progre que queréis ser muy muy ricos/as. Asquerosamente ricos. Un alto porcentaje de los presentes dirá: "Ah, pues yo en verdad no... yo quiero tener el dinero suficiente, pero ser rico no trae más que complicaciones". A algunos les preocupa volverse vagos o de gustos caros, o no ser capaces de disfrutar de lo sencillo. A otros, volverse codiciosos o clasistas. Yo no creo que el dinero por sí solo haga eso: creo que las cosas malas deben estar dentro de ti para que el dinero las saque.

Afortunadamente, nunca he pasado apuro económico serio, pero sí que he tenido digamos estrecheces de universitaria. Lo suficientemente molesto como para sentirme culpable cada vez que compraba proteínas en el supermercado, o como para pensar "¿me compro un paraguas o me aguanto hasta que haga mejor tiempo?". Y creedme: la falta de dinero no te hace mejor persona, ni más sencillo, ni más humilde. La sencillez está en tu cabeza, no en tu bolsillo. La falta de dinero, en mi experiencia, te hace miserable. Te limita.

Yo con dinero soy más libre y más generosa, estoy más tranquila y me siento más segura. Si tuviera más dinero, no creo que me volviera una Paris Hilton estúpida. Si acaso, creo que podría ser todavía más libre y más generosa, podría ayudar a la gente a la que quiero y crear cosas buenas. Por ejemplo, una beca de mecenazgo literario para el Señor K., o una comunidad de tratamiento para psicóticos que dirigirían mis Rs mayores y mi fabulosa R externa. O centros de meditación. O viajes para mis colegas. O mi propia editorial, que se llamaría Palíndromo (en plan parecido a Anagrama pero distinto).

Así que quiero ser rica: asquerosamente rica. No sé todavía cómo lo voy a conseguir, y tampoco quiero decir que vaya a invertir mi esfuerzo en serlo. Probablemente no llegue a lograrlo nunca. Pero como gustarme, me gustaría.

Dicho esto, me voy a dormir y a soñar con mi primera noche de hotel a solas pagado por moi, chispas.

7 comentarios:

  1. Vale, desde que soy bloguero que estoy comentando este blog cada vez más XD (Nota mental: Asúmelo, ya eres un bloguero y esto conlleva leer otros blogs y tener ganas de comentar algo).

    Pero hay 3 cosas que tenía que decir:
    1- "A algunos les preocupa volverse vagos o de gustos caros, o no ser capaces de disfrutar de lo sencillo. A otros, volverse codiciosos o clasistas. Yo no creo que el dinero por sí solo haga eso: creo que las cosas malas deben estar dentro de ti para que el dinero las saque".
    Cuanta razón. Totalmente de acuerdo.

    2- Creo que eso de "yo quiero tener dinero suficiente para vivir bien pero no ser rico"... ¿es cosa mía o esta afirmación tiene su punto de trampa? ¿Dónde está el límite entre ser autosuficiente económicamente y ser rico? Si nos ponemos estrictos, quién más quién menos tiene dinero suficiente, pero nunca nos viene mal un dinero extra. Quiero decir que a ojos de alguien que se muere literalmente de hambre en África, ¿qué diferencia hay entre un ricachón y una persona de clase media? Los dos comen (aunque cosas distintas), los dos viajan en coche (aunque en coches distintos), los dos duermen en camas (aunque uno es probable que lo haga en sábanas de fina y apreciada seda), etc. Claro, yo no quiero ser rico, sólo quisiera tener un poco de dinero más para ser más suficente. Si su cuenta bancaria fuera creciendo día a día por arte de magia, me pregunto en qué limite se detendrían y dirían que no quieren un céntimo más. Supuestamente, los progres de salón saben muy bien la diferencia entre ser una persona autosuficiente y ser una persona rica.

    3- Si vas a Barcelona esta semana santa, ¿alguna vez has vivido una diada de Sant Jordi? Lo digo porque es el día 23 sábado, este año ha coincidido.

    Un cordial saludo :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Este asunto me inquieta!

    Para empezar, yo de progre, nada, que no tengo amigos. Pero sí que no quiero ser rica, ni tener dinero, aunque eso no quiere decir que no lo haya deseado nunca.

    Pero creo que no quiero ser rica justo por lo que comenta Byron en el punto 2, ¿dónde está la diferencia entre tener lo suficiente o un poco más? Pues no lo sé, lo único que sé es que estoy por encima de esa línea, desde luego, y que si eso de querer tener más es una falacia, porque una vez llegados a ese estadio de mayor riqueza lo que hay es el mismo deseo solo que con un disfraz más sibarita, prefiero no caer en ella y evitar desear esas cosas materiales, porque no lo veo más que como una espiral sin fin.

    Lo que no sé es si así caigo también en otro error, que es el de creer que se puede ser feliz sin desear más de lo que ya tengo (o intentándolo), en cuanto a lo material, que, además, si me parece mal no es por la materialidad en sí, sino porque la entiendo en el contexto del consumismo absudo en el que vivimos (que no soy ninguna progre, che).

    En cuanto a lo de tener dinero infinito de manera que ya no deseas más, y tienes todo lo que quieres, al margen de cómo pudiera uno sentirse moralmente en esa condición (yo, mal, pero soy una enferma), ¿no implicaría que puedo elegir otro círculo de cosas que hacer, mucho más lujosas, pero que no iban a proporcionarme mayor felicidad? Ahora puedo agasajar a un amigo haciéndole una tarta de cumpleaños, de ese otro modo comprándole un yate, ¿eso proporcionaría más felicidad o es solo lo que creemos porque no estamos ahí (no vale preguntarle al hipotético amigo, solo a nuestra sincera interioridad)?

    En cualquier caso, y a pesar de todo, si pudiera dejar de trabajar ahora y para siempre, firmaba lo que fuera, jugaba a lo que fuera, robaba a quien fuera; tal y como están las cosas, puedo ver perfectamente el valor del dinero, al menos para paliar jodiendas, como el susodicho trabajo o las enfermedades...

    En fin. Rollazo.

    AA

    ResponderEliminar
  3. ¡Amén! Yo tampoco soy rica, pero tener dinero me encanta para gastarlo en viajes fuera de España, entradas de concierto, cosas guays (y gilipolleces también, para qué nos vamos a engañar). Así que... bienvenido sea :D

    Que lo pases bien en tu SS, linda. Yo andaré haciendo un road trip por Portugal con la family :____DDDD

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, amiga. Yo estoy dando saltos porque a la ONCE le ha dado por pagarme 67 euros más estos dos últimos meses, y eso en mi sueldo es casi una paga extra. He decidido no preguntar el por qué...la la la

    ResponderEliminar
  5. Mopi!!

    Está claro que las penas con pan son menos penas.

    Seguro que poco a poco puedes llegar a ser una mujer rica, yo te veo llegando ahí. Tienes muchas cualidades.

    P.D.Espero tener mñas ojo en este asunto que con el sexo de mi bebé.

    ResponderEliminar