massobreloslunes: Novatos -- TMC28

sábado, 9 de julio de 2011

Novatos -- TMC28

¿Cuántos blogs nuevos se abrirán cada día? Y de todos esos, ¿cuántos aguantan más de una, dos, cinco, diez entradas? Alguna vez he pensado en cambiar de dirección y hay un montón que ya están cogidas y que no tienen más de dos post. Que, por otra parte, si pillas una dirección chula y luego no escribes, déjala libre para que la aprovechemos los demás, especie de egoísta de las ideas.

Ya he dicho que mi blog me encanta, y entre otras cosas me gusta el simple hecho de haber sido capaz de mantenerlo. No ha sido fácil. Ha habido épocas de desmotivación, marrones con familiares, amigos y ex novios, dificultades con la conexión a Internet, ausencia de comentarios en post que a mí me parecían maravillas de la literatura contemporánea... y un largo etc.

Escribir un blog, además de mantenerte en movimiento, te enseña a ser desapegado. Es un ejercicio de generosidad. También es peligroso, porque no deja de ser una ventana al mundo. Ya lo he dicho alguna vez: los que defienden que escriben el blog para ellos mismos mienten como perras. Si fuera así, escribirían un diario. Si escribes un blog quieres que en algún momento te lean: quieres contactar.

Si tuviera que darle un solo consejo a alguien que va a empezar a escribir un blog sería el siguiente: si no quieres que alguien lea algo, no lo escribas. No importa que intentes esconderte detrás de un seudónimo. La blogosfera es enana. Un comentario o un enlace te pueden delatar. Así que si escribes algo sobre alguien, tiene que ser porque si lo leyera podría fastidiarte, pero lo soportarías, y esa persona también podría soportarlo. Seguirías adelante con tu blog porque quieres escribir y eso es lo más importante para ti. Desde que tengo presente esa regla no he vuelto a tener movidas con gente por el blog. Sé que los que me quieren, en general, tienen que apencar con lo que hay aquí escrito, porque he puesto en una balanza lo que significa para mí publicarlo y lo que significaría que lo leyeran y gana lo mío.

(Esto no quiere decir que no esté dispuesta a retirar nada de lo que hay aquí, o que piense que nunca voy a volver a herir a alguien escribiendo. Soy falible pese a mi genialidad intrínseca).

Otro consejo importante es: resiste. No importa que le des igual a todo el mundo. No importa que te parezca que otros blogueros sean mucho peores que tú y les lea media España y parte de Sudamérica. No te preocupes de los demás. No te preocupes de los comentarios, ni de los seguidores, ni de las visitas. Resiste. Debe de ser algo que disfrutes mientras lo hagas, e igual que debes estar dispuesto a que te lea todo el mundo, debes estar dispuesto a que no te lea nadie.

¿Más consejos? Comprométete. Con el blog y con lo que sea. Si empiezas un blog y quieres que te lleve a alguna parte, tendrás que resistir más allá de dos, diez o hasta cien entradas. Igual que si empiezas a dibujar o a escalar. Mira que a mí me cuesta, porque yo soy de las que empieza con algo, se entusiasma y luego se harta... pero J. me lo dijo una vez, y tenía toda la razón: no sirve hacer un taller de fin de semana y dedicarte a otra cosa. Para que algo te sirva debes comprometerte y profundizar. Escribir entradas buenas y entradas de mierda, unas más graciosas, otras más tristes, liarla a tope y tener que borrar post porque tu madre o tu novio se han cabreado contigo y no te hablan.

Y ya está. Poco más. Escribir un blog es mucho menos inofensivo de lo que parece al principio, y mucho más importante. Aunque sólo sea porque hace falta valor para dejar constancia de tu experiencia en palabras escritas, y porque todo lo que implica relacionarse con humanos tiene el peligro de terminar hiriendo. Las personas se quieren y se hacen daño, me dijo una vez mi amigo A., el que ya no me habla. Sucede, ya está. Qué le vamos a hacer. Las palabras no son inocuas y hay que vivir con ello. Pero si esto de escribir te importa de verdad, si tienes dentro la llama que te hace querer sacudirte las emociones por las puntas de los dedos en dirección a un teclado Qwerty, encontrarás la forma de sacar la cabeza por el otro lado, tomar una bocanada de aire y seguir adelante. Seguirás posteando. Seguirás escribiendo.

10 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Di que sí. Yo llevo siete años y medio con el blog y ya no me habla nadie. Pero todo sea por el bien del arte.

    ResponderEliminar
  3. Creo que nunca me había planteado tantas cosas acerca de tener un blog... en principio, yo abrí el mío para compartirlo con unos escasos amigos que también tenían blogs (e irnos comentando), como una especie de encuentro online. De todas formas, sé que aunque dejara de recibir comentarios seguiría publicando. Y seguiría publicando a mi ritmo (no he experimentado demasiada urgencia por cada tiempo prolongado en el que no he dado señales de vida... precisamente por eso sé que duraré años con el blog).
    Lo que sí me da muy mal rollo es la aparición de trolls y/o tocapelotas sin educación que vienen a montarte jaleo porque has opinado algo opuesto a sus ideas. Pienso que a medida de que vaya publicando entradas polémicas (porque me conozco y sé que lo haré) esa posibilidad irá en aumento.
    Respecto a la gente que dice que escribe para ella... bueno, yo hay cosas que jamás postearía en mi blog. Puedo hablar en alguna ocasión de cosas más o menos personales (muy personales), pero siempre decido qué temas entran en la publicación y qué temas me guardo para mí.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. Francamente, me gusta q me lean y más q me comenten (constructivamente, claro). Lo q pasa es q soy un bloguero infiel, solo posteo cuando me da la gana y si hablamos del compromiso contraido, yo a ese señor no lo conozco. Por el contrario me encanta leer, me puedo pasar horas delante de la pantalla pasando de un blog a otro. A este en particular le tengo bastante cariño así q te ordeno/suplico/imploro q no dejes de escribir (por favor). Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Señor K.: No exageres. Yo aún te hablo, y mira que escribiste cosas raras sobre mi belleza trigueña.

    Byron: Es normal que aún no te hayas planteado tanto. Llevas relativamente poco tiempo y quizá tu blog es menos personal. Lo de los trolls sí es un coñazo, aunque yo apenas he tenido (no sé si porque soy demasiado pacífica o porque la gente pasa de mí excesivo).

    Ciudadano: de verdad de verdad que no tengo intención de dejar de escribir en muuucho tiempo, sobre todo con lectores tan majetes como tú, así que no te agobies :p

    Besotes.

    ResponderEliminar
  7. Si escribir un blog fuera un ejercicio de generosidad, el mundo a estas alturas estaría rebozado de amor como un palito de merluza. No creo que los que escribimos un blog lo hagamos por amor al arte. Aunque ofrecer palabras a los demás es muy útil y, visto desde el punto de vista del lector que las recicla, casi una heroicidad, se trata fundamentalmente de un acto de vanidad. A esta fuente primaria puedes añadirle más tarde otros componentes para hacerla más soportable y, de hecho, los mejores blogs son los que camuflan en animal de la vanidad entre el paisaje. Sí me parece, en cambio, que todos los que escriben un blog quieren contactar. Pero hace falta que definas lo que para ti significa ese verbo. Porque contactar puede ser simplemente esto: una especie de resistencia en forma de comentarista pseudoanónimo.Y eso, admitámoslo, no es gran cosa.

    anónimo76

    ResponderEliminar
  8. Por qué la gente escribirá sólo dos posts? Entiendo que con el tiempo la gente se canse, cambien sus circunstancias.. pero dos posts? sólo dos? Pues muchas ganas de escribir no tenían, ¿no?

    ResponderEliminar
  9. Anónimo76: no sé si en mi caso lo llamaría vanidad. Más bien egocentrismo: creerme que el mundo gira en torno a mí. Pero no sé si vanidad, porque a veces me siento estúpida y a veces es como si me estuviera abriendo las venas en canal. Egocéntrica sí, siempre; Oceánica, como me llamaba el señor K. cuando nos conocimos.

    Con generosa no me refiero a pensar en los demás o a pensar en que tus palabras les puedan hacer algún bien. Tal vez sería mejor "desprendida". Escribes algo y, en lugar de aferrarte, lo vuelcas a la red para que el mundo haga con ello lo que vea. A eso me refería. Pero tu comentario me ha ayudado a pensar sobre el tema y a matizarlo.

    Por cierto, me gustaría leer tu blog algún día. Tiene que ser interesante.

    Speedy: Yo tampoco lo entiendo, pero hay un montón de blogs monopostiles. Blogger debería penalizarlo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Una vez mantuve una discusión con un amigo a propósito del asunto turbio del escribir: ¿ por qué?, ¿ para qué?, ¿ qué necesidad había?
    Coincidíamos ambos en el que el problema de escribir era (aunque la gente suela pensar lo contrario) que te leyeran porque cualquiera puede escribir un diario y guardarlo bajo llave. Esto, inevitablemente, produciría un enrarecimiento y una neurosis. Imagínate un caítano que cada año se viste de carnaval delante del espejo sin pisar jamás la calle. Menudo timo. Publicar es, en efecto, desprenderse de un problema y la única manera de vacíar la mente y posibilitar el olvido. También el modo más rápido de pasar página y "acabar con el horror de la reescritura privada" ( esto último lo copio de mi amigo). Supongo que esto se relaciona un poco con lo que comentas de no aferrarse y esa extraña generosidad. Yo creo que, en gran parte, se escribe y se publica para poder seguir haciéndolo, como fruto o subproducto de una actividad.

    La razón de ser de esta actividad por supuesto se me escapa, pero mi teoría que es que la inteligencia se distingue por ser un modo narrativo de estar en la realidad, o, dicho de un modo más prosaico, la vida es un cuento.

    Anónimo76

    ResponderEliminar