massobreloslunes: 51. Ser valiente no es sólo cuestión de suerte

lunes, 19 de septiembre de 2011

51. Ser valiente no es sólo cuestión de suerte

Así que reúnes el valor y lo dices. Me bajo aquí. No quiero esto. No eres tú, soy yo, llámalo equis, pero la cuestión es que voy a pasar. Gracias por los momentos, eres estupendo, cuídate mucho. Que te vaya bien.

La sensación es una mezcla entre tener ganas de vomitar, haber cogido la gripe y que se te agarroten los dedos por las ganas de estrangular a alguien.

El momento llega y se va, como todos los momentos, y marca el principio del montón de horas de después. Del montón de horas que tendrán que pasar antes de que empieces a alegrarte de lo que acabas de hacer.

Y entonces cierras los ojos, vuelves a abrirlos y estás sola. Se te caen unas lágrimas rabiosas mientras te acaricias con suavidad el pelo de la nuca. Aguzas el oído, porque estás segura de que en algún lado vas a poder escucharlos. Los aplausos. Las enhorabuenas. Los vítores.

Pero sólo hay silencio, y el zumbido intermitente de la nevera.

Así que te dices que el valor es un gesto ético y estético. Que debe de haber cierta gloria de andar por casa en elegir la victoria a largo plazo.

Con eso te consuelas.

Y te vas a dormir. Qué otra cosa te queda.

10 comentarios:

  1. ¡Enhorabuena¡ ¡Valiente¡

    Espero algún día ser tan valiente como tú. Gracias por enseñarme el camino, y, de paso, a entender a quien una vez me dijo "no eres tú, soy yo". También fue valiente, y yo no me equivoqué en mi admiración, la valía.

    Isabel

    ResponderEliminar
  2. Valiente!!
    Hay que ser valiente para bajarse del tren pero también para subirse a ellos;somos valientes cuando dejamos lo que no nos hace felices del todo, pero también cuando decidimos amar aún conociendo de antemano que no nos conviene.
    Hay que ser valiente siempre, por eso no te arrepientas de tener que arrepentirte, la vida hay que VIVIRLA.
    un beso enorme
    María
    PD. Ya me he lanzado a comentar, jiji.

    ResponderEliminar
  3. Si hubiera vítores después ser valiente sería un poco más fácil. ;P

    ResponderEliminar
  4. Si hubiera vítores después ser valiente sería un poco más fácil. ;P

    ResponderEliminar
  5. Queda el amanecer, cuya luz rabiosa te acariciará el rostro como si fuera el pelo de tu nuca.

    Anónimo76.

    ResponderEliminar
  6. Isabel: gracias. No sé si quien una vez te dijo eso también fue valiente, porque una misma decisión se puede tomar desde el valor o desde la cobardía. Creo... o bueno, estoy casi convencida de que en este caso particular mi decisión ha sido valiente, así que estoy contenta con ella.

    María: Un poco más de lo mismo, en el sentido de que como tú dices hace falta valor para tomar muchas decisiones, y en realidad lo que cuenta es ser consciente de ellas en el momento en que las estamos tomando y tener claro por qué hacemos las cosas.

    Gracias por los ánimos.

    Speedy: no sé si sería más fácil, pero sí menos solitario.

    Anónimo76: toda la razón. El amanecer siempre llega, y al final me encuentra tomando café, leyendo blogs y bailando música pastillera en mi salón, así que supongo que no se acaba el mundo.

    ResponderEliminar
  7. Con cada decisión que tomamos un nuevo mundo se empieza a crear a nuestro alrededor...Sólo hay que mirarlo sin miedo.. Ve a por él y vivélo. Disfruta,aprende y sufre si es necesario...Todo son diferentes formas de la misma cosa, VIVIR¡¡.Eso es lo mas bonito que tenemos.. Me siento orgulloso de haberte conocido¡¡

    ResponderEliminar
  8. Yo también estoy orgullosa de haberte conocido :) Te mando muchos besos. Cuídate un montón.

    ResponderEliminar
  9. Se trata de aguantar el tirón tras ese momento y luego, poco a poco, vuelves a recuperarte y ser tú. A partir de ese instante, empiezas a subir.
    Ser valiente nunca es cuestión de suerte, pienso que es una decisión completamente íntima.

    ResponderEliminar