massobreloslunes: Relax (take it easy)

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Relax (take it easy)

Esta mañana el terapeuta ocupacional del centro donde trabajo me ha invitado a hacer relajación con él y con una paciente. Es un tipo un poco extraño que colecciona smileys y está especializado en risoterapia. A mí tanta risa así por huevos no me inspira confianza; me resulta un poco agresiva. No en vano reírse es enseñar los dientes.

En cualquier caso, me apetecía relajarme esta mañana. Hace un par de días que empecé a meditar de nuevo, en la típica disyuntiva de o medito o me vuelvo loca, y cada vez que lo retomo después de un tiempo sin sentarme paso unos días terribles, con las emociones a flor de piel. Es como si abriera una presa invisible y tuviera que aguantar el violento empuje del agua antes de que pueda volver a su cauce.

La paciente me ha explicado que lleva dos años viniendo a relajación y que le está siendo muy útil. "Ya sólo me tomo el valium cuando no puedo más", comenta antes de empezar. La sala es grande, está cubierta de parqué y huele a incienso. Suena una de esas musiquillas cutres de flauta y campanitas tipo Natura y las persianas están bajadas. La paciente se tumba en la camilla y yo coloco dos aislantes en el suelo. Me quito las sandalias, el reloj y los pendientes, me tumbo boca arriba y me tapo con una mantita ligera, porque sé que en breve el aire acondicionado empezará a molestarme.

El risoterapeuta habla de sentir el cuerpo y decirse a uno mismo "estoy bien, estoy en calma, estoy tranquila". Las instrucciones son un poco batiburrillo entre relajación, meditación y visualización, pero procuro no juzgar y hacer lo que me dice. Yo visualizo fatal. Me hago un lío con las perspectivas. Por ejemplo, si estoy tumbada y visualizo un campo, ¿el campo tiene que estar horizontal al suelo o paralelo a mi cara? No sé si me explico. Parece una duda estúpida, pero a mí me perturba.

Más que relajarme, me abandono a no hacer nada. Es agradable, en el sentido de que mientras estoy ahí tumbada y el risoterapeuta sonriente enuncia las instrucciones con voz grave, me siento cuidada de una forma colateral. Cuando te acostumbras a estar en el otro lado (el lado que escucha, el lado que dice las instrucciones, el lado que asiente y comprende y empatiza), es raro cambiar de frente y que alguien intente hacerte sentir bien a ti.

Vivimos en un mundo en el que la gente pasa de la gente, eso está claro. A mí en general no me cuida nadie. Me cuido yo bastante bien, las cosas como son, que hacia mí misma soy una mezcla entre autoindulgente y hedonista, pero nadie más. Me acuerdo de cuando estuvo MQEN visitándome hace un tiempo. Yo tenía que descargar un programa para uno de los módulos que tenemos que hacer en la residencia y no era capaz de encontrarlo. Estaba cansada y quería dormir la siesta. MQEN me dijo que podía dormir mientras él lo buscaba, y esa sensación de alguien haciéndose cargo me resultó extraordinaria. No estoy acostumbrada a eso últimamente. Yo reconozco que voy por la vida como si no me hiciera falta nadie y tal, pero hoy, mientras intentaba visualizar un prado horizontal a mi cara tumbada en los aislantes, me ha dado miedo de que ese cuidado indirecto y ridículo me hiciera llorar.

Esta noche estoy triste y dolorida. A veces una hace lo que puede: medita, nada, charla con amigos y escribe, y aun así se siente el corazón como debajo de una apisonadora. Menos mal que es pasajero y menos mal que sé que el agua correrá tranquila si le doy el tiempo suficiente para que lo haga. Pero por hoy es mejor dormir, así que buenas noches.

8 comentarios:

  1. El prado en horizontal, no? mejor siempre en horizontal XDDDDDDDDD (Tontadas de jueves para no pensar que yo tb siento el corazón como debajo de una apisonadora ;P)

    Speedy

    ResponderEliminar
  2. Marina, ¿pero qué haces mientras meditas? o cómo meditas? como quieras llamarlo.

    ResponderEliminar
  3. Speedy: Sí, pero ¿en horizontal en relación a dónde? No me has resuelto mi duda. Yo me lo imagino horizontal a mi cabeza, que es como más intuitivo, pero no sé si es correcto.

    Anónimo: Hay muchas técnicas de meditación. La idea general es entrar en contacto con la mente intuitiva y ser capaz de observar los eventos privados sin dejarse arrastrar por ellos.

    La técnica que yo practico se llama Vipassana, que quiere decir algo como "ver las cosas tal y como son". Grosso modo, consiste en observar de forma sistemática las sensaciones del cuerpo y permanecer ecuánime, es decir: aceptar lo que se experimenta en cada momento sin reaccionar. De esta manera "entrenas" a tu mente para que se calme y para que no actúe ciegamente guiada por los impulsos.

    Es una técnica aparentemente sencilla pero muy, muy potente y efectiva. Si no hablo más en detalle de ella es porque el contexto ideal para aprenderla es un curso de diez días, donde no sólo aprendes de manera completa y sistemática en un entorno apropiado, sino que puedes experimentar de forma clara los beneficios que tiene.

    Si quieres más información, puedes escribir al formspring o a mi correo.

    Muchas gracias a las dos por comentar :)

    ResponderEliminar
  4. "¿el campo tiene que estar horizontal al suelo o paralelo a mi cara?"

    Solo imagínate o mejor, siéntete tumbada en él o si te sientes ligera y adormilada siéntete flotando encima de eĺ. Pero ten cuidado q esas experiencias te ayudan a salir del cuerpo, lo q se viene llamando un viaje astral, si lo prefieres.

    Te siento sola chiquilla, date un respiro a tí misma. ESa horrible sensación es muy común hoy en día por desgracia. Cuando a mí me asolaba me sirvió de mucho el perdonarme a mí mismo, pero en lo más recóndito. Me sentaba como un bálsamo. Es como darte Metta a tí misma.

    Un cálido abrazo y q sepas q te mando mi más sincero metta

    ResponderEliminar
  5. Las mujeres de mi familia son unas grandes cuidadoras, y es triste que eso se pierda. Nada tan balsámico como una madre o una abuela benignas. Eso sí, luego te sueltan la mano y a ver quién cruza solo. No sabe uno lo que es peor. Ánimos...

    ResponderEliminar
  6. Ciudadano: muchas gracias. Ya estoy mejor :) Me refería más al tema del cuidado que al de la soleda, porque a mí en general la soledad no me molesta.

    Muchas gracias por tu metta. Me llega incluso a través de tus comentarios y es una preciosa forma de cuidado. De verdad que te lo agradezco y te mando un beso grande.

    PD: He estado buscando tu mail para ver cómo apañamos lo de la quedada meditadora en Sevilla, pero no lo he encontrado. Si te apetece dame tú el toque y coméntame cómo va el planning de vuestro grupo de Vipassana.

    Avernícola: lo de las mujeres cuidadoras tiene su cara y su cruz, que anda que no las he visto yo en Salud Mental cuando se dan cuenta de que saben cuidar de todo el mundo menos de sí mismas. Pero entiendo a lo que te refieres.

    Sendos besos.

    ResponderEliminar
  7. Las cuatro veces que he imaginado el prado lo he visualizado como si estuviese de pie o sentada, nunca como mi posición real tumbada y me movía libremente por él aunque hiciese efecto "vuelo". Nunca especificaron así que ¿por qué no dejar a la mente que haga lo que le apetezca? ¿Por qué habría de ser realista en cuanto a movimiento si te lo estás imaginando como quieres?

    Coincido en la dificultad de visualizar cosas en general.

    Un saludo y ánimo desde aquí :)

    G.

    ResponderEliminar
  8. ¿por que?¿Por que esa actitud de no necesitar a nadie? ,Y lo pregunto porque a mi me pasa lo mismo,y además es porque lo creo firmemente: estoy convencida de poder ayudar a todos (o como poco a los que realmente me interesan...) pero de que yo no necesito ayuda, porque me basto y me sobro.Pero cuando ese día alguien te baja un programa, o te hace la compra del liquido de lentillas que llevabas olvidando tres días,o simplemente se da cuenta de una necesidad que tienes y que ni se te había pasado por la cabeza expresarla y te sorprende que la haya apreciado, es entonCes cuando me invade ese calor dulce y que duele y que hasta da miedo, al saber lo que significa sentirse querido y cuidado...
    Y tengo cerca gente que me quiere, que lo sé a ciencia cierta que es así, pero debe seré que creerselo unjo mismo convence a los demás de que no necesitamos nada...

    ResponderEliminar