massobreloslunes: La piel que habito (Almodóvar, no me denuncies, porfa)

lunes, 3 de octubre de 2011

La piel que habito (Almodóvar, no me denuncies, porfa)

Hoy he ido a hacer la compra al Mercadona, lo que es una novedad desde que me pasé al Carrefour al llegar a Cádiz. Escuchar la musiquilla del Mercadona (Mercadooona, Mercadona) en vez de la del Carrefour (Pa, pa, pa, papapapá, parapá), no saber muy bien dónde se ubicaban los productos y comparar precios mentalmente me ha hecho sentir un poco desorientada.

He declarado este mes como el Octubre de la Austeridad, que después de vivir todo el verano como si no hubiera un mañana, o más bien como si lo hubiera y en él no tuviera que utilizar el dinero, me he dado cuenta de que ya está bien de autorrobarme. Parte de mi plan austero consiste en hacer cosas como comprar la carne congelada y comparar precios a ver si el Mercadona compensa. Mi conclusión es que no, que no compensa, porque lo que me ahorro en comida, que tampoco es tanto, me lo gasto en esmalte de uñas, que hoy me he comprado un naranja fluorescente horterísima de la vida para subirme la moral y me hago daño en los ojos cuando me miro los dedos.

Mis compras últimamente son la mar de tristes. Después de un año luchando con el Acné del Averno y su potencial relación con la dieta, estoy TAN cansada de pensar en comida que he llegado a un punto donde compro y cocino todas las semanas prácticamente lo mismo. Ahora mismo estoy siguiendo una versión sin lácteos de la perfect health diet, que es una dieta bastante molona porque te permite comer arroz, patatitas, boniatos y otros carbohidratos. Esto se agradece después de que en verano me pasara un mes en cetosis alimentándome básicamente de yemas de huevo. Así que ahora hago las compras sin pensar y procuro no mirar los largos estantes de productos prohibidos, que son casi todos. Al menos estoy contenta con los resultados. Tengo la impresión de que estoy viendo una luz al final del tunel cutáneo, aunque ya sé que he dicho esto un montón de veces y cada vez que abro mi bocaza mis poros me sorprenden con otro brote infernal.

Como ya he dicho, pronto hará justo un año desde que decidí dejar la píldora en particular y los remedios tradicionales en general. Desde aquellos tiempos infernales en que la regla me bajaba cada dos meses y parecía que me había lavado el pelo con tocino, la cosa ha mejorado bastante. Ya os he contado que no se trata tanto de lo que como o de con qué me lavo la cara, sino de que mi relación con mi piel y mi chip mental respecto al tema han cambiado mucho. Me hace gracia pensar cómo cuando empecé con esto de la cura natural me decía "si en un mes no se me ha quitado, vuelvo a la píldora". ¡Ja! Un mes, dice la tía. Por mucho que prometa Loren Cordain, uno de los primeros en proponer una solución dietética al acné, un mes no es nada en comparación con un organismo descolocado por años de yatrogenia.

Si tuviera que dar consejos ahora, echando la vista atrás, a personas que padecen de acné y que quieren intentar la vía natural, serían los siguientes:

Primero: olvídate de los dermatólogos. En cuestión de acné, son el mal. A lo mejor tú perteneces a ese sector de personas afortunadas a las que se le quitaron los granos con el Peroxibén, con el Proderma o con una única tanda de Roacután. Pero, por si acaso, no te arriesgues. ¿En serio quieres que te inunden a antobióticos, que te manden una medicación tan fuerte que tienes que firmar un papel para no quedarte embarazada, que sustituyan las hormonas de tu cuerpo por otras artificiales, que te abrasen la piel con productos que podrías utilizar para limpiar el baño? Yo de ti pasaría. Te lo digo por experiencia.

Sé paciente. Se muy, muy paciente. No te aturrulles y no intentes hacerlo todo a la vez. Me acuerdo de mis tiempos buceando en el foro de acne.org y leyendo experiencias de gente que decía haberse quitado el acné dejando de masturbarse o de beber agua con las comidas. Al final mi vida era una sucesión de pequeños gestos encaminados a mejorar mi cara, seguidos de una obsesión constante con el espejo y una incapacidad brutal para decidir si algo de lo que intentaba estaba o no haciendo efecto. Ahora creo que el acné es una expresión de que algo va mal en todo el cuerpo, y que cuando el cuerpo sana también lo hace la piel. Es un efecto simple para una causa compleja, así que necesita un tiempo para arreglarse como es debido.

El aturrullamiento no es más que miedo. Miedo a experimentar en todo su dolor absoluto la experiencia desagradable de tener acné. La falta de control, las ideas chungas sobre una misma y todo lo que esa piel enrojecida expresa sobre lo que hay debajo. Cuando empecé con esta historia hacía cosas como encargar jabones a Lush por correo urgente porque había leído en un foro que a una chica se le había quitado el acné con él, o comprar suplementos en páginas extranjeras esperando que alguno de ellos me salvase la vida. De nuevo, bendita ingenuidad.

Si te enfocas en el aspecto psicológico saldrás ganando. Si consiguieras que no te importara el acné, te daría igual tener acné, ¿no? Esto es más fácil de decir que de hacer, pero en mi caso mientras menos atención presto a mi cara, mejor se pone. Además, las cosas importantes siguen invariables, quien te quiera lo hará con o sin acné e incluso es posible conocer bíblicamente a tíos cafremente buenos teniendo acné. Lo de la belleza interior no es un mito tan falso.

Cuidado con los suplementos. Que le funcionaran a alguien no quiere decir que te vayan a funcionar a ti. Son caros, y si estás tomando mil millones a la vez serás incapaz de decidir cuál está ayudando y cuál no. He aquí los suplementos que he tomado yo en estos meses (no todos, a la vez, la mayoría de forma intermitente):
- Vitamina C.
- Levadura de cerveza.
- Antioxidantes del mercadona.
- Omega 3.
- Aceite de hígado de bacalao.
- Taurina.
- Saw Palmetto (tiene traducción al castellano, pero no me acuerdo ahora).
- Melatonina.
- Cromo.
- Magnesio.
- Zinc.
- Multivitamínicos.
- Aceite de onagra.
- Agnus Castus.
- Boldo.
- Triptófano.

Y seguro que me dejo alguno. Si alguien quiere hacer el cálculo del dinero que le he echado a esta enfermedad del Mal, que no lo comparta conmigo, por favor. Lo mejor del asunto es que en estos momentos, que es cuando no estoy tomando NINGÚN suplemento por el bien del Octubre Austero, tengo la cara la mar de bien.

Ya os digo: suplementad con cuidado y con lógica, sabiendo para qué estáis tomando cada cosa y cuáles son los efectos que esperáis.

También es importante ser sistemático. Si lo haces todo a la vez, no sabrás qué es lo que funciona y qué no. Esto es muy, muy complicado, y sólo se consigue (y tampoco mucho) cuando ya llevas tanto tiempo peleando que te da igual esperar un poco más o un poco menos. Para mí lo ideal sería ir probando distintas estrategias y modificar variables una a una, pero hay que tener mucha fuerza de voluntad, energía y paciencia para hacer eso.

La dieta sí que es importante, y la gente puede decir misa. También lo es tu estado emocional, pero no todo es emocional, y de hecho la dieta también está relacionada con las emociones. Si te empeñas en que todo es emocional, al final te acabas sintiendo como una chiflada que no es capaz de autogestionarse. Yo creo que no estoy TAN mal por dentro como lo ha estado a veces mi cara, aunque sí que es verdad que una cosa tiene que ver con la otra... pero también es verdad que hay gente que está como unas maracas y tiene una piel fabulosa. Sin duda el cambio de dieta me ha ayudado en muchos sentidos.

Sobre todo, como le dije aquella vez al chico de la alopecia: es TU lucha. No es la lucha del dermatólogo, ni la del homeópata, ni la del vecino de enfrente. Nadie lo va a solucionar por ti, aunque haya quien pueda ayudarte. Se aprende mucho con esto, también, y vienen regalos inesperados y colaterales. Por ejemplo, yo empecé a nadar por el Acné del Averno, entre otras razones, y fue en la piscina donde vi el cartel que anunciaba el curso de escalada, que ha sido de lo mejorcito que me ha pasado este año. Así que fíjate.

Apóyate en la gente que te quiere y déjate querer. Déjate hacer fotos de cerca. Luego se retocan con photoshop y no pasa nada. Déjate acariciar. A mí un chico me dijo "cuando te miro nunca veo tu acné", y luego otro me dijo "eso es sólo la piel de fuera", y esas dos frases tan pequeñas me han sostenido en los malos momentos como no lo ha hecho ningún jabón de farmacia.

Total, que a ver si hay suerte y sí que es cierto que esto va camino de desaparecer. Estoy consiguiendo el dudoso logro de juntar el acné con las arrugas y ya estoy harta. Quiero ser adulta y tener cara de adulta. Quiero que mi piel deje de tener miedo. Quiero pensar en otras cosas y hacer de vez en cuando compras locas con mucho lácteo, mucho gluten y mucho azúcar.

Hasta entonces, seguimos en la lucha y seguiremos todo el tiempo que haga falta.

*************************
NOTA:

Aquí hay algunos recursos que pueden ser útiles si tienes problemas de acné. Están todos en inglés y hay que dosificárselos si no te quieres volver loco, pero a mí me han ayudado.

The Love Vitamin: la chica es un encanto, aunque es un poco demasiado happy flowers, no es muy sistemática y lo que hace es colgar vídeos, que se entienden bastante bien pero a mí me da un poco de pereza ver. Aun así, ya os digo: un encanto de chica.

Clear For Life: yo compré el ciberlibro y todo. Da una visión de conjunto del asunto bastante buena, incluyendo consejos sobre estilo de vida y aproximación psicológica. A partir de ahí, uno tiene que ir experimentando, sobre todo en el tema de la dieta.

Acne research: para mi gusto esta gente se centra demasiado en los suplementos y la exposición solar, pero da información útil y alerta sobre posibles timos.

Skin Deep: Un ciber libro gratuito interesantísimo sobre la relación mente-piel. Yo no lo he terminado, porque es algo espeso y te rayas a tope, pero puede ser útil cuando todo lo demás falla.

Stop picking on me: una página sobre por qué hay que dejar de tocarse los granos, muy clara y que acojona bastante.

Acne.org: la web americana de acné por excelencia, merece la pena bucear en el foro para leer experiencias de gente. También tiene un montón de opiniones sobre distintos productos, tanto tópicos como orales, y sus efectos en la gente. Es una página útil, peor corres el riesgo de volverte un poco loco con toda la información que hay. Importante contrastar lo que se lee allí con otras fuentes.

Mi blogroll sobre paleodieta: aquí tengo enlazados varios blogs que sigo sobre dieta paleo. Lo paleo es el futuro, que lo sepáis, aunque como no hay mucho consenso sobre algunos aspectos críticos uno tiene que ir probando y ajustándose a lo que le va mejor.

PD: Si conocéis a alguien con acné adulto, me encantaría que les dierais la dirección de este blog por si algo de lo que he escrito les puede ser útil. Si alguien quiere consejo o saber algo más sobre mi experiencia, que me escriba sin reparos. Me encantaría poder ayudar a los demás con este tema igual que otros me han ayudado a mí.

12 comentarios:

  1. "Quiero que mi piel deje de tener miedo"...Sinceramente, es lo más acertado q has dicho sobre tu acné. Sigo pensando q es la materialización de un sankhara y q es psicológico. Si pones en marcha esta frase estoy seguro q no tardará en irse de tí.
    Pd:Hay cosas q las mujeres no entendeis, y es q la celulitis, la piel de naranja o el acné muchas veces son complementos muy hermosos y sensuales. Piensa en ello.Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Marina: Me he partido de risa con eso de "Si te empeñas en que todo es emocional, al final te acabas sintiendo como una chiflada que no es capaz de autogestionarse".. ¡Es genial!

    * No estaría mal que todos los hombres pensaran como Ciudadano.Debería dar conferencias sobre este tema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Voy a rebuscar por tus paleocosas, pero ¿crees que la dieta puede ayudar en el caso de la dermatitis atópica?
    Me ha encantado lo de los contratos para no quedarte embarazada. Yo estuve una época soñando con fetos sin bracitos, cuando me tomaba el ácido retinoico despellejante.

    Gracias por tus consejos!!

    ResponderEliminar
  4. Ciudadano: a ver si poco a poco soy capaz de ir afrontando mis miedos y mis sankharas... es curioso que la frase te haya resultado acertada. La piel no deja de ser una barrera y un punto de comunicación con los demás. Cuando estuve leyendo Skin Deep reflexioné mucho sobre el tema, y llegué a la conclusión de que las enfermedades de la piel cobran su mayor sentido en la relación con el otro. A nadie le importaría tener acné en una isla desierta, ¿no? Es un buen tema para reflexionar, aunque sin correr el riesgo de obsesionarse.

    en cuanto a lo de complementos hermosos y sensuales... tampoco hay que pasarse, ¿eh? Pero ya he dicho más de una vez que yo misma soy capaz de ver la belleza en gente con problemas de piel, así que estoy segura de que los demás son capaces de ver la mía.

    Daltvila: ¡es que es verdad! El rollo de "todo es psicológico" puede ser muy frustrante, porque si empiezas a querer controlar tu estado de ánimo en una enfermedad donde lo más preocupante es precisamente la falta de control, al final puedes acabar haciendo más mal que bien.

    ResponderEliminar
  5. Silvia: no sé mucho sobre dermatitis atópica, pero estoy segura de que un cambio de dieta puede ayudar. Probablemente debas enfocarte en reducir la inflamación sistémica. Hay mucho escrito sobre el tema, pero te resumo pasos básicos:
    1) Elimina los cereales y las legumbres. Sí, sé que suena raro, pero en su mayoría contienen muchas toxinas y antinutrientes. Sólo se salva el arroz blanco y, en menor medida, la avena y la espelta. Si te preocupa la fibra, come verdura.

    2) Elimina los aceites vegetales refinados, el azúcar y en general todo lo industrial y procesado.

    3) Prueba a eliminar los lácteos. A mí parece estar siéndome útil.

    4) Aumenta el consumo de carnes rojas (ternera y cordero, por ejemplo) a ser posible ecológica, de huevos de gallinas criadas en libertad, de pescado azul graso y de grasas saludables (aceite de oliva, aguacate y también mantequilla y grasa animal).

    5) Controla los niveles de azúcar en sangre. Come pocos carbohidratos y siempre acompañados de grasas y proteínas.

    6) Investiga el efecto que tienen en ti las frutas (sí, sí, las supersanas frutas), el café, el chocolate, los frutos secos y otros alimentos más bien "dudosos" en el paleomundo.

    Lo del Roacután es de traca. A mí me lo pusieron cuatro veces, y si mi pánico absoluto al acné no me hubiera dominado habría podido ver la poca lógica que hay en mandarte cuatro veces el mismo tratamiento si a la primera no ha funcionado. La última tanda que me dieron me producía dolores musculares y de articulaciones, eczemas, intolerancia al sol y otro montón de efectos secundarios superguays. Y todo para terminar peor de lo que empecé. Hay que joderse.

    Mucho ánimo y suerte, ya me irás contando.

    ResponderEliminar
  6. Le voy a pasar tu post a una amiga.
    Aunque acné solo he tenido "normalito", con la adolescencia vinieron a mí múltiples enfermedades de ese palo (otra con dermatitis atópica, entre otras cosas) que, ahora que llevo la peor dieta de mi vida, pero el mejor ánimo mental, están asombrosamente bajo control.
    Pero esto me recuerda un poco a lo de la huida en el amor. ¿Cuándo sabes que tienes que tirar la toalla y aceptarte como "enfermo" sin remedio? Supongo que solo puede uno seguir buscando el equilibrio, que mal no creo que venga nunca.

    En fin, muchos ánimos en tu lucha. Una cosa está clara y debería darte paz, si no se cura, por ti no ha quedado. ¡Vaya que si te lo curras!

    ResponderEliminar
  7. Mopi,

    Me he partido con lo de: "hay gente que está como unas maracas y tiene una piel fabulosa".

    Daltvila: Ciudadano como conferenciante mundial de estética¡YA!

    Ciudadano: soy fan de tus comentarios. Derrochan metta por todos los píxeles de la blogesefera(como soy una analfabeta tecnológica no sé si este comentario tiene mucho sentido ciberespacialmente hablando).

    ResponderEliminar
  8. gracias a tod@s, creo q voy a abrir mi propio blog, a petición popular, aquí en los comentarios de MArina. Chica, siento quitarte el protagonismo en tu propio blog, jajajaja.

    Pero insisto, a los hombres ciertas "abobinaciones" y desperfectos son muy hermosos (en un grado medio se entiende) no con esto quiero hacer apología de filias o desviaciones sexuales, q qede claro.

    ResponderEliminar
  9. Si me lo permitiís, quiero matizar q con la edad, la hermosura para el q la observa se hace más sutil, los detalles sí q importan, una mirada, un lunar, unas gafitas (jejeje) lo mismo pasa con ciertas características cutáneas. Pensad q muchos "handicaps" son filtros seguros contra sujetxs superficiales. Sentirse horgullosx de nuestro físico es una apuesta a caballo ganador.

    ResponderEliminar
  10. ¡Un hip-hip-hurra para Ciudadano! Estoy muy de acuerdo con lo que dices. A mi también hay detalles que me gustan más que un Brad Pitt.

    Mucho metta,

    Elsa

    ResponderEliminar
  11. Un poco a destiempo, pero he empezado a leer stop picking on me. Tengo un problema de compulsión que afecta a los pellejos de los dedos. Bastante desgradable... me gustaría tomar la decisión de terminar con ello, pues sé que me está creando muchos problemas, incluso de movilidad o sensibilidad. Ya te contaré.

    Por ahora, muchas gracias :-)

    ResponderEliminar
  12. Marina... en el exito de la isotretinoina (roacutan) tiene mucho que ver la dosis acumulativa... por eso hay dermatólogos que prefieren darla a pequeñas dosis durante más tiempo para minimizar los efectos secundarios, y otros a dosis más altas durante menos tiempo porque los pacientes se desesperan.También el peso tiene mucho que ver, claro...
    Hoy en día la isotretinoina se utiliza desde el clasico acne, hasta la rosacea o buscando un efecto anti aging...
    Los más tradicionales siguen pensando que se abusa de su uso y "matan moscas a cañonazos" y solo lo mandan para acne severo, pero lo cierto es que su uso cada vez está más extendido, y te aseguro que no es por los intereses de la industria farmaceutica, pues te digo por experiencia que un medico prefiere su prestigio y el existo con sus pacientes a un ayuda de un laboratorio (aunque a nadie le amargue un dulce)

    ;))

    Silvia

    ResponderEliminar