massobreloslunes: Los detalles molestos

martes, 18 de octubre de 2011

Los detalles molestos

Mi amiga Pilar, gran psiquiatra y mejor persona, me dijo una vez que la vida está llena de detalles molestos. Es una frase que se me ha quedado grabada a fuego en el selebro, porque mira que a mí me gusta la vida en general y la mía en particular, pero esos detalles molestos que se repiten todos los días te hacen pensar que, no importa cuánto te lo curres o lo bien que te vayan las cosas: esto de la existencia no está bien inventado.

Detalles molestos de la vida doméstica. Estos son los peores. Creo que nunca, nunca jamás me acostumbraré a tener que limpiar, recoger y hacer tareas del hogar en general el resto de mi vida. Espero ganar lo suficiente algún día para pagarle a alguien y que lo haga por mí, pero teniendo en cuenta que al Octubre Austero probablemente le sigan Noviembre Ahorrador y Diciembre Sencillo, no lo veo muy cercano en el tiempo.

La colada. Me saca de quicio. No sé por qué; creo que es porque consta de pasos diferidos en el tiempo. Es decir: yo para las tareas del hogar tiene que ser que me agarre el impulso y las haga del tirón. Así que cuando me da el impulso de poner la lavadora, todo va bien durante unos diez minutos. Después se me olvida y paso a otra cosa. Para cuando la lavadora termina, yo ya no tengo ni putas ganas de tender. Entonces he de esperar a que me vuelva a dar el impulso mientras me mira con su lucecita roja parapadeante y acusadora cada vez que entro al baño. Tiendo con esfuerzo de titanes y entonces ya paso de destender y la terraza se convierte simplemente en una prolongación de mi armario, hasta que ya no me quedan bragas limpias (lo que yo denomino el Punto Crítico de la Colada) y recomienzo el proceso.

Cambiar el papel higiénico y la bolsa de basura. Curiosamente, sacar la basura no me importa tanto. Me da sensación de "qué buen rollo que los desechos salgan de mi casa puntual e higiénicamente". Pero volver a casa y cambiar la bolsa, no sé por qué, me exaspera. Lo peor es que espero hasta abrir y cerrar el cubo un par de veces para tirar algo y aberrar ante la ausencia de bolsa antes de poner una nueva. Soy lo peor. Lo del papel higiénico es más de lo mismo. He encontrado unos rollos del carrefour que miden en teoría el triple que uno normal, a costa de ser finísimos, claro. Me da igual siempre y cuando maximice el tiempo que tarda en acabarse. Se me está ocurriendo en estos momentos comprar rollos industriales como los de los bares, pero quizá sea excesivo.

Sacar el reciclaje. Dios, esto sí que lo odio. El contenedor de reciclaje está a tomar viento, y nunca mejor dicho, porque lo han colocado en el paseo marítimo y le da un montón el levante. Así que cuando consigo reunir fuerza de voluntad y juntar los diez millones de cartones que he acumulado un mes, salgo al contenedor y el maldito viento me los vuela, con lo que tengo que corretear por la acera recogiendo unos mientras los demás se siguen volando. Reciclar es el maligno. En serio, yo no tengo la puñetera culpa de que los fabricantes lo envasen TODO como si no se fuera a abrir nunca, ni tampoco tengo la culpa de no poder ir ya al mercado los sábados porque quiero escalar. Así que, por favor, un poquito de responsabilidad embaladora o de poner cubos en sitios resguardados.

Lavar los cubiertos. Lavar platos me gusta: es como muy mecánico y además no hay más cojones que hacerlo. No es como por ejemplo limpiar el polvo, que se puede prolongar durante tiempo indefinido. Pero cuando ya tienes todo lo grande listo y sólo te quedan los cubiertos... es lo peor. Es como una propina maligna, y te preguntas cómo lo has hecho para ensuciar tres cucharas, dos cuchillos, un tenedor y el sacacorchos para desayunar. Además, se esconden por lugares recónditos del fregadero para putearte. Tampoco me gusta lavar cacharros muy grandes, rollo ollas y demás, pero creo que eso es por pura incomodidad física.

Pararme en los semáforos. No todo va a ser lo mucho que me aberran las tareas del hogar. Pararse en los semáforos imagino que le incomoda a todo el mundo: por eso es un detalle molesto de la vida. Además, me pasa como con todos los otros detalles molestos: me da coraje TODAS las putas veces. Un poner: la Avenida de Cádiz. No importa lo rápido que vayas o la suerte que tengas: de Cortadura a Puertatierra te van a tocar SEGURO entre tres y cuatro semáforos. Es así, no depende de ti, están programados de esa forma. Pues aun así me creo que podrían no tocarme y me cabreo cuando se me ponen en ámbar.

También me resulta muy, muy molesto tener que subir a los pisos por las escaleras. No sé por qué. Sé que es reciente, pero ahora mismo soy una chica deportista, así que no debería importarme. Hago deporte todos los días, verídico, e incluso hasta podría decir que lo disfruto. Aun así, subo y bajo a mi casa en ascensor SIEMPRE, y son dos pisos. A ver, para ese ejercicio de mierda y para hacer el esfuerzo en momentos en los que no estoy mentalizada, paso y me dedico a ser transportada mientras me miro los bíceps en el espejo.

¿Más cosas? Ponerme y quitarme las gafas cuando me pongo el casco. Que se me quede tieso el flequillo después de la siesta. Los huesos de las chirimoyas, ¿qué le pasaba a Dios cuando las inventó? Los perros. Los perros son muy, muy molestos y no, no me gustan, y no, no pienso que ser un amante de los perros te haga mejor persona. Los abrefáciles que no lo son. Los enchufes difíciles de alcanzar. Ir de copiloto y tener que darle las cosas al piloto porque está conduciendo. Abrir y cerrar manualmente las puertas de los garajes.

Que conste que este post es sólo un break en mi habitual tónica de Dios, cómo flipo con el vivir, y que mañana seguiremos con nuestra programación alegrecompasiva de los últimos meses. De hecho, ya estoy escribiendo mentalmente un post de detalles bonitos que tiene la vida, y que superan con creces a los molestos.

PD: Ésta es la típica entrada en la que no tenéis excusa para no comentar y contarme vuestros detalles molestos, ¿eh? Así que a ver si os comportáis, que los comentarios molan diez mil.

14 comentarios:

  1. Me sumo a lo de los abrefáciles que no lo son. Cada vez que intento abrir un tetrabrick con uno de esos inventos del infierno y acabo perdida me dan ganas de salir a la calle a quemar contenedores.

    (Muchas gracias por este post, es bonito reírse a horas insanas de la mañana xD)

    ResponderEliminar
  2. comparto lo de los enchufes y lo de la colada!!!!Odio la mecanica de: Me agacho a por la ropa mojada-la cuelgo con los brazos hiperextendidos...(mi tendedero es de los que estan en el techo y se bajan con polea)- vuelvo a por mas ropa-vuelvo a extenderme hasta el infinito...

    a parte de esos, me aberra bajar corriendo las escaleras del metro y ver que me cierra la puerta en las narices y se va por el tunel, mientras la gente de dentro te mira compasivamente...(no sabes a donde mirar!)

    en cuanto a fregar, yo odio la modalidad; voy a fregar..lalalallarriitotoooo...que bonito es limpiarr....(actitud alegre), y es cuando terminas feliz por haber terminado, cuando te das la vuelta y la gente ha colocado mas cosas sucias encima de la mesa...y/o te las han amontonado al lado en la encimera....!!!aaaaaaaagggggggg!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!



    un saludo y buenos dias!!!!

    ResponderEliminar
  3. Comparto casi todas, pero la peorrrrrrrrrrrrrrrr es la de quitarse las gafas, no sólo por el casco, sino para ponerse y quitarse camisetas, para lavarse al cara... y que se me empañen en invierno, cuando fuera hace mucho frío y donde estás entrando hace mucho calor.

    ResponderEliminar
  4. No recuerdo muy bien la película esta de Mary Poppins (no sé si lo habré escrito bien), pero juraría que ella hacía todas las tareas domésticas (y cualquier tipo de tarea) con mucha felicidad. Y también juraría, si no recuerdo mal, que nunca nunca se quejaba. Podriamos aprender de ella. Aunque me temo que yo no aprenderé. No sé por qué no la ponen de ejemplo en todos los manuales de auto-ayuda.
    Un saludo ^^

    P.D: Yo odio la informática. Falla por cualquier chorrada y cuando menos te lo esperas.
    P.D 2: Los perros molan. Son pesados, pero es porque así expresan amor.

    ResponderEliminar
  5. Señor K.: el mundo tiene suerte de que no lo gobierne yo, porque habría una alta probabilidad de que decretara la eliminación absoluta de los perros (no, no los mataría, me darían penita, pero quizá no sé, exportación y esterilización, o apartarles a ellos y a sus dueños de la sociedad civilizada).

    Deira: me acabo de acordar de otra cosa terrible: cuando se arranca el abrefácil de una lata y la tienes que abrir con el abrelatas. Es mucho peor que tener que abrirla con el abrelatas de primeras, y tampoco sé por qué. Me alegro de haberte hecho reír.

    Funes: iTunes es el maligno, desde luego. Pero el iPod es TAN mono.

    Marta: lo único bueno que hay ahora en mi vida del tender es que tengo cuerdas puestas en mi terraza y es razonablemente cómodo. Tender en patio es como lo máximo del horror en la colada. Lo peor. El Averno. Lo odio. Lo de fregar y encontrarme cacharros sorpresa es horrible, pero como vivo sola tengo cierto control sobre eso y procuro rastrearlo todo bien antes de empezar.

    Speedy: sí, las gafas son molestas, en general. Cuando llueve y se me mojan me hunden en la autocompasión.

    Byron: yo querría aprender de Mary Poppins a cantar y que las tareas se hicieran ellas solas. A veces bromeo con mi amiga Arantxa cuando nos ponemos en modo “con un poco de azúcar”, que consiste en que estás sentada y esperas a que las cosas (traer la comida de la cocina, llevarte los platos, fregar, hacer café) se hagan solas. Se da especialmente cuando se reúne el conjunto de personas conocidas como mis amigas y se incrementa en presencia de un bebé y/o un brasero.

    Los perros son un rollo, en serio. ¿Nadie comparte esta opinión? ¿Soy el único ser cruel del planeta tierra que lo piensa?

    ResponderEliminar
  6. Yo te debo tantos comentarios que hasta tengo algunos en el favoritos del google reader esperando a que un día de estos, vuelva a comer en casa y a leer las cosas desde el ordenador, con un teclado cómodo. Sabías que si pones un post en favoritos del reader y luego lo borran a ti te sigue apareciendo? No te quiero asustar pero lo he descubierto gracias a ti.

    Todas tus quejas contra el hogar tienen mi más sentido asentimiento impetuoso de barbilla, pero no deja de sorprenderme el mal rollo generalizado con conducir. Yo me relajo un montón cuando voy sola en el coche, con o sin tráfico y con o sin semáforos. Lo que me provoca estrés es ir acompañada.

    Y hasta aquí mi penoso comentario de la hora del pincho. Un abrazo giganorme y gracias por alegrar mis días en mis pequeños MM (Momentos Marina). Sigue haciendo fotos y viviendo sin equilibrio, que es adorable :)

    Cos

    ResponderEliminar
  7. ah, ¿pero que lo hacía todo con magia? (ya dije que apenas recordaba nada) Joder, así no vale. Así también soy yo Mary Poppins.

    En cuanto a los perros... bueno, yo no te comprendo XD Pero seguro que mucha otra gente sí. No eres la única. Lo que sí te diré es que conozco a varias personas que prefieren a los gatos antes que los perros (independientemente de si los perros también les gusta o no). Seguro que al menos en el grupo de "prefiero los gatos" estás. De hecho, me suena haberte leído algo de eso en este blog.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  8. Mmmm...
    Me alegra saber que los detalles más molestos son también los más comunes.

    Personalmente, me molesta el hecho de levantarme por la mañana. Y creo que me molesta, en realidad, porque no es evitable. Creo que las personas no pensamos mucho en ello porque nos acostumbramos a sufrir cada mañana y lo entendemos como algo normal. Pero si tienes la mala suerte de percatarte de lo horrible que es despertarse antes de las 10, no tienes otra que rallarte sobre porqué la vida es así. Así de... bueno, de pequeños y jodidos detalles xD

    ResponderEliminar
  9. ¡Yo también soy anticanina, tranquila, no estás sola!

    Detalles molestos: - Ir a la compra y olvidarte algo esencial (a pesar de haberlo anotado).
    - Conducir/aparcar (en realidad esto no es sólo molesto, es una tortura rusa por lo menos).
    - Cuando megavideo dice que ya has visto suficientes series por hoy.


    ¡¡¡Besos!!!

    PD: El otro día vi a una señora con batalecotal y SIN CAMISETA. Hacía mucho calor....

    ResponderEliminar
  10. La frase granaína "cushi que pollaeh". Freír cebolla (siempre se me queda cruda). Quitarme el rimmel las poquísimas veces que lo uso. Que se me rompa la tostada dentro del tostador. Estoy contigo, los cubiertos dan asco. Limpiar la nevera es inconcebiblemente maligno. Quedarme sin agua caliente SIEMPRE que me ducho en casa de mi padre. Tener pensada una ropita preciosa para ponerme, y descubrir a última hora que tiene una mancha imposible de esconder. No llegar al fondo de los botes de crema. Cuando te ponen un café que te despelleja la garganta. Chocarme con una persona por la calle, y que nisiquiera me mire cuando le pido perdón, como si fuera una farola.ETC

    Rápido, rápido, el de detalles molones!

    ResponderEliminar
  11. Marina, pues tendría que presentarte los abrelatas surrealistas alemanes para que conocieras un nuevo reino de dolor y detalles molestos XDDDDD

    Preview: http://www.opult.de/images/produkte/i21/21436.jpg

    Perturbados completamente...

    ResponderEliminar
  12. Cos: Tu comentario ha sido muy lindo y compensa los anteriores. Y en verdad menos mal que lo de publicar y borrar tampoco es que lo haga mucho.

    Gerard: A mí madrugar no me aberra mucho-muchísimo. Me quedaría durmiendo más rato, pero en seguida me pongo de bastante buen humor. Aunque he tenido épocas de levantarme fatal, lo confieso.

    Batalecotal: tu anticaninidad te confirma como una persona muy genial y que sabe de la vida. Conducir y aparcar son tus waterloo, sin duda. Y lo de Megavideo es horrible; yo me bajo siempre los capítulos con tal de no tener que afrontar ese momento.

    Muy fuerte lo del batalecotal en plan comando. Fotos ya, por dios.

    Silvia: Dios, limpiar la nevera. DIOS. Quedarse sin agua caliente también es terrible.

    Deira: No harían falta abrelatas del maligno si todas las latas llevaran abrefácil y éstos no fueran del maligno xDD

    Enormes besos para todos y gracias por acudir a la convocatoria comentaril.

    ResponderEliminar