massobreloslunes: Qué fácil es estar contenta un lunes cuando se tiene saliente y puedes dormir hasta que te duela

lunes, 6 de febrero de 2012

Qué fácil es estar contenta un lunes cuando se tiene saliente y puedes dormir hasta que te duela

Pues parece ser que sí: que me voy a Madrid ocho meses enteritos. Qué genial. ya estoy mirando rocos y talleres de escritura. A lo mejor me hiperestimulo y me vuelvo loca; quién sabe. Para entonces llevaré dos años y medio en Cádiz y tres veranos de sol y Caleta. El verano en Cádiz te deja tocado: tu cerebro se inunda de endorfinas, te vuelves loco de atardecer a las diez y media de la noche, el viento de levante te zumba el cerebro y llegas a la conclusión de que el trabajo es muy prescindible. Luego todo eso se suma al slow de la vida gaditana y acabas disfrutando de esta mezcla entre lo sencillo y lo cutre. El caso es que cuando llegue a Madrid y vea que lo tengo disponible TODO, igual me explota el cerebro.

Lo que sí creo es que allí me enamoraré o aberraré en silencio, una de dos.

Mi última experiencia con una gran ciudad fue Barcelona, y fue mala. Claro, que por aquel entonces yo tenía dieciocho años y no sabía nada de la vida. Qué gracia, porque el sábado en la guardia estuve hablando con el MIR acerca de si uno va sabiendo más de la vida con los años o en realidad es todo el rato igual de estúpido. Supongo que uno sabe más y, al mismo tiempo, se va haciendo más consciente de la de cosas que le quedan por saber. Y sigue cometiendo errores parecidos. Por otra parte, si lo miro ahora pienso que hay algo de tierno en seguir cometiendo grandes errores: algo de inocencia ilusionada que, a pesar de todo, no quiero perder.

Me acuerdo perfectamente del primer día que llegué a Barcelona. Me bajé del tren en Plaza Catalunya y miré aquellos edificios sobredimensionados. Tuve que entrar al BBVA para que me solucionaran nosequé papeleo, y caminaba sobre los suelos de mármol como los niños de Mary Poppins en el banco de su padre. Barcelona a los dieciocho años me daba mucho, mucho miedo. Me dio tanto miedo que desde entonces me propuse vivir de Despeñaperros para abajo, y aquí me tenéis: casi todo lo al sur que se puede estar.

Iba pensando estos días en escribir un post sobre Andalucía. El otro día hablábamos en el roco de este vídeo, que para los que no queráis verlo es de un notas escalando un bloque que se tira al suelo y cae a lo loco encima de otro notas. El bloque consiste en escalar rocas pequeñas y difíciles sin cuerda, con colchones debajo y gente que se coloca para cubrirte y ayudarte a caer. El caso es que el vídeo es muy, muy gracioso, y lo que no se entiende muy bien es lo serios que se quedan los tíos después de la caída. Que eso pasa aquí, en Cádiz, y el cámara se empieza a descojonar en el momento en que el tío no sabe bien cómo bajarse del bloque, y para cuando se ha caído encima del otro ya está echando las tripas por el suelo. Lo que quiero decir es que me gusta mucho, mucho, mucho Andalucía, y más concretamente Cádiz y el carácter de aquí. Hay que pagar un precio por vivir aquí, eso está claro, y somos todos muy informales, y muy impuntuales, y no es que seamos vagos: es que estamos cansaos. Y hace mucho calor en verano, y se llena de guiris, y la gente tira los papeles al suelo y bueno, pueden parecer tópicos, pero hay diferencias con el norte y se nota. Sin embargo, a mí me compensa.

Y a pesar de esto quiero irme. Ya lo dije el otro día: nunca pensé que le iba a coger el truco a lo de mudarme. Hay una parte de mí que quiere arraigar y, de hecho, el año pasado había veces que cuando volvía de Málaga entraba en Cádiz acurrucada en posición fetal en los asientos del autobús y pensando en mayúsculas PERO SE PUEDE SABER QUÉ COJONES ESTÁS HACIENDO AQUÍ. Y justo ahora que estoy arraigando, que tengo amigos de verdad y no solo conocidos, que la del Covirán me conoce y no me roban la moto de la puerta de mi casa aunque me vaya un mes... resulta que la perspectiva de irme unos meses me encanta.

Supongo que tiene que ver con las posibilidades que esconde lo nuevo y lo rápido que se ensucia la limpieza mental de las calles. Me acuerdo de cuando Granada era nueva para mí y de lo rápido que se llenó de recuerdos. No llevaba allí ni un mes cuando ya miraba con nostalgia los bares donde había conocido a Nacho, el amigo de Josy que me robó el corazón un verano. Me hace gracia recordar también las primeras semanas en Cádiz, cuando iba de un lado a otro aturdidísima, buscando copisterías y ferreterías. Y ahora es raro que salga y no me encuentre a un paciente o a un conocido.

El tema de la vida es que tiene tantas posiblidades, tantas. Es muy rica. Y a veces se nos olvida. No es solo por las ciudades. Es rica en las personas a las que nos presenta y las experiencias que nos ofrece. Es tan rara y tan loca, tan brutalmente injusta y al mismo tiempo tan luminosa. Contiene muchas opciones y solo tenemos un cerebro y un corazón para atravesarla. Lo peor, o lo más gracioso, según se mire, es que al final todo eso, todo nuestro corazón tan dolorosamente ensanchado, nuestro cerebro tan lleno de aprendizaje y experiencia, morirá y se desintegrará. Y eso lo vuelve todo tan absurdo y, al mismo tiempo, tan importante. El borrador sin cuadro del que hablaba Kundera. La búsqueda de un sentido que se nos escapa todo el rato.

No sé. Hoy ha molado como día. Me he levantado tan contenta que me podría haber preocupado. Ha habido crepes, libros, música y una visita breve al Carrefour, que me relaja. He bailado en mi salón y he eludido otra vez las tareas de la casa. Porque en realidad, ya sabéis que yo siempre digo eso de que todo va a salir bien. Pero, si me apuráis, todo está saliendo bien, ya, ahora.

PD: Señor M., ha llegado el momento de abrirle una etiqueta a Madrid. Hu ha.

11 comentarios:

  1. Madrid será más bonita con usted en sus calles.

    Por cierto, no viene al caso, pero ya se de donde procede el nombre de su blog...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Jo, qué bonito. Muchas gracias. Tú, que me ves con buenos ojos.

    Estoy intrigada por lo del blog. Creo que lo explico en alguna entrada, ¿lo has leído allí o lo has averiguado por otro lado?

    Un beso y gracias de nuevo por el piropo. ¿Sois así de salados todos los madrileños? Porque entonces sí que va a molar la rotación externa :)

    ResponderEliminar
  3. Casualmente... Estoy leyendo "El gozo de escribir" aunque no me esta gustando mucho la verdad.

    Los habitantes de este mamotreto de ciudad no tienen un carácter definido. De hecho desaconsejaría cualquier contacto sentimental con ellos...xD

    Mi caso es diferente, tengo que compensar la mutilación sensorial que mi físico provoca en las féminas. Pero en tu caso el halago es merecido, las cosas como son.
    Buenas noches :)

    ResponderEliminar
  4. Marina, Madrid es una ciudad amor-odio...soy madrileña de pro (no gata, pero si madrileña de pro!!) y te digo que Madrid enamora y desencanta a partes casi iguales...solo que cuando enamora lo hace BIEN!!! me vuelve loca...ademas te digo firmemmente que tu zona de curro te va a encantar ( esta al lado de mi casita) y que tienes parques grandes, y sol y terrazas los domingos llenas....y casi cualquier dia de la semana que quieras, y rocodomos, y el gran rastro con librerias de segunda mano, y lo mas importante, hay muuuuchos "corte-ingles"!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. http://www.madriz.com/madrid-me-pone/

    este te va perfecto...

    ResponderEliminar
  6. Por aquí hay un roco bastante grande y cubierto en alguna parte de la c/ Alcalá, "espacio acción" o algo así se llamaba, pero si no recuerdo mal era bastante bastante caro. También sé de un rocódromo en hormigón (con requisito de estar federado, eso sí) por alguna parte cerca de Herrera Oria (para orientarme aquí siempre es respecto de la parada de metro más cercana, seguramente harás lo mismo).

    Por lo demás a mi me gustaba mucho ir a uno que hay en un polideportivo de Rivas Vaciamadrid, se cogía un bus desde Conde de Casal que dejaba bastante cerca (o en coche, claro); estaba justo pasado un centro comercial, cerca de la carretera, cruzándola por debajo en el bus... Un tanto a tomar por saco, y a los novatos como yo nos imponían bastante los marmóleos dioses que por allí campaban, pero se veía buen ambiente y era grandote (y gratis!), con una pared de altura y "fácil", y otra de descuelgue bastante divertida.

    Por último, había uno más chiquitín en la Complutense, por donde el INEF -bastante lleno de gente siempre, eso sí, y con demasiado flipao para mi gusto ocupando la pared fácil a una sola mano para fardar y hundirte en la miseria mientras.

    Y claro, te quedan las excursiones tipo la Pedriza a hacer la lagartija (adherencia), o también hay paredes chulas por el valle del Lozoya (Rascafría, etc). Pero para eso hace falta ya equipo y demás.

    Fijo que hay más pero estos son los sitios que conozco, de oídas o de primera mano; años ha que no voy a ninguno, así que fijo que han cambiado. Espero que te sirvan las indicaciones... Intentaré buscarte el de Rivas en maps, a mi al menos me encantaba.

    J (el lurker, gato hasta los pies :P)

    ResponderEliminar
  7. Pues yo he tenido un día de mierda, pero tu penúltimo párrafo es brutal. En realidad tú eres en esencia brutal :)

    Y so true eso de la inocencia ilusionada.

    Gracias, Marina, por hacer mi día un poco mejor! Mola mucho leerte, de verdad.

    ResponderEliminar
  8. qué gran blog, que estilo, me he enganchado totalmente. Me he rído mucho!!!! Y eso sin tener en cuentas tus duras palabras hacia BCN (en fin, eras joven....). Que sepas que tienes (otro) fan catalán. Estás enlazada!!!!


    Nos leemos!!!!

    ResponderEliminar
  9. marinita, me ha gustado lo de q sales y te encuentras gente o conocidos, yo creo q cuando pasa eso s cuando realmente eres parte de un sitio. yo a veces salgo al centro solo para q me pase eso, ir andando por calle beatas y decir ey! y hacer un gesto con la cabeza o como va! cuanto tiempo! q es de tu vida? y pararte con algunos, no se, es una sensacion way. ah y creo q lo del meta de aran no e sningun juego de palabras, creo q simplemente ella escribe meta en vez de metta. un besillo

    ResponderEliminar
  10. ejeemmmm. yo me compré un vibrador en carrefour..... glup.

    ResponderEliminar
  11. Mario (¿te he dicho alguna vez que mi mejor amigo de la infancia se llamaba Mario? Le llamábamos Maruchito. Pero no te voy a llamar Maruchito, que es perderte el respeto): no me extraña nada que no te guste El Gozo de Escribir. Eres (o quieres ser) demasiado oscuro, muahaha. A mí sí me gusta mucho.

    Marta: yo también creo que me encantará en parte, seguro. Si yo me encariño con un apio y me adapto a casi todo. Cómo mola el artículo del enlace. Amar hasta doler, hu ha: ahí está la tía.

    J: Muchísimas gracias por tu detallado recorrido por los rocos de Madrid. Ya le he echado el ojo a alguno que otro. Tus intervenciones de lurker son escasas, pero oportunas.

    Marta: me alegro mucho de haber hecho tu día un poco mejor. Cualquier día te nombro fan del año, hija mía: qué entusiasmo el tuyo, cómo mola :D

    Sesión discontinua: muchísimas gracias. Yo también he echado el ojo a algunos de tus post. Me ha gustado particularmente el de Camino; a ver si tengo un rato y te comento.

    Met: ir contigo por Málaga es como ir con una famosa. O sentarse contigo en calle Beatas y ver cómo la gente va añadiendo cada vez más y más sillas y te van rodeando como a una sacerdotisa de la amistad. Te quiero, Met.

    Ah, y lo del juego de palabras no es por la grafía, sino por lo de menta y meta y el corazón verde... ya me imagino que Chanchita lo escribirá así.

    Primaveritis: me matas.

    Besotes a todos.

    ResponderEliminar