massobreloslunes: Sexcritura

lunes, 6 de febrero de 2012

Sexcritura

Tengo un problema con escribir sobre sexo. Un problema grave. Ayer leí la última entrada de Rorschach y bueno, porque estaba de guardia, que si no me voy por ahí a violar incautos. Qué calentón más malo y más gratuito. Así que quería escribir algo no parecido, sino simplemente digamos sexual. Por el placer de hacerlo: por describir guarradas, que no es ni la mitad de divertido que hacer guarradas pero podría tener su punto.

Entonces llegamos al tema. Que no me gustan las palabras que hablan de sexo. Que no me gusta decir coño ni tetas ni polla: me parece malsonante. Acabo con eufemismos y rebordes anatómicos: escote, sexo, pubis, humedad, erección, y al final aquello parece una novela rosa mala de esas con fotos en las portadas. Y va, yo quiero escribir sobre follar a saco, es decir, con todas las letras. Sobre comer pollas mirando a los ojos y disfrutando del sabor salado del glande sobre tu lengua; sobre ponerse a cuatro patas y gritar sigue, sigue, más fuerte, así, sigue, sin que te importe un carajo que te escuchen los vecinos. Sobre tíos que son capaces de hablarte, de decir las palabras justas en el tono adecuado, de decir, por ejemplo, "pero cómo me la puedes poner tan dura" o "joder, qué coño tan mojado" y que no suene forzado y que te ponga tan, tan cachonda que no puedes respirar. O quiero escribir sobre que te empotren, que te empotren de verdad: comidas de coño, maniobras manuales extrañas, esforzados acariciamientos de pezones; nada de eso se puede comparar con que un tío sepa empotrarte. Que te agarre fuerte de las caderas, te mire a los ojos, te la meta con decisión y sepa llevar el ritmo. Y que te haga sentir que bueno, que tú también participas, claro; que estáis follando los dos o incluso que estáis haciendo el amor. Pero que él tiene un control que tú le has cedido porque no te importa, porque te gusta: te gusta dejarte hacer en estos momentos, que él te diga con el cuerpo "ahora mismo eres mía y esto es lo que hay".

Peor bueno, yo qué sé, escribir sobre todo eso, describirlo así con detalle como en los relatos eróticos que me gustaba leer a mí cuando tenía menos edad y más necesidad de porno, me produce una mezcla rara entre pudor y grima. El sexo es una de las pocas cosas que me parece que quedan muy, muy lejos de la literatura. El resto de la vida se puede condensar y expresar bien con palabras y, de hecho, muchos momentos que en la realidad son una puta mierda, o anodinos sin más, escritos sobre papel parecen intensos e interesantes. Pero el sexo no. El sexo me resulta muy, muy indescriptible. Cómo vas a describir lo que sientes cuando un tío se coloca bajo tus piernas, te mira a los ojos y te susurra "Dios, estoy temblando", o cuando te rodea con el brazo mientras te folla y después se corre gritando y casi llorando y te mira con los ojos muy abiertos, y se te queda abatido en su cara en tu cuello, diciendo que te quiere, pronunciando tu nombre.

Ojalá follar bien fuera sólo follar bien, así como una cosa mecánica, técnica, que pudiera aprenderse y mejorarse. Pero hay un punto de intimidad profunda, de conexión intensa y presente que, sencillamente, no puede escribirse. Hay tantos momentos de asombro y agradecimiento en el buen sexo, una voluntad intensa e inútil de aferrarse a las sensaciones o de querer morirse justo en ese momento. La mezcla extraña entre placer y dolor. La adoración contenida de un cuerpo y una mente que te gustan de verdad.

(Va, de verdad, necesito un novio. O un amante. O algo. Que escribiendo se puede sublimar prácticamente todo menos eso. Que escribir sobre sexo es lo más parecido a un polvo a medias que se puede experimentar estando solo)

15 comentarios:

  1. "Cómo vas a describir lo que sientes cuando un tío se coloca bajo tus piernas, te mira a los ojos y te susurra "Dios, estoy temblando", o cuando te rodea con el brazo mientras te folla y después se corre gritando y casi llorando y te mira con los ojos muy abiertos, y se te queda abatido en su cara en tu cuello, diciendo que te quiere, pronunciando tu nombre. "
    Tienes razón, esto es indescriptible.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. No estoy de acuerdo la verdad, la semana pasada leí un libro de Bukowski que ha salido nuevo al mercado y al Marqués de Sade, y bueno, creo que se acercan bastante a lo que es el sexo. Y aún recuerdo lecturas pretéritas como Henry Miller o….no sé, incluso Almudena Grandes, que me dejaron bastante trastornado. Hay bastante literatura erótica, que curiosamente se coloca junto a la romántica. La literatura engloba todo: a Dios, al amor, al sexo y a todo lo que podamos atrapar con el pensamiento y con las palabras. Cualquier persona con cierto bagaje literario se ha puesto cachondo con algún libro. Entiendo que es difícil, y particularmente en las mujeres, escribir sobre sexo y excitar(se) con ello. Pero no es un problema desde luego de la literatura, que solo es un medio a fin de cuentas.
    Con esto no digo que mis relatos eróticos o pseudo decadentes sean buenos, no jodamos, solo digo que la literatura no tiene esas limitaciones que usted le ve. No, no…no
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  3. Me tenéis contenta entre los dos, copón xD Que está la cosa mu mala y aquí hace más frío que allí!!

    ResponderEliminar
  4. Hm, creo que me siento suficientemente violado verbalmente por este post. Mira que yo venía, inocente e incauto, a leer algo tranquilo para mentalizarme para currar y me encuentro descubriendo que el glade tiene un sabor salado argh.

    ResponderEliminar
  5. Plataforma a favor de más señores y señoras que empotren contra la pared de verdad!!!

    ResponderEliminar
  6. Byron: :D

    Roschach: no te falta razón. No sé, a lo mejor es una cuestión personal y tiene que ver con lo que significa el sexo para cada uno. Yo es que tengo un problema con el vocabulario, lo explico en una entrada que no me apetece buscar. Me parece feo. Y que me excite un libro o un texto, que claro que puede hacerlo, no quiere decir que para mi gusto refleje bien la experiencia del sexo. Porque para mi gusto no lo refleja bien, no sé. Pero ya te digo que igual es personal. Igual soy demasiado intensa/etérea/rara en el follar. A saber.

    Deira: lo sé. Media blogosfera odia hoy a Rorschach. Que se lo digan a Primaveritis.

    Khal: Jajajaj me tiro por los suelos con lo de "violado verbalmente": Pero joder, lo del glande es fácil de deducir, ¿no? ¿A qué iba a saber, a Calipo?

    Ald: propongo seriamente la PPE: Plataforma Pro Empotradores. Menos truquitos raros de sexóloga loca y más empotrar con decisión y firmeza. Jejeje.

    Besos para todos.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta eso de ser “etérea” refiriéndote al sexo, con razón la literatura erótica y romántica están en el mismo sitio en según qué sitios…xD
    Lo de montar esa plataforma pro empotradores me ha agradado, ¿se darán mesas redondas, cursos, habrá prueba de ingreso y carnet de socio? xD

    Pd: como curiosidad ajena al tema pero que no me resisto a compartir de soslayo, la blogósfera -o como se diga- es muy pequeña, el señor KHaL Yeleytr era el único seguidor del extinto blog de mi ex y ahora me lo encuentro aquí…xD Interesante.

    ResponderEliminar
  8. La verdad, Marina, el sabor del glande, siendo hombre y hetero, es algo que esperaba morir sin haber averiguado xD

    Rorschach, ¿a qué extinto blog y a qué ex te refieres? Tengo MUCHA curiosidad.

    ResponderEliminar
  9. Ah, y coincido con Marina: lo de escribir sexo me parece zafio (cómo mola esta palabra, zaffffio) e inmediatamente me siento como si escribiera una peli porno... quizá porque en realidad es eso lo que estoy haciendo. Lo admito, el sexo no es un tema nada natural para mí, cosa que tendrá que ver, pero aparte, en su momento ya tuve en mis manos lecturas que bordeaban de una forma muy elegante el tema y me gustó más esa solución.

    ResponderEliminar
  10. Je…bueno, supongo que sigues muchos blogs, pero eras el único que veía comentando en el de ella y creo que me comentó que os escribíais mails privados. Además tienes un nick bastante “recordable” Soy el ex de P. Del blog de Lampidia.
    Me ha hecho gracia verte por aquí, al final blogger resulta pequeño. Un saludo, cuídese.

    ResponderEliminar
  11. pues para no saber describirlo lo has hecho de puta madre

    ResponderEliminar
  12. Estaba entre Lampidia y alguno más que ha fenecido y de autor femenino. No sigo tantos blogs, pero tengo varios cadáveres en mi lector de feeds que me resisto a eliminar xD Pero creo recordar que no era el único que dejaba comentarios... a saber.

    ResponderEliminar
  13. Rorschach y Khal: qué bonitos los reencuentros virtuales :)

    Ald y Rorschach: quizá escriba algo pronto sobre la plataforma pro empotradores. Es una idea.

    Khal: siento lo del sabor del glande. Dispongo de muchos más datos absurdos y terribles sobre el sexo y el gusto, pero con lo de verbalmente violado tengo cargo de conciencia xDD

    Anónimo: gracias.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Marina, ¡no nos conocíamos xD! Simplemente tenemos alguien en común.

    Te agradezco que mi inocencia perdida te cargue la conciencia. La verdad, lo de sexo y gusto no es para mí: recuerdo mi primer beso, es de eso que vas con todas esas estupideces en la cabeza de "sus labios sabían a miel/fresa/etc" y claro, ¡saben a carne, joder!

    ResponderEliminar