massobreloslunes: Las galletas de Marian Keyes y otros asuntos absurdos

jueves, 15 de noviembre de 2012

Las galletas de Marian Keyes y otros asuntos absurdos

Desde que decidí lanzar en serio Psicosupervivencia, mi vida mental es una locura. Puede que por fuera parezca normal, pero por dentro estoy revolucionando el mundo de la psicología a nivel de usuario. Incluso he comprado un libro: "The 100$ Startup", sobre microbusiness alternativo. Es muy divertido. La idea no es hacerme rica, sino ganarme la vida ayudando a la gente. El libro hace mucho hincapié en la necesidad de "crear auténtico valor". Es decir: crear algo que sea verdaderamente útil. No se trata de vender humo, sino de pensar en cómo puedes hacer de éste un mundo mejor y cobrar por ello una cantidad decente.

Yo estoy cien por cien de acuerdo con eso. De hecho, las sufridas víctimas de mi lista de correo ya saben que voy a inventar un concepto nuevo: la heteroayuda. Creo que ya está bien de mirarnos el ombligo buscando la forma más rápida de acabar con la ansiedad.

[Consejo rápido de psicóloga: la ansiedad es parte de la vida. No se quita del todo NUNCA. Yo tengo ansiedad. Asúmelo.]

Total, que ando a medias entusiasmada con el proyecto y a medias luchando con mis demonios paranoides, que me dicen cosas como "el mundo no necesita otro libro de autoayuda, Marina. En serio".

He pasado la tarde en casa leyendo, navegando por Internet y reflexionando intensamente con el cerebro a toda máquina. Al final he puesto una lavadora, y como tengo un problema con el sonido del centrifugado (me perturba la mente), he salido a la calle a dar una vuelta.

Después de comprar en el chino aguja, hilo y una funda dorada para el móvil, me he metido en una librería. Mi idea era echarle un ojo a los libros de psicología divulgativa y autoayuda generalizada (AKA: La Competencia) para asegurarme de que yo tengo algo que ofrecer que no está ahí.

El problema es que yo en las librerías me lío, y cuando me he querido dar cuenta estaba leyendo entusiasmada un libro de recetas de Marian Keyes. Aquí es donde todos me miráis raro y me preguntáis: ¿En serio, Marina? ¿Marian Keyes? Y yo os digo que sí, sí, y mil veces sí, y que si algo tengo claro en esta vida es que pienso comprarme todos los libros que esa señora saque en el futuro.

La enésima vez que dejé a J. me recorrí Málaga llorando dentro de mi coche tres veces antes de que un libro de Marian Keyes me distrajera lo bastante como para evitar cortarme las venas. Cuando volví el año pasado del rudo norte, donde IA me había dejado el corazón hecho fosfatina, agradecí a Dios que en Atocha vendieran en edición de bolsillo una novela suya que todavía no había leído.

En el apartado "galletas" de su libro, Marian dice que las galletas son fabulosas, entre otras cosas, porque puedes hacerles formas. Entonces suelta la frase más épica que he leído en los últimos meses: "si me quedara una hora de vida, la pasaría haciendo galletas en forma de zapato". Me puesto a reírme en una esquina de la tienda como una retrasada. Va, Marian: eres grande. Te mereces ser millonaria.

No sé si tengo algo que ofrecer que no se les haya ocurrido ya a Punset, a Enrique Rojas o a Jorge Bucay. Seguramente, no. No hay nada nuevo bajo el sol, y ya en la antigüedad los chamanes decían que el demonio se había metido en ti; hoy los psicólogos modernitos lo llamamos "exteriorización del síntoma" y nos creemos que estamos inventando la rueda. Lo que sí sé es que querría que al menos un lector mío se descojonara solo en una librería o, en su defecto, delante del ordenador.

Así que voy comprarme el libro de Marian Keyes. Aunque quizá tenga que ahorrar un poco antes, porque estoy tiesa nivel llevo dos meses con las lentillas de quince días. Pero estoy contenta. Qué más se puede pedir.

12 comentarios:

  1. jajajaj yo me río muchas veces delante dl pc leyendo tus entradas ;) y es algo q me pasa siempre con los libros de marian keyes...q x cierto acabo de leerme dos (quien te lo ha contado y clare se queda sola) y tengo en camino otros dos (un tipo encantador y sushi para principiantes). No me canso NUNCA de keyes, ni de ti.
    Mira q dos grandes cosas en común con la gran MK ;)
    muaaaaa

    ResponderEliminar
  2. Jo, María, eso es BONITO. De verdad. Lo más bonito que me han dicho en el día de hoy, junto con "tú siempre tienes palabras amables" (una compi del trabajo). Gracias y buenas noches!!

    ResponderEliminar
  3. Yo tb me río muchas veces leyémdote :) y te sale tan natural... ;)
    En cuanto al libro creo que, aunque creas que está todo escrito, dicho o pensado, en este âmbito el cómo está dicjo es crucial y te veo muy bien encaminada en ese aspecto para mi gusto. ¡A por él! :D
    Gina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gina. Intento tener gracia en la vida también xD Muchas gracias por tu apoyo; yo también creo que el "cómo" es crucial, y hay espacio para todos en la viña del Señor.

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  4. Pues yo no he leído todavía nada de esta mujer, y mira que es conocida... a ver si un día me animo y compro algun libro
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te diría que en realidad no es literatura de alta calidad, pero sí muy entretenida, y que para mí eso tiene mucho mérito, y blablablá.

      Pero lo que de verdad pienso es que ojalá fuera tú y pudiera leer otra vez todos sus libros desde el principio.

      Besis.

      Eliminar
  5. A mi Marian Keyes me hace sumamente feliz (pero lo de las galletas es novela también? que yo paso de cocinar un montón, pero la echo de menos y quiero que saque libro ya xD) y también me despollo mucho con tus entradas a veces, guapa. La última que recuerdo con la que me reí mucho mucho MUCHO fue cuando fuiste a buscar unos vaqueros, y algún día te contaré más contexto sobre por qué me hizo tanta gracia en el momento en que la leí ;)

    ¡A seguir feliz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, lo de las galletas es un libro de cocina acotado por ella. Regálaselo a Aldery, que le va a gustar. La edición es superbonita. Yo lo quiero de regalo de navimal SEGURO; milagro que no te lo envíe con tu premio de lectora. Jijiji.

      Reconozco que la entrada de los vaqueros tenía gracia :D

      Besos.

      Eliminar
  6. Aaah, estoy acatarrada y no me llega demasiada sangre al cerebro en estos momentos, pero yo también me río mucho con alguno de tus posts!

    No he leído nada de Marian Keyes, oh lord! ¿Blasfemia?

    :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja me tienes que explicar la relación entre catarro e irrigación cerebral, porfaplis. No es blasfemia, mujer. Te digo lo mismo que a Tomate: ese recurso que tienes para cuando la cosa se ponga chunga.

      Un beso.

      Eliminar
  7. [Consejo rápido de psicóloga: la ansiedad es parte de la vida. No se quita del todo NUNCA. Yo tengo ansiedad. Asúmelo.]

    GRACIAS. En serio, GRACIAS. Mis médicos me dicen lo contrario y yo ya les he bufado un par de veces. Menos mal que hay una peacho profesional que me da la razón...

    ResponderEliminar
  8. Hay muchos libros de autoayuda pero no hay EL LIBRO. O bueno, hay uno, La trampa de la felicidad de Russ Harris, ya sabes.

    No te compares: Punset analiza y analiza y explica y explica a tal punto q dónde en un capítulo argumenta de una manera, y 4 más adelante, dice justo lo contrario, siempre se está contradiciendo así mismo porque lo único q le importa es justificar con estudios q precisamente por ser tan actuales, muchas veces van en distintas direcciones. Enrique Rojas es un pesado q para mi sólo teoriza y Bucay es un sensiblero, todo muy bonito y lloroso y amoroso de leer, pero no aporta una triste solución. Uno se queda con sensación de engaño: y ahora qué hago con esto, Bucay???

    Eso es lo q tú tienes Marina y ese es tu filón: el pragmatismo. A mi me parece realmente triste de q la psicología en realidad, como tú has sido la primera persona q conozco q lo admita sin sonrojarse, pueda hacer tan poco por la salud mental. Uno va pensando q el profesional le puede ayudar y oh, terrible decepción y verdad, casi q no puede hacer nada más q escucharle... creo q eso se debería decir antes, porque sino el paciente siempre está esperando la solución mágica y salvo las pastillas, no la hay.

    Pero dentro de eso, al menos tú das alternativas ,soluciones, pequeñas actuaciones q sirven de verdad para cambiar el chip. Tb explicas la cabeza y su funcionamiento de una forma cercana, real, sincera y divertida q hace q uno no se sienta tan distinto a los demás y pueda ver q todos estamos un poco locos o q todos funcionamos más o menos igual, aunque muchos no lo digan y lo calle, lo cual, nos da una cierta seguridad.

    Genial lo de las 100 startup, con tu mente privilegiada seguro q encuentras el negocio psicológico por excelencia. Deseandito estoy de verlo.

    Besos!!!

    ResponderEliminar