massobreloslunes: Retos y celebraciones

martes, 2 de abril de 2013

Retos y celebraciones

Queridos lectores:

Esta es una entrada breve (*edito: sigo teniendo problemas con el concepto de breve) para comunicaros dos cosas.

Primera: sobre la próxima celebración de las mil entradas (ésta es la 997)

Yo quería aprovechar que estoy en Madrid y convocar a quien quisiera a tomar tarta de cerveza negra (que va a ser la elegida para la celebración, me temo que sin glaseado rosa, porque desde que la probé no quiero más que aprender a hacerla y alimentarme sólo de eso). El problema es que incluso a mí me parece raro reunir a unos cuantos desconocidos en torno a mi persona. Es como ¿y de qué vamos a hablar? ¿De mi blog? ¿De mí misma? Luego he pensado en dinámicas grupales y cosas así, pero insisto en que es friki hasta para mis niveles de egocentrismo y alternatividad vital.

Así que lo que voy a hacer es lo siguiente: aprovechando que mi amiga Elsa, que es amor, y mi amiga Erika, que también es amor, organizan un partido de Q-Ball este domingo en el retiro, os convoco a todos los que queráis a uniros a nosotras. No se lo he preguntado a ellas (¿qué opinas, Els?), pero dado que son amor, estoy casi 100% convencida de que no van a tener problema en que invite a los lectores. Luego todos comeremos tarta de cerveza negra y, aunque no tengamos nada de qué hablar, las endorfinas y la glucosa fluirán por nuestra mente y todo dará igual.

¿Qué es el Q-Ball? No lo tengo claro. Es un juego que se han inventado Erika y Elsa. Tiene muchísimas reglas, y se juega con pelotas y rastrillos de playa. Me parece que en algún momento hay que hacer el pino (verídico). Aquellos vergonzosos o no coordinados: tranquilidad. Mi torpeza con una pelota sólo es comparable a mi torpeza al ligar con hombres guapos. Seguro que no se os da peor que a mí.

Creo que la quedada de Q-Ball (Q-dada) es una buena opción. Podéis aparecer si queréis, y si no, pues no. Habrá más gente que tampoco se conocerá entre sí. Erika y Elsa insisto, son amor en estado puro, y yo tampoco estoy mal. No tendremos que buscar tema de conversación, ¡jugaremos al Q-Ball! Si no viene ningún lector, no me sentiré mal porque habrá más gente, e igualmente celebraré y comeremos tarta de cerveza negra. Será genial.

No obstante, lectores: escribir mil entradas (¡¡¡MIL!!!) es un logro sumamente importante para mí. Mucho. Me encantaría que lo celebraseis conmigo.

Segundo: sobre el Reto Moleskine* o Moleskinian Challenge

El otro anuncio del día es que voy a empezar otro reto, estilo Michelian Challenge. Va a durar sólo 21 días, porque si me descuido se me junta con el viaje a Boulder, pero creo que puede estar bien. El tema es que mi creatividad está bajo mínimos, y que tiene que ver también con que ando muy distraída intentando sobrevivir en la jungla capitalicia. Se me ocurren ideas (¡muchas!) y después se me olvidan. Así que voy a proponerme tres cosas:

1) Llevar siempre encima la libreta marca Moleskine roja superguay que me regaló MQEN por mi 27 cumpleaños.
2) Escribir en ella todas las ideas que se me ocurran.
3) Escribir cada noche un post que obligatoriamente sí o sí deberá emerger de la libreta roja.

De esta forma, espero estimular la creatividad y la variedad bloguera, porque últimamente me siento aquí y no hago más que chorrear autocompasión o ambiguas lecciones vitales.

Eso es todo por hoy.

Cuando me entere con todo detalle de la convocatoria oficial de Q-Ball, os la apunto aquí. De entrada, anticipo que será este domingo por la tarde, creo que en el Retiro. No sé si habrá que traer rastrillos y demás o se encargan ellas. Contadme qué os parece.

Besitos y a descansar esas molleras (o a ponerlas en marcha aquellos que me leéis con el café, como si el blog fuera una galleta María cualquiera).

*Esto también es un Míchel tribute. Él sabe de lo que hablo.

6 comentarios:

  1. Qué es eso del Q-Ball? No me han dicho nada!! Jop, ojalá pudiera... El próximo en Màlaga! Felicidaded por las 1000 entradas! Tú si que eres todo amor!

    ResponderEliminar
  2. No te hemos dicho nada porque has estado fuera. Ya hemos jugado varias veces y es divertido, aunque habrá que reinventarlo si va mucha gente.

    Me apunto MOpi!

    ResponderEliminar
  3. jo que divertido lo del Q-ball jajaj luego decis que no teneis creatividad, en la vida se me hubiera ocurrido un juego así. A mi me da mucha verguenza la verdad, pero de todas maneras bajo para Málaga dentro de unos dias.
    Lo de utilizar la agenda espero que te vaya mejor que a mi :-(
    El concepto de breve yo tampoco lo llevo muy bien,jajaja Te leo. Saluditos.

    ResponderEliminar
  4. Así que Q-ball, eh? Pues a mí el plan me suena más que bien, así que si puedo, que seguramente sí, me acercaré! :) (me llevaré a mi hermano, que está de visita esos días, y ya si eso hace él el pino, porque lo que es yo... tururú! :D)

    Un besote y feliz jueves!

    ResponderEliminar
  5. La semana pasada me compré un portátil. Pero lo llamo «mi portátil», no «mi Toshiba». :P

    ResponderEliminar
  6. ¡Q-ball for Olympics!. Mi capacidad para ligar con tíos (en general) está por encima de mi coordinación y mi habilidad con el balón... ¡como para encima hacer el pino!. Salvo que valga levantar los brazos por encima de la cabeza y juntar las palmas de las manos como "hacer el pino".

    Estaré atento a los noticiarios por si dicen algo, jejeje.

    Feliz entrada 999, la mil y las siguientes, que unas sin otras no van a ningún lado.

    Feliz fin de semana.

    Besos

    Txabi

    ResponderEliminar