massobreloslunes: Ya no tengo miedo de algunas cosas

lunes, 6 de octubre de 2014

Ya no tengo miedo de algunas cosas

En esta vida puedes hacer las cosas por dos razones: por deseo y por miedo. Y curiosamente Psicosupervivencia, mi estupendo blog sobre psicología y autoayuda, era un blog basado en el miedo. Miedo a que no me fuera bien como escritora, a que nadie quisiera contratarme, a terminar debajo de un puente. Era una especie de "seguro": una plataforma profesional para ganarme la vida como se supone que debo hacerlo.

Como algunos ya sabréis, hace unos cuantos días anuncié el cierre temporal de la página. Es un cierre simbólico, porque se queda ahí para quien quiera leerse los artículos, pero viene a decir básicamente que por un tiempo voy a pasar de la psicología y a ser ser solo escritora y escaladora. No está mal.

Hace un rato hemos salido Pablo y yo a pasear. Ayer fuimos a escalar, y apretamos nivel no poder abrir tarros hoy, así que me he tomado el día de descanso. Cuando no escalo, Pablo me saca por las tardes de paseo como a las maris que tienen alto el colesterol. Paseamos por la carretera, que es algo como muy de pueblo. Al principio, caminábamos por el arcen de la calzada principal, por la que apenas pasan coches. ¿Sabes cuando vas con el coche por la montaña, y de repente ves a un señor o señora caminando, y te preguntas "a dónde irá este"? Yo ahora lo sé: el señor es de pueblo y la carretera es su calle. Pero ahora cruzamos el puente que hay frente a casa hasta otra carreterita pequeña, que cruza entre olivos junto al río y por la que sí que no pasa nunca nadie. Mientras paseamos, comemos moras silvestres, señalamos las nubes bonitas y nos desviamos cuando vemos algo interesante. Si llueve, jugamos a sacudir las gotas de lluvia que se han quedado suspendidas en las flores.

"Nuestra vida es como una droga de diseño", me decía Pablo hoy. Él no tiene angustias ni neurosis respecto a vivir aquí. En mis días malos, yo le pregunto si acabaremos solos y aislados, porque no vamos a tener hijos, la gente con hijos no querrá ser amiga nuestra y si seguimos mudándonos cada dos por tres, todos nos olvidarán. Él no se preocupa por eso y tampoco por acabar debajo de un puente. Se limita a vivir como un mercenario de la roca, escalando con quien le ofrece el mejor seguro, a declarar todo el rato que es súper-feliz y a repetir las tres palabras que sabe en catalán (perro, ensalada y agua).

Hoy, mientras olfateaba el aire de otoño y escuchaba el río, yo tampoco tenía preocupaciones. Todo va a salir bien. Esta mañana he escrito 4698 palabras de mi novela, y cuando releía antes de comer me he echado a reír un par de veces. Con mi propia novela. Con gente que solo existe en mi cabeza. ¿No es eso genial? Escribir esta novela no nace del miedo: nace del deseo, en el mejor sentido de la palabra. Y ya he dicho muchas veces que no va a ser una obra maestra de la literatura, porque es demasiado banal y desvergonzadamente romántica, pero me chupa un pie. Si vosotros también os reís leyéndola, me daré a mí misma un high five virtual y estaré más que preparada para irme debajo del puente. Total, lo tengo enfrente de mi casa.

Gracias por la parte que os toca. Me siento cuidada y querida por vosotros, mis lectores. Muchos de los suscriptores de Psicosupervivencia se han unido también a esta lista de correo: son amor. Os saludo y os doy la bienvenida. Este blog ha sido (casi) siempre fruto del deseo, así que quizá la experiencia de lectura sea diferente.

Ahora todos mis planes, mis proyectos y mis ideas se resumen en una frase: voy a escribir libros y a venderlos. Además, no pienso preocuparme por la parte dos hasta que no haya terminado la uno. Y entretanto, me pienso poner inhumana de fuerte con ayuda de un plan de entrenamiento que hemos elaborado Pablo y yo.

Así que ya sabéis. Que tiemblen las estanterías virtuales de Amazon. Y los tarros de conservas.

Este no es nuestro paseo nocturno. Es la bajada a Espadelles, uno de nuestros sectores favoritos.

13 comentarios:

  1. Con lo de poneros fuerte como toros no te refieres a escalar, sino a cargar con esa enormidad que lleváis en la espalda, ¿no? La madre del cordero, ¿os lleváis la casa a cuestas haciendo senderismo? xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo se ha hartado de reír y dice que POR FAVOOOOR, que nosotros no hacemos senderismo. ¡Nosotros escalamos, baby! Mi mochila, en realidad, va casi vacía; el que pringa es Pablo, que lleva la cuerda y el material. Yo llevo el agua, la comida y mis cosas, así que si salimos un rato solo, voy muy descargadita. Me tiene más mimada...

      Besos!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Gracias! Espero colmar tus expectativas. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Sólo espero que la novela sea la mitad de guay que tu(s) blog(s) y entonces por siempre jamás me importará menos el hiatus de Psicosupervivencia. Sobre todo porque es como te descubrí, amiga. Aunque si he de ser honesto, Massobreloslunes es el blog que me ha hecho emocionarme, reír, llorar y conectar contigo a tantos niveles.

    Un beso enorme e inhumanamente fuerte.

    :)

    .C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito <3 Massobreloslunes es mi "hijo" favorito. Normal que el otro se quedara traumatizado. Yo espero que la novela sea MUCHO MÁS GUAY que el blog. ¡Me estoy esforzando mucho más! Pero bueno, son cosas distintas... Ay, qué presión.

      Un besote inhumano también para ti, majo.

      Eliminar
  4. Suena tan liberador perder esos miedos...Aunque no escribas en psicosupervivencia, estos post son tan utiles o mas como los que publicabas allí.
    Coincido con Kaperucito, me encanta y me llega lo que escribes aquí. Y con Amanda, deseando leer la novela.
    Un beso, Marina sin miedo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te resulten útiles! Puedo impartir sabiduría en múltiples formatos :D :D :D

      Muchos besos para ti también, y gracias por estar siempre al otro lado. ¡Muaks!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Mientras no sea como los políticos y luego me olvide de mis promesas... Nah, es broma, voy a intentar hacerlo lo mejor posible, de verdad. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Qué alegría Marina, ya me llegan tus escritos!! Y encima me han llegado varios juntos, aunque como soy lectora reciente aún estoy por lo antiguo, me lo dosifico... leerte es como un premio diario!!!

    Enhorabuena por tu decisión, te va a ir muy bien. Eres una gran escritora y por eso es lo que tienes que hacer, pero no nos dejes nunca en este blog!!!

    Deseando leer tu novela!!!
    Un abrazo grande, guapa!!!

    ResponderEliminar