massobreloslunes: Átame

domingo, 27 de agosto de 2006

Átame

- Deja que te ate – susurró Amalia al oído de Carlos, mientras le mordisqueaba la nariz y los labios.
- ¿Ahora?
- Sí, ahora, ¿porqué no?

Carlos se encogió de hombros y Amalia se incorporó hasta quedar sentada sobre él, a horcajadas.
- Aún falta para que lleguen tus padres, ¿no?
- Sí – afirmó Carlos mirando el reloj -, no son ni las once… hasta la una o así no hay que preocuparse.
- Entonces deja que te ate – ella se inclinó sobre él y le acarició el pecho desnudo, ronroneando suavemente.
- Está bien – aceptó él, escurriéndose de debajo del cuerpo de ella y caminando hacia el armario. No es que le volvieran loco aquellos jueguecitos; él era más de sexo clásico, normal, sin fantasías extrañas. Solía decir que el cuerpo humano le fascinaba lo suficiente como para no necesitar juguetes. Pero sabía que a Amalia le gustaba experimentar de vez en cuando con aquel tipo de cosas: atarse, usar objetos, ver películas…

Seleccionó tres corbatas oscuras. Tampoco era cuestión de jugar al sado con su corbata del Pato Donald. Tumbada en la cama, Amalia le miraba con una media sonrisa. “Parece que estemos rodando una porno”, pensó Carlos al verla ahí, echada y desnuda, chupándose distraídamente un dedo.
- Toma – le alargó las corbatas. Ella se levantó y él se tumbó en la cama, divertido, extendiendo los brazos como un Cristo.
- ¡Bien! – Amalia aplaudió entusiasmada -. Verás, verás qué bien lo vamos a pasar…

Carlos la miró mientras ella hacía el primer nudo, el de su mano derecha. El cabecero era liso, así que Amalia le ató a la barra del somier, por debajo del colchón. Era complicado hacer buenos nudos con las corbatas, pero después de un par de intentos el brazo de él quedó firmemente sujeto, incluso algo apretado.
- Me hace daño – se quejó.
- ¿Qué gracia tiene, si no? – ella continuó impasible con la mano izquierda.

Carlos tenía que reconocer que, aunque la posición era un poco incómoda, estaba empezando a excitarse. Sobre todo, le gustaba ver a Amalia inclinada sobre él, con los pechos balanceándose suavemente y el pelo tapándole la cara, mordiéndose concentrada un labio y entrecerrando los ojos.
- Bien, bien – murmuró ella, satisfecha, una vez que hubo terminado con la izquierda -. Y ahora, amigo mío, mírame por última vez porque no me vas ver más – y Amalia ajustó con fuerza la tercera corbata alrededor de los ojos de Carlos.
- ¿Y ahora qué? – preguntó él, insinuante. Tenía que admitir que estaba muy caliente.
- Pues ahora… No sé, ya veremos – Amalia sonrió y le besó largamente en los labios. Luego le acarició el pecho desnudo, le mordisqueó los pezones, bajó hacia el pene, que empezaba a endurecerse.
- Eres muy, pero que muy mala – murmuró Carlos, entreabriendo los labios.
- ¿Te imaginas que…? – Amalia dejó la frase a medias y Carlos sonrió, pensando en vete a saber qué fantasía retorcida.
- ¿Qué?
- ¿Te imaginas que ahora te dejo aquí atado y me voy? ¿Y que luego vuelven tus padres y te encuentran así?

Amalia soltó una carcajada. Carlos rió y la buscó con la boca. Ella había parado por un momento de tocarle.
- Sería muy divertido – prosiguió ella -. Sería muy, muy divertido.
- No te volvería a hablar – afirmó él, aún sonriendo.
- Ya, ya, pero piensa que a lo mejor yo no tendría interés en volver a hablarte. Sería La Venganza – él pudo percibir las mayúsculas en el tono de ella -. Imagínatelo. Tú piensas que todo aquel asunto de los cuernos ya está olvidado y perdonado, y de repente ¡plas! Tu chica te deja atado y amordazado en la casa de tus padres.

Carlos intentó rodearla con las piernas. Empezaba a alarmarse un poco. Amalia se libró de sus piernas y se levantó de la cama.
- ¡Sería genial! – parecía entusiasmada, como si estuviera planeando un viaje o una fiesta -. En serio, piénsalo. Qué putada.
- Tú no serías capaz de hacerme eso. Vamos, ven aquí – Carlos empezó a tironear nerviosamente de las correas de los brazos -. Ven, Amalia, quiero sentirte. Quiero hacer el amor contigo.
- Venga ya… no me vengas ahora con esas – él no podía verle la cara, pero su voz se había vuelto de repente seria, silbante -. Oh, qué gran plan sería. Espera, voy a beber agua.

La oyó levantarse y caminar hacia el baño. Desde allí escuchó su voz, resonando en las paredes cubiertas de azulejos.
- Sería un gran plan, ¿verdad? Meses fingiendo para llegar por fin a esta situación, a estar aquí en casa de tus padres y tenerte a mi merced, para luego dejarte tirado y vengarme de ti – Carlos oyó el grifo abrirse y a ella beber -. Sería muy cruel por mi parte, pero muy inteligente, ¿no crees?
- Amalia, no tiene gracia. Ven aquí.
- ¡Venga, Carlos, claro que tiene gracia! – de repente su voz volvía a ser alegre, cantarina casi -. Tiene un montón de gracia. Tiene casi tanta gracia como lo de Marta. La fiesta aquella a la que yo no pude ir, ¿te acuerdas? Yo yendo a buscarte a casa a la mañana siguiente, llevándote croissants y espidifén para la resaca, y ella saliendo de tu portal con los tacones en la mano. Fue divertidísimo.

Volvió a entrar en la habitación y se acercó a la cama. Besó a Carlos en los labios y le manoseó el pene, ya completamente flácido.
- Vaya, ¿te he cortado el rollo? – preguntó, preocupada -. Lo siento, cariño, venga, anímate… no es para tanto. Te encontrarán y os reiréis juntos de esto. Tus padres son majos.

Amalia empezó a reírse a carcajadas.
- Estoy… estoy imaginándome la cara que pondrían – apenas podía hablar de la risa -. ¡Casi me gustaría quedarme para verlo!

Carlos empezó a reír también, histéricamente. Había notado que el nudo de la mano derecha estaba un poco flojo. Si le seguía la corriente, tal vez podría desatarse.
- ¡Joder, a mi madre le daría un infarto! – exclamó. Amalia soltó una carcajada. Se retorcía de la risa, sentada al borde de la cama -. Imagínate, ¡su hijo favorito atado en la cama como un salido! – más carcajadas.

De pronto, Amalia dejó de reírse.
- Creo que voy a asegurar los nudos – dijo, y se inclinó sobre el brazo izquierdo de Carlos, mientras él luchaba frenéticamente por desatar el derecho. “Que no se dé cuenta, por favor, que no se dé cuenta”, suplicaba mentalmente. Por fin, la corbata cedió y liberó el brazo.
- ¡Ya está, ya está, soy libre! – gritó -. ¡Quita de encima, chiflada! – empujó a Amalia de la cama y se arrancó la venda de los ojos, e inmediatamente empezó a desatar su brazo derecho.
- Pero Carlos – Amalia estaba ahora de pie, al borde de la cama, mirándole con los ojos asombrados y redondos -. Si era una broma. ¿Te lo has creído en serio?
- Joder, no sé – Carlos miró la expresión compungida de ella y dudó un poco -. Pues es que no sé, es que hablabas como una loca, Amalia.
- Cariño… - su voz era infinitamente dulce, y se inclinó sobre él, abrazándole. Él dejó de manipular el nudo por un momento y la estrechó un poco -. Mi amor, yo nunca te haría eso. ¿Cómo iba a hacer algo así? Sería una putada enorme. Amor mío, yo te quiero.
- Pero, ¿y todo eso que has dicho de los cuernos? ¿No lo piensas de verdad?
- Cariño, ya hemos hablado de eso un montón de veces. Ya me lo explicaste. Fue una sola noche, una tontería. Estábais borrachos, no significó nada para ti y ya quedamos en que no vamos a echar a perder esto tan bonito que tenemos por esa chorrada. Ay, cielo, pero ¿cómo puedes ser tan tonto?

Carlos suspiró. Pues claro, era idiota. No sería capaz de hacerle una putada así de grande.
- Oh, Carlos, lo siento, siento haberte asustado – ella no paraba de besarle la nariz, los ojos, la boca -. Pensaba jugar un poco más, vestirme incluso, pero luego iba a parar la broma.
- Yo sí qué lo siento, mi niña… es que actúas muy bien – Carlos sonrió y la abrazó -. Venga, vamos a olvidarnos del tema.
- Vale… pero voy a atarte otra vez, que de verdad me apetece, me excita un montón.

Carlos la miró fijamente. Tenía los ojos muy abiertos y sonreía con los labios cerrados. Le besó y le arañó la espalda, y después le mordió el cuello mientras movía la mano arriba y abajo de su pene. Oh, Dios, era increíble la facilidad que tenía aquella chica para ponerle cachondo. La rodeó con el brazo izquierdo, extendió el brazo derecho y dejó que lo atara de nuevo.

Amalia le miró, le besó y sonrió. Se separó con suavidad del brazo izquierdo y lo ajustó a la otra esquina de la cama.
- Joder, no pensé que fuera tan fácil convencerte otra vez - dijo, mientras soplaba el mechón rebelde que le caía frente a los ojos -. Ahora ya sé que tengo que apretar bien el nudo.

8 comentarios:

  1. Para que luego digan que no hay amores que traen experiencias al límite.
    Debería haberse ido con la llave en el bolsillo y silbando con el perro, vamos sultán, vente conmigo que Carlos está muy liado... jajaja. En ese caso Carlos no escucharía al perro ladrar a la llegada de sus padres y no podría avisarles: papá mamá, no entreis que estoy todo liado... jujujujuju.
    Come on Honney, take a walk on the walkside.

    ResponderEliminar
  2. Menudo par de zorras, Amalia y tú (con cariño, ¿eh?) xDDDDDDDDDDDDDD
    Con lo que mola atar a la gente! <3

    ResponderEliminar
  3. hay que reconocer que faltó un detallito: ponerle un calcetín en el pene para que se vira mono, y por respeto a los padres, jejejeje.

    ResponderEliminar
  4. Es un relato estupendo.
    Felicidades por tu blog ; )

    ResponderEliminar
  5. Mira que fue tonto el Carlos... Dejarse atar de nuevo... Si está visto que tiran más dos tetas que dos carretas.

    ResponderEliminar
  6. Se deja atar otra vez??? Pero bueno, esto qué es? Claro que, en fin, el poder de una nínfula diabólica acariciándote el pene no tiene límites... :P creo q voy a desconfiar de las chicas con corbata...

    ResponderEliminar