massobreloslunes: Cantimploras vacías, botas limpias

domingo, 19 de agosto de 2007

Cantimploras vacías, botas limpias

Ya estoy de vuelta. Llevo un rato intentando escribir un post sobre el viaje, pero no me quedaba muy convincente: era uno de esos textos con los verbos en infinitivo, mucho punto y seguido y un montón de pinceladas idílicas y chispeantes sobre lo bien que lo hemos pasado.
Después de pelearme un rato con el teclado, he bajado a tomar un poco de queso que he traído del norte. La casa estaba en penumbra y he tocado un rato el piano mientras pensaba que irse es estupendo, pero volver también está muy bien.
Echo de menos a J., aunque sé que está en su casa, a diez minutos de aquí. Llevamos una semana sin despegarnos, decidiendo juntos en cada momento el siguiente paso a dar, peleándonos por ver o no ver otra dichosa iglesia románica, haciéndonos cariñitos en la tienda. De repente vuelvo a tener autonomía, y es como si me faltase la mitad de algo, o algún tipo de público que escuche y apruebe qué tengo pensado hacer en los minutos siguientes. Sin él hay mucho silencio.
Al final subo y releo el post. Con este viaje, como con tantas cosas, pasa lo de siempre: a mí me parece único y especial, pero sé que si lo escribo aquí, si cuelgo las fotos, quedará reducido a un puñado de anécdotas y a una felicidad como la que puede tener cualquiera.
Y yo no quiero hacerle eso a nuestro viaje.
A lo mejor escribo algo más mañana y cuento algo divertido, como el día en que nos perdimos en un parque natural y acabamos haciendo ocho kilómetros trotando por mitad del bosque húmedo, apartándonos del sendero para esquivar a las vacas. O hablo de la problemática de la sidra asturiana, que hay que bebérsela de golpe y, según J., “no incita a una conversación tranquila”.
Pero el resto creo que me lo voy a reservar.

6 comentarios:

  1. A veces las palabras no hacen justicia a lo vivido... por eso desconfío de según que escritos... si bien trato de contextualizar...
    Por lo que cuentas, me imagino como sería y las sensaciones que traes.
    Eso basta.
    Salud/OS!
    PD: Yo también releo hasta la saciedad los posts, por lo mismo que explicas!!

    ResponderEliminar
  2. Buenaaas...
    Volver de un viaje con fotos, anécdotas y momentos felices ya es en sí mismo algo especial y único... Y al final, qué más da cómo lo vean los demás, que no han estado ahí! :P

    Yo también soy una enamorada de Asturias; ¿qué tal te las has apañado para comer por allí? :) Besines!

    ResponderEliminar
  3. jo, el tercer post que leo sobre unas vacaciones idénticas a las mías.
    y yo que (también) las creía tan especiales...... menos mal que mi post ya estaba publicado

    ResponderEliminar
  4. Me recuerda mucho a las rutas q hicimos hace muchos años por aquellos lugares, y la dificultad de expresarle a la gente lo que significa hacer una ruta y las anecdotas que te pasan. Bueno un saludo:

    Elena Díaz

    ResponderEliminar