massobreloslunes: A quien madruga...

jueves, 15 de marzo de 2007

A quien madruga...

Siempre que dormía hasta tarde, su madre le despertaba a golpe de aspiradora diciendo "vamos, levántate, que ya están las calles puestas". El día que el insomnio le hizo salir antes de lo habitual, vio con sorpresa como unos hombres con mono azul de operario desenrollaban largas alfombras de asfalto entre los edificios y las tiendas. La gente esperaba frente a sus casas con el motor del coche en marcha o tamborileando impacientes sobre sus maletines. Él se frotó los ojos y se metió de nuevo en casa, para echarse a dormir (o a despertar) un rato más.

2 comentarios:

  1. Hay gente que duerme por el día, esperando a la noche para buscar cosas que quedan bajo las calles. Entre la mierda de los gobiernos, alguna playa olvidada por una generación que hoy destruye el mundo, polvo de algún barrendero demasiado cansado como para no levantar la acera disimuladamente, flop flop, árboles, vacas muertas, hombres mineros, niños mineros, viejos mineros, que vagan de un país a flotando en el nivel freático, linces perdidos y no pocos prados… a veces, encuentran algo útil, algo gracioso, alguna chatarra que ya no sirve para nada, que no se sabe ni lo que es, pero que produce una gran fascinación. Al menos como para considerar que ese día ha sido un día afortunado.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha hecho gracia esa frase, ya que de pequeño me la decían a mí también... Venga, a casa que van a quitar las calles... o por el contrario, por las mañanas, las calles ya estaban puestas. Y dejaba volar mi imaginación para tratar de ver la escena de esos operarios retirando y montando (según la ocasión) las calles. Que gracia, me has recordado un bonito pasaje de mi vida.
    Salud/OS!

    ResponderEliminar