massobreloslunes: Marte, Venus y eso

miércoles, 2 de mayo de 2007

Marte, Venus y eso

Nueve de la mañana. Cafetería de la facultad. E., N. y yo desayunamos después de una práctica de memoria.

E.: Pues ayer tuve bronca con M.
N. y yo: ¿Y eso?
E.: Nada, tía, lo de siempre, yo estaba super cansada, le llamé y él al rato ya me quería colgar, como siempre. Y yo le dije: es que nunca tienes tiempo para mí, es que cuando te necesito tú no estás. Y acabé soltándole que no sabía si éramos compatibles, y nada, al final lo de siempre, nos arreglamos, pero tía, es que estoy harta, todos los días igual, yo queriendo contarle lo que me pasa y él dándome largas.
Yo: Ya, tía. Es que eso jode.
N.: Ya te digo que si jode.

Sorbo colectivo-solidario de café.

N.: Pues yo también tuve bronca ayer.
E. y yo: ¿Qué pasó?
N.: Que le llamé por la mañana porque tenía ganas de verle, para ver si me pasaba por su casa. Y me contestó “qué quieres”. Así, con esta voz, “qué quieres”, como si yo le estorbara, vamos, como si le interrumpiera. Y yo le dije que a mí no me hablara así, que encima de que le llamaba para verle. Y le dije que ese tono de voz se lo podía meter por donde le cupiera.
E.: Es normal, tía, es que es muy desagradable que te contesten así.
Yo: es que ellos no se dan cuenta, y un tono de voz dice muchas cosas.

Mordisco colectivo-solidario a la tostada.

Yo.: Pues yo también me mosqueé con J.
E. y N.: ¿Por qué?
Yo: nada, porque me dijo que me iba a llamar en media hora, y tardó una, y claro, yo ahí esperándole como una idiota, y luego encima cojo el teléfono y él “cómo está mi niña preciosa”. Mi niña preciosa. Hay que joderse. Pues esperando a ver si te da la gana de llamarle, imbécil, así está tu niña preciosa.
E.: Es que ya les vale a los tíos.
N.: Desde luego, ya les vale.

En algún lugar del planeta hay un hombre tranquilo. Lee, juega a la Play Station o toma algo con sus amigos. En otro lugar del planeta, una mujer acumula furia con la fuerza de un tsunami.
El mundo está lleno de tíos que no saben la que les espera.

5 comentarios:

  1. Una vez escuché a alguien decir de las mujeres que eran "el bicho que le picó al tren"... para describir lo impredecible de su idiosincrasia.
    En mi caso, particularmente, te puedo decir que salía hasta que se rompía la noche con los primeros rayos de sol. Pero cuando comencé a vivir con mi pareja, me hice ultra-casero... (dónde mejor que en casa). Ya ves, ni tanto ni tan poco... pero uno a veces no sabe como acertar.
    Salud/OS!

    ResponderEliminar
  2. Me siento totalmente ajena a lo que cuentas... yo no puedo con eso de separar el mundo de "los tíos" del de "nosotras".

    ResponderEliminar
  3. Bueno, no es cuestión de separarlos ni de hacer dos mundos. A mí me encantan los hombres, tengo muchos amigos masculinos y hasta salgo con uno xD Pero sí que vea ciertas diferencias en su forma de ver la vida y de encarar las relaciones y la nuestra. Y la conversación del otro día me hizo tanta gracia que no he podido resistirme a reproducirla. En cualquier caso, es una caricatura como cualquier otra.
    Además, yo en comandilla soy muy solidaria y critico como la que más, pero lo que realmente está pensando mi cerebro (y el de cada mujer que echa pestes de los tíos) es: "sí, pero el mío es diferente" (suspiro).
    Probablemente, también es lo que piensas tú ;)
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay, no vayas a pensar que he sugerido que seas antihombres!
    Lo que no me gusta es que a los chicos se les atribuyan determinadas características sólo por su sexo. Y esto te digo yo de buena tinta que es un error(¡como que el mío es distinto! :D)

    ResponderEliminar
  5. Pues yo estoy de acuerdo, y cuando la ola les pilla lloran y se preguntan cómo les ha podido pasar eso.
    Pues escondiéndote para no ver las cosas, así te ha podido pasar,
    (Vale, y nosotras somos un poco tracioneras, vale, lo acepto pero los que lloran luego son ellos)
    jo, que quemada estoy, se nota no?

    ResponderEliminar