massobreloslunes: Decisiones

jueves, 6 de septiembre de 2007

Decisiones

Yo pensaba que bastaba con decidir qué ibas a estudiar y dónde ibas a hacerlo. Esas dos decisiones me parecían ya lo suficientemente trascendentes y complicadas. Sin embargo, algún duendecillo de la naturaleza ha decidido que me voy a comer la cabeza hasta extremos inconcebibles durante todo el tiempo que tarde en acabar esta grrrftxxx carrera.

A finales del año pasado, decidí (como algunos sabréis) que me volvía a Málaga. Lo tenía clarísimo. No le veía más que ventajas. Después de un verano de malagueñidad claustrofóbica, he decidido que me vengo a Granada. Lo tenía clarísimo. No le veía más que ventajas.

Hoy estoy aquí, en la Biblioteca Pública de Granada, escribiendo como hace unos meses, mientras estudiaba para los exámenes de Junio. Llevo todo el día en la ciudad y ni siquiera sé cómo me siento. Creo que rara. Extraño a J. Me da la impresión de que la claustrofobia, o lo que quiera que sintiera, no está en Málaga, ni en Granada, ni en ningún lugar. Está en mí. Igual que las ganas de huir cuando las cosas se ponen difíciles. Igual que el miedo.

En última instancia, las dos opciones se parecen mucho. Las dos requieren que me enfrente a algo que temo: a la soledad, a la compañía, a lo desconocido, al pavor infinito de lo conocido. Esté donde esté, aprenderé algo y saldré siendo más fuerte y mejor persona, supongo.

Pero lo importante es que ahora mismo, en este preciso instante, no tengo ni puñetera idea de qué hacer. Daría algo por que alguien tomara la decisión por mí. Si alguno se apunta a dar consejos gratuitos, le estaré muy agradecida.

2 comentarios:

  1. Lo mejor sería, querida amiga, que andes a caballo entre las dos ciudades, que además no están muy lejanas entre si.
    Así tus claustrofobias se reducirán a la mínima expresión, así como las añoranzas a J.
    Es fácil decirlo, pero puede hacerse... Hay gente que se pasa el año cruzando el charco, y en mi familia conozco casos, entre la Argentina y España.
    Espero que te sirva... aunque una gota de agua no hace un mar!
    Salud/OS!

    ResponderEliminar
  2. Yo si te voy a decir algo que te servirá. Yo lo pasé igual que tú, estaba en Barcelona y no estaba bien, me iba a Tarragona y no estaba bien. Llené páginas en mi diario describiendo cosas similares a lo que tu escribes.
    Hace dos años me licencié. Y recuerdo aquellos días con dureza, pero lo que más recuerdo son los buenos momentos que pasé después de los tragos duros. Hoy estoy en Murcia y no tengo un mal trabajo, después de los tragos duros.

    Ánimo.

    ResponderEliminar