massobreloslunes: Esta mi comunidad

jueves, 31 de enero de 2008

Esta mi comunidad

Una de las cosas que tienes que aguantar cuando vives en un piso de estudiantes es que te miren raro cada vez que entras con alguien del edificio al portal. Si me abre alguien mientras estoy buscando mis llaves, no paro hasta que las encuentro y las exhibo retadora delante del vecino desconfiado de turno.

Los vecinos de esta comunidad, concretamente, son de lo peorcito que me he encontrado en cuatro años. No te dejan ni atar la bici en el portal. Por eso me puse un poco nerviosa el otro día, cuando entré con una ancianita que se plantó delante del ascensor mirándome de reojo. En este tipo de situaciones, a veces directamente paso y me subo por la escaleras, pero ese día venía del súper cargada de bolsas, y decidí reivindicar los cien eurazos mensuales que pagamos en mi piso de comunidad.

- Buenos días - dije, concentrándome para que el pelo se me pusiera más rubio (¿más rubio? ¿o solamente rubio? que últimamente estoy de un castaño insoportable) y me diera aspecto angelical.

- Mshmshs - contestó amablemente la señora.

Había dejado de mirarme de reojo y me examinaba sin pudor. El ascensor se abrió y la pobre se vio obligada a compartir el pequeño espacio con el peligroso metro y medio* de psicópata estudiante semirrubia armada con bolsas del Dani.

- Yo voy al segundo - dije, y rogué para que ella fuera a otro piso y no creyera que todo era un premeditado plan para estrangularla (una vez que soltara las bolsas y me volviera a circular la sangre por los nudillos) y robarle los Lladrós.

- Mhhhmmjjj - hizo esta vez, y pulsó el segundo y luego el tercero.
Aproximadamente a los cinco segundos de tenso recorrido visual por mi jersey de colorines, formuló la pregunta que llevaba deseando soltar todo el camino.

- ¿Tú vives aquí?

- ¡Claro! - dije yo, intentando enfatizar que ¡Claro que vivo aquí! y ¡Claro que no soy una de esas de los timos del gas!

- Pues no te he visto nunca.

Curioso, señora. Y yo que pensaba que la probabilidad de que una se cruce en tres meses con todos sus vecinos de edificio es igual al suceso seguro.

- Bueno, es que he llegado este año.

- Aahhh... entonces claro... - la señora suspiró, aliviada. Obviamente, nadie que viva aquí más de un año escapa a su mirilla avizor.

Se abrió la puerta del ascensor y huí, apuntando con mi llave en dirección a mi puerta para ver si la anciana-segurata podía percibir que encajaban y quedarse tranquila.

Descuide, señora. Si alguna vez entro a robar en una casa, puede que lo haga a plena luz del día, a cara descubierta y confiando en la fuerza de mis cuarenta y siete kilos para reducirles a usted y a su yorkshire. Puede que coja el ascensor con usted para facilitarle las futuras ruedas de reconocimiento.

Pero seguro, seguro que las bolsas del súper me las dejo en casa.

*1'57 m, y aún estoy en edad de crecimiento.

4 comentarios:

  1. Como es la gente.
    Yo le hubiese contestado "¿Y a tí qué te importa?".
    Me carga la gente mayor que piensa que solo por ser mayor ya le debes respeto.
    Pero yo no paso por ahí.
    Si la gente es maleducada, soez, o simplemente, hija de puta (con perdón) el hecho de tener más edad o peinar canas, para mi, no son atenuante.
    En fin, que obraste con un saber estar que yo probablemente no hubiese tenido, por lo que ya te he explicado antes.
    Salud/OS!

    ResponderEliminar
  2. Menuda señora más repelete, no???
    Haberla dicho que no hablabas castellano... jajaaja la hubiera dado un patatús en el ascensor seguro

    ResponderEliminar
  3. Sí, pero mi vecina del segundo agoniza más...

    ResponderEliminar
  4. Ya ves, a mí me pasa exactamente igual, con eso de que en este bloque hay pocos estudiantes en nada que ven a alguien con pintas de adolescente salta la alarma ¬¬

    (y por ahí ronda también un yorkshire o perropatada similar que tiene ansias asesinas contra desconocidos, porque en nada que a uno se ahoga ladrando el desgraciao ¬¬).

    (echo de menos a Clemeeen T.T).

    ResponderEliminar