massobreloslunes

viernes, 11 de abril de 2008

Acabo de llegar de ver un partido de la Liga de Improvisación Teatral de Granada. Mañana se termina el plazo de entrega para el García Lorca y, en contra de lo que me propuse, no he preparado absolutamente nada. Pensé que sería capaz de hacer algo muy filológico y muy pretencioso, pero no lo soy, igual que no soy capaz de leer a Proust. Qué le vamos a hacer. Pero, por si acaso, llevo un rato hojeando cuentos antiguos para ver si, milagrosamente, Cortázar me había enviado un relato inédito que pudiera presentar con una mínima posibilidad de ganar los 1800 euros.

He releído, sobre todo, la remesa que escribí allá por la primavera de 2005, cuando abrí mi querido antiguo blog y me dio una súbita fiebre escritoril. Yo pensaba que esos cuentos eran gilipolleces y, sin embargo, me he encontrado con que me gustan. Me gusta la sensibilidad que hay en ellos. Me gusta que tratan de las chorradas que para mí son importantes. Y no importa si no soy el tipo de escritora capaz de escribir sobre filosofía o Buenos Aires o la guerra civil, o si no gano concursos o mi blog lo lee poca gente. Soy el tipo de escritora que me gustaría leer. No soy mi escritora favorita, pero no estoy mal.

ME GUSTA CÓMO ESCRIBO. QUÉ PASA.

Por cierto, que hoy me ha comentado mi profesor de Grupos una tarea que le envié y ha puesto “redacción mejorable”. Me lo dice alguien que no conoce el concepto concordancia sujeto-verbo. Casi exploto de indignación.

2 comentarios:

  1. Marina, di a tu profesor de Grupos que aprenda a leer.

    A mí también me gusta mucho cómo escribes, no eres la única. Y si no ganas los 1.800 euros del G.L. es porque no te lo habrás propuesto en serio.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué ta vas a esperar? para un profesor no es agradable dar con una alumna que escribe mejor que él... al final es eso :)

    .Paloma.

    ResponderEliminar