massobreloslunes: Missing

jueves, 22 de mayo de 2008

Missing

Esta vez parece que es definitivo. Te he perdido y, por lo que parece, no vas a volver. Ya había pasado antes, pero siempre volvías. Te resistías a separarte de mí. Ahora, sin embargo, creo que no hay duda de que se ha acabado.

Hoy me he despertado recordando la calidez de tu cuerpo. Nuestras siestas, nuestros sueños, cuando te colocabas sobre mí y respirábamos a la vez. La manera en que conseguías alegrarme el día en cuanto veía aparecer tu figura tras la puerta.

No sólo te agradezco todo el amor que me has dado, sino también lo mucho que te has dejado amar, aunque a veces hicieras como que no te dabas cuenta. A veces pienso que ésa ha sido tu misión en mi vida: dejarte querer, dejarme ser mejor persona dándote mi cariño.

Volviendo la vista atrás, me pregunto si hay algo que hubiera podido hacer para evitar perderte. Supongo que sí; siempre puede hacerse algo. Me digo que a lo mejor no estuve lo suficientemente cerca, que no lo hice todo lo bien que podría haberlo hecho. Al final no me queda más remedio que aceptar que las cosas son como son, que el tiempo no va a volver atrás, que tú nunca me has pertenecido. Que perteneces a la vida.

Déjame que haga un último intento: vuelve. Por favor, vuelve conmigo. Te necesito a mi lado. Nos quedan muchas cosas por hacer, muchos lugares donde vivir, muchos sofás por compartir. No te haces a la idea de lo mucho que me duele perderte.

Si no funciona y no regresas conmigo, espero de corazón que encuentres a alguien que te quiera al menos tanto como yo. Que te cuide como te mereces. Que sepa lo que te gusta, que se quede a tu lado, que te bese y abrace a menudo, que sepa disfrutar de tu olor limpio y cálido. Espero que estés bien, que seas feliz. Que la negrura del mundo no te coma.

Sin embargo, Clementina, gatita... te echo tanto de menos...

14 comentarios:

  1. Y yo que estaba pensando: "me gustaría que alguna chica escribiera algo así de mí".

    ResponderEliminar
  2. Puedo escribir cosas mucho mejores.

    ResponderEliminar
  3. No lo dudo, pero es el concepto.

    ResponderEliminar
  4. Oops! Según te leía, iba componiendo el comentario que iba a dejarte: no te aferres a esa persona, es lo mejor para tí y para tu salud mental, al principio duele pero a medio-largo plazo es mucho mejor liberarte de esa dependencia... Ya sabes, me estaba imaginando lo que yo pasé, y cómo lo recuerdo ahora. Pero tu última frase me ha hecho polvo y ya no sé qué decir.

    ResponderEliminar
  5. Volverá...
    Al final la morriña crea las ansias de regreso...
    Salud/OS!

    ResponderEliminar
  6. He de confesar y confieso que era un texto con truco, y que a mí, en general, los textos con truco no me gustan... pero no he podido resistirme.

    He perdido a J., y me duele. Casi todo lo que digo aquí podría aplicarse también a él. Pero la relación con J. nos la hemos cargado los dos, y no siempre fue bonita, ni pura, ni gratificante. Muchas veces sí, pero no siempre.

    Mi amor hacia mi gatita, sin embargo, siempre ha sido limpio. Sólo me ha dado satisfacciones. Incluso la vez que nuestro otro gato la mordió y tuvimos que ponerle una campana de plástico en la cabeza, y se pasó toda la noche maullando y sin dejarme dormir, y echó pus asquerosa por la herida durante días.

    Tenía una personalidad muy particular, era muy suya y al mismo tiempo muy buena. Te acercabas a ella, la mirabas respirar y era toda paz, y te dejaba apoyar la cabeza en su tripa. Cuando se hartaba de ti, te daba con la patita sin sacar las uñas. Le encantaba el jamón york, pero tenía que ser jamón-jamón (no le valía la fiambre para sandwich ni el chopped, ni siquiera el jamón de las pizzas) y además estar fresco y del día. Si no, la señorita no se lo comía. Así que le comprábamos paquetes de tres lonchas del mercadona. Cada vez que alguien entraba a la cocina, ella se ponía al lado de la nevera a maullar con la cara de rollera que tenía. Le colgaba la panza cuando bajaba las escaleras. Era absolutamente una criaturita de Dios.

    Me gustaría tener otro gato algún día, pero aunque suene a lo típico, no será igual que ella. Es verdad. La Clemen era una gata muy especial.

    (J. también es especial, pero al menos sé que a él no le ha atropellado un coche o se ha muerto de hambre en un contenedor)

    En fin, paro ya, que me deprimo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Es alucinante como se puede llegar a querer a esos pequeños seres. Las relaciones entre humanos, siempre son mucho más complicadas.

    Con respecto a J. solo decirte que no es fácil mantener una relación, que sé que duele la pérdida, pero de todo se aprende, y lo mejor es cuando se quedan ahi los buenos recuerdos. Pero tu todo eso, ya lo sabes, seguro.

    Mucho ánimo y mucha fuerza para superar tus perdidas. La vida es un continuo fluir, un torbellino de encuentros y desencuentros, un absoluto y maravilloso caos.

    ResponderEliminar
  8. Ah, y por cierto: yo nunca escribiría un post así si un tío me dejara. Creo que es poco digno :P

    ResponderEliminar
  9. ¡Mujeres! ¡Siempre pensando que tener sentimientos no es digno! :P

    ResponderEliminar
  10. Estoy de acuerdo en que la relación con los animalillos es mucho más pura, sana y mejor en general que la que podamos tener con cualquier humano.
    Mis dos gatos son mi familia - la única que he formado yo, hasta ahora - , y van conmigo donde yo vaya... el hombre que esté a mi lado lo tiene que aceptar!

    Espero que aparezca Clementina.

    ResponderEliminar
  11. Se pueden tener sentimientos. Pero el desamor es mejor llevarlo guardadito, donde nadie lo vea.

    ResponderEliminar
  12. Ohhh, espero que la recuperes. No hay nada peor que perder a uno de estos bichitos que tanto nos dan sin dar la sensación de dar nada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Bonitas palabras, Marina, si fueran dedicadas a una persona. Más tiernas aún si se las has dedicado a un bicho (y no digo bicho en sentido peyorativo). Yo también tengo un bicho (perro, se llama Golfo, porque lo es) y no imagino el dia en que falte. Ya está mayor (13 años), sordo como una tapia, pero fiel y cariñoso como siempre. Seguro que no sabré escribirle esas palabras, ya le escribí unos malos versos en mi biácora guarismo... pero estoy seguro de que lo echaré de menos un montón... ¡y yo no quería perro...!

    Y si tu subconsciente, o "consciente", escribía esas palabras a tu ex, bien orgulloso puede estar de ti y de tu cariño.

    Tengo un caso próximo de ruptura y luego vuelta... con éxito. Nunca se sabe. En cualquier caso, te deseo lo mejor: que encuentres gata y alguien que te haga tan feliz como mereces...

    Por cierto (ya sabes de mi vanidad) ¿dónde está tu crítica feroz a mi "Viento de Levante"? Mra que te amenazo con "Viento de Poniente".

    Un abrazo, Marina.

    Miguel

    ResponderEliminar
  14. Entonces ahora sí, nuestro amor es posible...


    Y es que tengo alergia a los gatos.

    ResponderEliminar