massobreloslunes

miércoles, 21 de abril de 2010

- ¡Marina! ¿te puedes creer que justo ahora iba a llamarte?
- ¡Telepatía!
- Sí, será eso.
- Nada, que he visto tu llamada perdida en mi móvil. ¿Querías algo, o sólo necesitabas oír el sonido de mi melodiosa voz?
- Quería oír tu melodiosa voz, pero también quería devolverte el portarretratos que te dejaste en mi casa, el que te regalaron mis padres. ¿Te apetece que quedemos mañana para tomar algo?
- Claro, cuando quieras.
- ¿Y qué tal, cómo te va?
- Muy bien, ya elegí plaza. Me voy a Cádiz, estuve allí la semana pasada y ya tengo piso.
- ¿En serio? ¡Qué bien!
- Sí, por el centro, un apartamento muy mono. Me voy a vivir sola. ¿Qué tal tú?
- Pues aquí, que no sé si dejar el curro e irme a vivir con mis padres.
- ¡Ja! ¡Mi vida es mejor que la tuya!
- ¡Marina! ¡Eso no se dice!
- ¿No decías que soy una borde? Pues para que no me eches de menos.
- Pero me voy pasado mañana de viaje a Abu Dhabi.
- Pero cuando vuelvas tu vida seguirá siendo igual y yo estaré camino de mi apartamento y mi curro genial en Cádiz. Mi vida sigue siendo mejor que la tuya.
- Casi que te devuelvo el portarretratos y dejamos lo de la caña.
- Venga, anda, te prometo que no digo nada más. Quedemos para tomar una caña.
- Vale, pues te llamo mañana y quedamos.
- ... ¡¡y además soy más joven!!
- ¿Qué?
- Que mi vida es mejor que la tuya y soy mucho más joven.
- Eres lo puto peor.
- No te digo que no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario