massobreloslunes: El amor dura tres años -- TMC10

martes, 21 de junio de 2011

El amor dura tres años -- TMC10

Me estoy leyendo un libro de Frédéric Beigbeder, el de 13'99 euros, que se titula así. El libro es brillante, conciso y tristemente divertido, o divertidamente triste. La tesis básica del autor es que el amor dura tres años, y que si lo aceptáramos podríamos disfrutar de ese tiempo en lugar de buscar la perfección inalcanzable que nos venden en las pelis. Dice que si las mujeres no buscaran al Príncipe Azul, un solo hombre imperfecto bastaría para hacerlas felices.

Hoy miraba mi casa y me miraba a mí con los ojos de un extraño. Yo otras cosas no sé, pero la autoestima la tengo bastante bien. Siempre he pensado que soy amable, que se me puede amar. Pienso que si alguien me viera bailando por mi casa, y después canturreando con la guitarra, o cocinando, o incluso dormitando en el sofá, pensaría: he aquí una chica adorable. Y mi piso, que me gusta mucho, también es un piso amable, con la frigopoesía, las fotos de mis amigas, la pizarra llena de dibujos de colores y mis libros de calidad heterogénea alineados en la estantería. El piso de una persona interesante y moderadamente feliz.

Después pienso en alguien mirando esos mismos libros y decidiendo si soy lo suficientemente buena para él. No querría que nadie me juzgara por mis libros, en realidad, aunque yo también mire los libros ajenos cuando visito las casas de la gente. Pero es que me aterra que me juzguen. Que alguien me compartimente y compare con lo que en teoría es su ideal de mujer, que en realidad, como he dicho otras veces, no es más que el conjunto de características del que se superponen con las propias. No es más que un juego de espejos.

Entonces pienso que si el amor dura tres años, no lo quiero. Porque que te quieran y luego dejen de quererte es chungo, pero querer y dejar de querer luego es casi peor. El desamor y su increíble potencial dañino, y ese sentir el corazón como una uva pasa o como un picadillo de carne. Reflexiono sobre todas estas cosas y pienso en mi amiga Metemary, que me dice que me rayo demasiado respecto a ese tema. Y no es que me raye, es que vuelve a mi cerebro a menudo, como una canción que no consigues sacarte de la cabeza, porque no es que no encuentre el amor; es que ni siquiera tengo claro qué coño es lo que estoy buscando o si existe siquiera.

Entretanto ejercito el corazón como ejercito los cuádriceps: para que sea útil y fuerte, para poder caminar con él incluso cuesta abajo, para que no me duela el roce del movimiento. Porque Beigbeder puede decir misa en arameo, pero yo, en mi ingenuidad, estoy convencida de que todo esto, la vida y sus idioteces, en realidad va del amor. Que mis días deberían ir de eso y que los últimos pensamientos de mi existencia irán de eso.

PD: El libro está chulo, en cualquier caso.
PD2: No puedo creer que sólo lleve 10 días de Michelian Challenge. Se me están haciendo eternos.

7 comentarios:

  1. A ti se te hará duro pero los demás seguro que estamos todos encantados.

    Si me permites una sugerencia podrías repasar este post (http://massobreloslunes.blogspot.com/2010_05_01_archive.html) para revisar lo que has cumplido. Siempre he tenido curiosidad! :)
    A

    ResponderEliminar
  2. Estoy tonta, en lugar del post puse el enlace al mes, me refería a este http://massobreloslunes.blogspot.com/2010/05/mi-nidito-de-soltera.html

    ResponderEliminar
  3. Lo de los tres años y tal... yo últimamente me planteo si no será al revés: el amor es lo que queda (si queda algo) después de esos 3,4 años. Lo que hubo antes, fue "enamoramiento", química, idealización, etc

    Pero bueno, aclaro que es una hipótesis que me formulo, no una afirmación ^^U.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. Animo estás haciendo un MC muy bueno!!!

    ResponderEliminar
  5. Todo el mundo te está juzgando constantemente y deberías desconfiar si no lo hicieran porque juzgar es el privilegio de la inteligencia. Por supuesto, hay modos y modos de hacerlo y, aún más importante, de declararlo, pero, según mi juicio, nadie es aceptado como una potencia infinita. Tus frigopoesías y tus pizarras de colores y tus canturreos no te determinan pero sí te explican y por ello , por tus decisiones, serás juzgada. No sé por qué existe una especie de pánico entre ciertas personas a ser tomadas por lo que no son. Es como si intentaran convencerte en todo momento de que esos libros no les representan exactamente, de que esa decoración no les representa exactamente, de que siempre hay algo que, visto con los ojos de un desconocido, no les haría justicia: ¿ no es acaso obvio que no hay texto ni comentario que puede hacerle justicia a una persona?. Eso ya lo sabemos pero déjame que me vaya haciendo una imagen de ti sin notas a pie de página. Déjame que decida si eres adorable. De eso va la vida.

    Anónimo76

    ResponderEliminar
  6. Yo últimamente estoy cada vez más segura de que el amor es como una fórmula química la hostia de difícil, o como uno de esos momentos en las películas en que alguien tiene que cortar el cable correcto para desactivar una bomba. Hay que tener choporrocientos elementos correctos para que funcione y basta con que uno falle para que se vaya la cosa al carajo.

    Pero me gustaría pensar que quien tiene la suerte suficiente o el suficiente cuidado para conseguir que todas las piezas encajen correctamente al final obtendrá una mezcla que durará mucho más de tres años >.<

    ResponderEliminar
  7. Vale, entonces según este señor, cuando un crio cumple tres años, su madre sigue cuidándole para no terminar en la cárcel, pero amor no le tiene ni pizca.

    Bueno, coñitas a parte, creo que Byron ha dado en el clavo.

    ResponderEliminar