massobreloslunes: Ganas de ballena

domingo, 25 de marzo de 2012

Ganas de ballena



Esta mañana iba yo en autobús camino de Cádiz después de terminar la guardia. Ah, el saliente. Ese momento en que el hospital te deja libre después de tenerte veinticuatro horas bajo sus garras, y todo (el sol, el mar, los desayunos y hasta los perros) te parece más brillante y bonito.

Iba leyendo con los tapones de los oídos puestos, intentando obviar la música maquinera de la radio, pero al final ha sido más fuerte que mi capacidad de concentración y he cerrado el libro. Me he quedado con la mirada así un poco perdida y el cuello descolgado sobre el asiento del autobús, observando las marismas y las calles solitarias de Puerto Real. Ha hecho un fin de semana de mucho viento, algunas nubes e incluso un par de gotas del fenómeno atmosférico anteriormente conocido como lluvia. Un tiempo malo, pero ideal para estar encerrada en el hospital 24 horas viendo a gente muy rara con problemas mentales, porque piensas: vale, yo estoy jodida, pero los de fuera también.

Cuando hace levante en Cádiz, el agua de la bahía se vuelve gris amarronada y se llena de olas cortas y espumosas, y yo me imagino el mar arrastrando la arena del fondo y removiendo los bancos de peces. Hoy reflexionaba sobre eso cruzando el puente de Carranza cuando he visto una roca muy grande que quedaba al descubierto sobre las olas. Entonces he pensado: y si fuera una ballena. Fíjate qué pensamiento más absurdo, que sólo me ha durado dos segundos. Porque no hay ballenas en Cádiz, ni creo que haya posibilidad de que llegue ninguna; desde mi desconocimiento oceanográfico lo digo. Pero entonces he imaginado muy claramente cómo sería que aquella roca fuera una ballena. La he visualizado saltando a cámara lenta y salpicándolo todo de gotitas transparentes, y los pasajeros del autobús asombrados sacando los móviles para hacer fotos y colgarlas en Facebook.

Ayer estuve hablando con mi padre, que me llama los miércoles y los sábados como mínimo y un poco más desde que me tiene como número preferido y le salgo gratis. A mi padre, que es cirujano, le gusta que haga guardias. Creo que se siente orgulloso, como si me estuviera enfrentando a las cosas duras de la vida o como si él hubiera conseguido transmitirme parte de su legado. Me preguntó qué tal me van las cosas. Bueno, no sé, bien, contesté. Últimamente es lo que contesto cuando me preguntan. Bueno, no sé, bien. Hace un par de meses estaba... no sé cómo decirlo... más entusiasmada. Ahora, le explico a mi padre, es como cuando estás leyendo un libro y pasan capítulos y más capítulos, y tú sigues leyendo porque el libro no está mal, pero al mismo tiempo te preguntas: ¿cuándo se supone que va a empezar lo emocionante?

Bueno, hija, me contesta mi padre. Yo creo que la vida no da mucho más de sí.

Así que creo que tengo ganas de ballena. Porque estoy bien, claro que sí, pero a lo mejor no exactamente infeliz, sino un poco aburrida. Preguntándome si al escritor que me escribe no se le dará tan mal hilvanar buenas tramas como a mí. Y esta mañana, mientras miraba por la ventana del autobús, ha sido eso lo que he reconocido detrás del absurdo impulso de imaginar cosas raras un domingo por la mañana. El aburrimiento existencial mezclado con mi optimismo incorregible. Las ganas de que llegue algo bonito que me sorprenda, con la misma cualidad inesperada y asombrosa de una gran ballena gris en la bahía de Cádiz.

8 comentarios:

  1. Algunos hablan de unicornios, tú hablas de ballenas xD Desde mi ignorancia me pregunto si al estar tan cerca del Atlántico no os podrá encallar por ahí una ballena algún día y me ha dado por recurrir a nuestro amigo Google, que me ha devuelto unos links (publi, me temo):
    http://www.naturexplorer.com/avistamientocetaceos/avistamientocetaceos.htm

    http://bookings.visithuelva.com/Customer/Availability/SightseeingProductDetails.aspx?ProductId=559648&lang=es-es

    Además resulta que en Rota hay una playa llamada La Ballena (http://www.clubrural.com/playas/La-Ballena-565.html) y un club de golf llamado Costa Ballena (http://www.ballenagolf.com/). ¡Estás rodeada de ballenas!

    ResponderEliminar
  2. Si te digo la verdad, mientras escribía el post he sentido la tentación de buscar ese tipo de información. He pensado: mira que si en Cádiz hay ballenas y quedo como una capulla. Pero es que entonces me cargaba toda la poesía del post. Así que he decidido dejarlo así, en la ignorancia, y esperar a que algún lector me lo aclarara. Jijiji.

    Por cierto, muchas gracias por tus comentarios, que la mayoría de las veces no contesto porque soy una floja, pero no porque no me gusten... Estoy lo hago extensible a los demás comentaristas. Y gracias especialmente por lo que escribiste en el relato de "la nieve". Me alegro muchísimo de que te gustara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo para ti también. La verdad es que cuando entro tarde para comentar algún post tuyo y veo ya 15 parrafadas... buf, qué bien que el blog no es mío y me las puedo saltar jaja.
    La verdad es que "la nieve" mola un montón :)

    ResponderEliminar
  4. Pues mira, qué casualidad, ayer mi hermano me contó que habían encontrado una ballena en una costa mallorquina -cosa totalmente inhabitual-, sólo que...pues estaba muerta.
    No lo digo para ser ceniza, sólo para contarte una casualidad. Y para entender que si siempre nos ocurre lo mejor que puede pasar (una filosofía que me gusta creer), el aburrimiento puede ser una buena cosa. Feliz lunes!

    ResponderEliminar
  5. Pues yo últimamente llevo un tiempo pensando lo mismo. No puedo decir que esté mal, y de hecho estoy bien, pero no sé... un poco sin más. Y no sé si es que la vida no da para mucho más o si somos nosotros :p

    (Bonito lo de la ballena)

    :*

    ResponderEliminar
  6. Mujer, por la Bahía no creo que se vayan a meter las ballenas (ellas se la pierden), pero por el Estrecho pasan un día sí y otro también. Yo llevo un montón de tiempo con ganas de montarme en un barquito de Tarifa para verlas, así que si te apuntas...

    (¿Por qué seremos a veces un poco miopes para lo bonito? Me encanta el aire de levante del post de hoy.

    ResponderEliminar
  7. Tengo familia en Cádiz precisamente y se echan las manos a la cabeza cada vez que sopla levante, pero parece que a vosotras os gusta ¿?

    ResponderEliminar
  8. Hola, me sentí súper identificada con tu post, ya que desde hace tiempo me siento así y creo que decir que tengo ganas de una ballena es una buena descripción :) también estoy metida en ciencias de la salud, me pregunto si a todos les pasará lo mismo en algún momento de su vida.

    ResponderEliminar