massobreloslunes: Últimos minutos de mis veintiséis años (emoción, emoción)

miércoles, 9 de mayo de 2012

Últimos minutos de mis veintiséis años (emoción, emoción)

Hoy ha entrado el calor de forma brusca y salvaje: un levante del Averno que ha tenido al Kpot protestando toda la tarde mientras íbamos, sucesivamente, a tomar café, a entrenar y a recoger las llaves de la casa nueva. Era para vernos a los dos saludando a los propietarios con las manos llenas de magnesio y colocando como primer adorno una chorrera rota de la Chamán encima de la tele. Este calor repentino le ha dado a todo un aire de cambio: de clima revuelto, épocas nuevas, oportunidades recién estrenadas.

No sé muy bien qué escribir. Los veintiséis han sido tan geniales. Es como si hubiera tenido veintiséis dos años seguidos, de lo que me han cundido. Me sentía como si fuera a quedarme siempre en esta edad. Y no sé qué escribir precisamente por eso. Porque estoy muy contenta, y la felicidad mola pero no inspira. 

Soy más feliz y más fuerte que hace un año. Está mejor mi piel, están mejor mis bíceps. Puedo hacer tres dominadas seguidas en la barra, tres, sin apoyarme en el suelo, sin que nadie me ayude un poquito a subir. Me están saliendo arrugas, pero son de reírme, y pecas, pero son de sol. Y aunque no tengo novio, en mi vida hay un montón de amor. 

Hace escasamente media hora he pulsado el ratón del portátil para hacer una transferencia al notas que me va a vender la furgo. Acabo de comprarme un coche, señores. Esas cosas que nunca pensé que sucederían están sucediendo: la vida te va pasando, quieras o no. Y de verdad, de verdad que hace un año, mientras le pedía a Fede Comín que me firmara su disco y me iba en metro a casa de Luna pensando que echaba de menos algo y no sabía bien qué, no podía imaginar lo que iba a ser mi vida justo un año después. 

Así que bueno, no voy a decir mucho más. No quiero hacer balance. Todos sabéis qué me ha pasado este año, que por algo llevo doce meses contándolo a tiempo real. La escalada, la escritura, los amigos, el amor, el desamor. Ha sido un buen año. Ahora estoy a punto de entrar en el 10 de mayo de 2012, en mi cumpleaños número 27, en la vigésimo séptima vuelta que le doy al sol montada en este planeta tan raro. Voy a disfrutar mucho de mi día. Me gusta porque me lo paso entero esperando que la vida me sorprenda, aunque sólo sea en forma de felicitación inesperada o de regalo bonito.

A lo mejor ahí está el truco. El de la felicidad, digo. En vivir todos los días como si fuera tu cumpleaños: sabiendo que son únicos, que son especiales. Manteniendo todo el rato un ánimo curioso y atento, confiando todo el rato en la capacidad de la vida para sorprenderte. Porque te sorprende, seguro. Quieras o no. Si hay algo que he aprendido este año, es eso.

(Así que, como en la foto, chapo este seguro y sigo escalando sin mirar atrás)

11 comentarios:

  1. Feliz cumpleaños, espero que todo te siga yendo igual de bien que hasta ahora o al menos respirando el mismo optimismo. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues, conociéndote y sabiendo que lo mereces, ahora viene lo mejor..... felicidad-es cielo....TqT

    ResponderEliminar
  3. Felicidades Marina!!

    Seguro que te siguen pasando cosas bonitas, porque sabes dónde buscarlas. Si vienen tiempos menos buenos, sabrás seguir caminando. ;D

    Eres lindísima, pasátelo muy bien y estrena tu furgo en un lugar bonito! :D

    ResponderEliminar
  4. FELICIDADESSSSSSSS MARINA!!!!!!!!!!
    Estoy segura de que los 27 van a ser geniales, y lo que dices..."la vida te va pasando, quieras o no" y hay que coger todo como viene y disfrutar ;) Un beso grande y que tu día sea especial.

    ResponderEliminar
  5. Muchas felicidades guapa, a seguir como hasta ahora!!
    un besillo

    ResponderEliminar
  6. Felicidades.
    Me ha encantado tu reflexión final, eso de vivir cada día como si fuera nuestro cumple. Me lo apunto ahora mismo para repetirmelo cada día. A ver si me funciona.
    No me queda duda de que con esa actitud este nuevo año en el que entras será mucho mejor todavía.

    ResponderEliminar
  7. Ooooh! Pues si se te han hecho cortos, es porque los has vivido! Dicho esto, ánimo con la mudanza, que las carga el diablo.

    Felices 27, Marina!!! Espero que estés teniendo un día genial lleno de sorpresas :)

    :*

    ResponderEliminar
  8. Muuuchas felidades MARINA,

    Joooo se me ha pasado por dos horas y pico...
    Lo siento:-)


    Un besito.

    ResponderEliminar