massobreloslunes: El amor es tú

martes, 5 de junio de 2012

El amor es tú

Siguiendo con el análisis de comentarios, me pregunta un anónimo cuál es la manera de entender bien el amor. Entonces yo le doy vueltas a su pregunta para ver si la puedo contestar de una forma no ya buena o mala, sino útil. Pienso en la aceptación, la comprensión, en quererse sin agobiarse, en ser cómplices, amigos, amantes, etc. etc. Compongo en mi cabeza algo que podría haber escrito Jorge Bucay.

Después recuerdo este texto de "Juliet, desnuda" y pienso que tiene razón. Que el amor es tú. No se puede abstraer el amor porque amor es un tú, es precisamente cuando no hay nada más que ese tú, y si eso no existe no hay amor. Y el amor bien entendido, digo yo, es precisamente dejar que ese tú te inunde. Salir del cascarón del ego. Ahí está su belleza: en que permite nuestro abandono.

El amor es tú, y cuando tú no estás, el amor se ha ido. No hay nada abstracto en ello. La abstracción está en el otro lado y no pueden convivir las dos cosas, como la luz y la oscuridad: si una está es porque la otra ya no. Así que si llegan la razón y las teorías es porque tú se ha ido o porque no estuvo nunca. Cuando existe amor es porque existe en concreto y tiene un nombre, un cuerpo y una cara, unas ideas y nuestra capacidad, que nunca deja de sorprenderme, de honrar a ese ser singular, ese cuerpo, esa cara, esas ideas, sabiendo que hay otros muchos seres mejores y peores, o al menos diferentes, siendo capaz de quedarnos con éste.

(Ayer por la mañana, por cierto, iba yo con Elsa y Tahira por las calles de la Malagueta. La niña se había hartado de la mochila, así que yo llevaba en brazos sus diez kilos de maravilla de la naturaleza para hacer honor a mis preocupantes músculos. Le daba besitos en la pelusilla rubia de la cabeza mientras Elsa y yo hablábamos del mundo moderno y de que es feo, de mudarnos a una ecoaldea, de vivir más cerca de lo verdadero. Pero no te preocupes, Tahi, le decía yo a la enana, porque el mundo en realidad es bonito, es flipante, está lleno de cosas hermosas. El mar y el sol y las palomitas y las bicicletas, enumeraba mientras le agarraba las manitas con las mías. Escalar y escribir y correr descalzo y meditar y las ecoaldeas y los mangos. Y la amistad y tu mamá y las sonrisas y el amor. Y cuando dije amor Tahi empezó a dar chillidos entusiastas y a moverse como una epiléptica, ¿te gusta el amor, Tahi? le preguntábamos, y ella no hacía más que dar palmas y emitir ruiditos. Así que igual venimos de serie con un conocimiento del amor mucho más profundo del que pensamos, con un increíble arsenal de amor de bebé alegre e incondicional. Todo es cuestión de desenterrarlo de donde quiera que lo tengamos guardado).

5 comentarios:

  1. Uuuuuuooo, qué final!!!

    Fíjate que estaba yo esta tarde en la piscina, pensando como vosotras en el Mundo Cenizo que nos está tocando, cuando en el patio que hay tras la cristalera una madre se ha puesto a jugar con dos niñas a ese juego que de la pidrecita y la tiza en el suelo de cuyo nombre no me acuerdo (¿rayuela?). Se reían tanto con una cosa tan simple, que volví a acordarme de que no todo está perdido.

    ¿Sabes que yo también me estoy tomando ya casi en serio la idea de la ecoaldea?

    ResponderEliminar
  2. Siempre te sigo, más de lejos que de cerca y con mi aficción a abrir mis blog y volver a cerrarlos y volver a abrirlos casi sin una entrada. Hablar del amor es tan difícil como encontrar algo que tienes delante de ti, con la mente puesta en otro sitio y no eres capaz de verlo. Pero tengo que felicitarte, es el mejor título como frase que he visto en mi vida: El amor eres tú. Y punto.

    Saluditos agigantados!

    ResponderEliminar
  3. Muero de amor con la anécdota de Tahira, y ya está :_________)

    ResponderEliminar
  4. Tahira además de ser amor, me enseña constantemente sobre el amor. Como ya te dije su amor es incondicional.

    Besitos guapi

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito el último párrafo! Pues sí, en realidad el amor en abstracto tiene poco sentido, pero ay, cuando hay un "tú"...

    ResponderEliminar