massobreloslunes: Amor-raro-llorar-Roma

martes, 10 de septiembre de 2013

Amor-raro-llorar-Roma

Si pudiera hablar ahora con la Marina de hace un año, la de "me siento sola, y cuándo encontraré a alguien, y tengo que conseguir ya un gato", y un largo etcétera, le diría: relájate. Encontrar el amor no soluciona nada.

Encontrar el amor, de hecho, es una experiencia bien rara.

No sé cómo explicarlo. Es verdad que han sido muchos cambios. Cambio de lugar de trabajo, de ciudad, de piso. Viajar a otro continente, conocer a Pablo y atraerlo con mis malvadas artes de escaladora hipnotista a esta tierra gallega que nunca le hizo gracia. Pero es mucho más que eso. Yo antes sabía dónde estaba el centro: justo en mi interior, en algún lugar entre mi pecho y mi espalda. Las paredes de mi identidad se construían alrededor de mi mundo y mis experiencias. Yo elegía qué compartir y qué no.

Ahora es como si en mi cabeza cupiéramos los dos, y los dos cupiéramos también en su cabeza y, de hecho, cuando me encuentro mal la experiencia de su amor me transforma, porque es como si yo viviera también de alguna manera en la mente de Pablo. Yo sé que él me quiere todo el rato, y es una sensación muy rara; como si alguien, en un lugar muy remoto, encendiera todos los días una velita por tu alma. Eso es muy bonito, pero también te obliga a buscar un nuevo centro: porque ya no está en ti, ni está tampoco en él; se encuentra en algún lugar muy íntimo, en mitad del espacio que queda entre los dos.

Lo que quiero decir es que estoy pasando una época difícil, incluso a pesar de haber encontrado el amor, y eso es lo más desconcertante de todo. Que no hay premios en esta vida; no hay ningún lugar a donde llegar. Y cada vez que reaprendo eso; cada vez que cambian las condiciones de mi vida y se convierte en lo que siempre quise que fuera y, aun así, la masilla gris y decepcionante de la realidad se filtra entre los ladrillos que yo coloco con tanto cuidado... bueno, entonces me pregunto, como Lionel Shriver, que todo esto para qué.

Pienso mucho en la muerte, últimamente. No me quiero suicidar, ni matar a nadie. Pienso en la muerte como experiencia inescapable, y es como si todos los días tuviera sentado a mi lado al fantasma de la transitoriedad. Hoy hablaba con Pablo sentada en la silla caletera, y lloraba porque me sentía inmensamente triste y, sin embargo, más allá de ciertos problemas con el coche que son sobre todo económicos, y de ciertos problemas laborales que se resumen en que ME ABURRO, lo más preocupante que podía contarle es que con el vestido que voy a llevar a la boda del sábado se ve la marca blanca que ha dejado en mi espalda la camiseta de escalada. "Cuando me pasa algo así - me explica él -, cuando me siento triste y no sé por qué, examino mi vida y me doy cuenta de que no tengo motivos. No hay ningún problema. Entonces me doy cuenta de que tiene que ver con algo más. No puede ser mi vida, porque mi vida está bien; debe ser algo más". 

Así que quizá por eso pienso en la muerte: porque en realidad toda mi vida va bien, va estupendamente bien si la comparamos con un 99% de las vidas humanas que han poblado alguna vez este planeta. Quizá ahí está la clave: he alcanzado algún tipo de meta, sé lo que quiero hacer y sé a quién amo, y ahora sólo puedo preguntarme si eso es todo. Y es una pregunta bastante existencialista y deprimente que hacerse a los 28 años, así que no sé si estaré al borde de algún tipo de importante despertar espiritual.

O quizá sólo es la vuelta al cole. Quién sabe.

10 comentarios:

  1. Si después de conseguir lo que perseguías te preguntas si "eso es todo" quizá eso que anhelabas para intentar "llenarte" en realidad no lo ha hecho.

    ¿Eso es todo?, claro que no...sigue viviendo para poder seguir buscando.

    Si te sirve de algo, yo te acompaño en la búsqueda.

    ResponderEliminar
  2. No hay techos Marina. La vida está en constante cambio, por eso, lo mejor es no pensar en el mañana ni mucho menos en el futuro. Solo disfruta de lo que tienes en este preciso instante sin preguntarte si ya está.

    Es precioso eso de sentir que alguien en un lugar remoto enciende cada día por ti una vela :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ains... me gustaría decir que no te entiendo, pero sí que lo hago. Yo también llevo una temporada así. ¿Y qué hubo en común en nuestras vidas recientemente? Pues eso, la culpa es de Madriz ;) Ya en serio, quizás sea la monotonía de llevar casi 4 años con el mismo proyecto (PIR) y te toque un cambio, ¿no? El 'descontento' con la vida laboral afecta bastante a otras áreas. No sé, al menos a mí.

    Te mando un besote!

    ResponderEliminar
  4. Igual es el mero aburrimiento, la falta de metas/retos lo que te pone triste. Tener demasiado tiempo libre para pensar es malo para la salud :)

    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. Marini, lo siento, pero me pareces super adorable llorando por lo de las marcas de la camiseta (aunque ese no fuese el motivo real de tu pena); eres como una versión dura de Carrie Bradshaw: divina pero escaladora.
    Yo creo que nunca puedes decir "hasta aquí he llegado, ya tengo todo" eso sí que sería la muerte, aún peor, la muerte en vida. Ahora sabes lo que quieres hacer y a quien amas, pues tienes que aprender a hacerlo lo mejor posible y a amarlo de la mejor manera. No sé si me explico, yo creo que no hay finales de hollywood para la vida, estamos en un constante estado de estar proyectados hacia el futuro, y seguro que cuando estés en esta empresa surgirán nuevas metas, porque no nos engañemos Marini, tú eres de culo inquieto, así que este aburrimiento existencial te durará lo que te duren las marcas de bronceado de la camiseta.
    Un besazo,
    Marta

    ResponderEliminar
  6. Hola Marina,

    Me gustaría darte ánimos en estos momentos, la muerte es algo que llegara, pero hasta entonces "Toma las rosas mientras puedas,veloz el tiempo vuela. La misma flor que hoy admiras mañana estará muerta."

    Muchas cosas se podrían decir, pero también el silencio te puede ayudar a sentir que formas parte de un todo. Que eres un Alma en continua evolución.

    ResponderEliminar
  7. .... Anicca....
    .....Anicca...
    .....Anicca....

    Seguro que hoy te encuentras mejor ;))

    Imagino que tendra mucho que ver tener una mente inquieta como la tuya, percepciones del mundo en 7D ;)) , que es injusto y eres consciente del sufrimiento que existe, que no puedes ayudar tanto como quisieras ni todos a tu alrededor pueden ser felices...

    ....o alguna maldita quimica que a veces se altera dando paso a esos sentimientos.....

    En todo caso....

    ....Anicca....

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Gracias Marina por tu blog, te leo con ganas tanto aquí como en psicosupervivencia. Esas sensaciones también son conocidas para mí,cuando lo tienes todo sientes que no queda nada y percibes la muerte como algo cercano y tangible. Estamos hechos de emociones y éstas se mueven y cambian como nosotros, todo viene y va. Tú sólo continua hacia adelante.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡¡Tomaaaaaaaaaaaaa, soy la seguidora número 100!!!! ¿qué se regala en estos casos? ¿uuuuuun viaje a las azores? ¿uuun ipod? ¿uuuunas galletas maría? ¿un estropajo de fregar? La emoción hace que sea incapaz de comentarte acerca de la entrada pero ya le iré cogiendo el rollo, de verdad.
    Mientras... por si te sirve... ahí va eso, a mí me ayuda :) Besos
    http://www.youtube.com/watch?v=JycLQs0A4Nw

    ResponderEliminar
  10. Animo churrasca!
    Yo creo que es el aburrimiento, porque si los únicos problemas que tienes son esos es que la vida te sonrie y vas por el buen camino, los baches están para eso para despertarte de tu sopor en la carreta y que agradezcas cuando llega la senda más llana!

    Venga, mi niña, que tu te comes el mundo por los pies y lo sabes, te permitimos que te pongas "choff" una vez al mes(coincidiendo con esos dias...jajajja) pero el resto eres tú la que nos da animos y nos carga las pilas.

    Asi que ponte autobronceador en esa marca blanca y palante!!

    chu!!

    ResponderEliminar