massobreloslunes: Robin Williams, el genio y la libertad

jueves, 14 de agosto de 2014

Robin Williams, el genio y la libertad

Este es un tuit de Evan Rachel Woods que ha recibido más de 100000 retweets.

Ya lo he visto un montón de veces y me sigue partiendo el corazón. En caso de que hayas vivido en una cueva los últimos dos días, te explico que hace referencia a la actuación de Robin Williams, fallecido el lunes a causa de un aparente suicidio, como el Genio de Aladdin.

La muerte de Robin Williams me tiene triste y confusa por varias razones.

La primera es que mientras vivía creo que nunca, nunca escuché o leí a nadie decir de él que era un actorazo. Las opiniones iban más bien en sentido contrario: era ese tipo de los ojos muy azules y la sonrisa un poco irritante, que te daba mal rollo por alguna razón que no sabías describir bien. Igual que Michael Jackson pasó de pederasta a leyenda después de su muerte, Robin Williams ha pasado de actor mediocre a magnífico comediante en cuestión de horas.

La razón está clara. Chequeas la Wikipedia para acordarte del nombre de la peli aquella que te gustó en la que hacía de gay, o para confirmar si salía en To Wong Foo con mi querido (y también muerto) Patrick Swayze, y repasas su filmografía. Te das cuenta de que, casi sin quererlo, te has tragado entre cinco y diez películas en las que salía el tipo. Yo le he visto en Jumanji, en Hook, en Una jaula de grillos, en Señora Doubtfire, en Más allá de los sueños, en Will Hunting, en Jack, en Patch Adams, en el mencionado A Wong Foo, en el Club de los Poetas Muertos y Aladdin no la cuento, porque mi corazón pertenece a Josema Yuste.

No son pelis de culto. Son pelis que has visto de pequeño, o en un autobús, o en un taller sobre el duelo y la muerte, o en la preparación de un voluntariado con niños, o en una noche en casa cuando la pasaban por la tele. Algunas sí que las alquilaste (o bajaste) y todo, pero son las menos. El tema es que te das cuenta de que Robin Williams y tú habéis compartido un extraño montón de momentos, aunque nunca te haya parecido un actorazo.

Además, te recorre el espinazo un inconfundible respeto. Ok, sí, era fácil decir que Williams era un petardo cuando vivía, pero ahora ves todas esas pelis listadas una detrás de otra y piensas: pues igual no era tan fácil. Igual este hombre ha dedicado su vida a algo con una intensidad demoledora.

Entonces viene la segunda cosa que me desconcierta, y es imaginármelo ahorcándose en casa con su cinturón. A lo mejor por eso me daba mal rollo y no sabía bien por qué; ahora, con la claridad que da ver las cosas a posteriori, casi percibo cierto miedo en sus ojos azules. Es triste que se suicide cualquiera; cuando lo hace alguien que en teoría tiene tanto como él, nos preguntamos si a los demás nos queda esperanza.

La muerte de Robin Williams es un criadero de tópicos. "Precisamente los que lo tienen todo son los que más sufren", "El dinero no da la felicidad", "Cuando uno no sabe qué hacer con el dinero es cuando se mete en la droga", etc. Para mí, es simplemente otro agujero negro de la incomprensión que deja un humano muerto. Pero es un agujero con eco: el bofetón en la cara de cualquiera que vea sus películas a partir de ahora.

Me quedo con el tuit de Evan Rachel. Me niego a recordar el infierno de los suicidas del que hablaba Más allá de los sueños. No sé si Robin Williams era un genio, pero espero de corazón que, se encuentre donde se encuentre, haya quedado libre.

8 comentarios:

  1. Alguien le consideraba mediocre? Un poco olvidado por mucha gente, tal vez y por motivos obvios, pero yo siempre pensé y escuché a mi alrededor hablar de él como un actor de la hostia. No me parece ni discutible! Lo que me sorprende es leer que no era una opinión generalizada, porque nunca me topé con otra.

    Pero en realidad venía a criticar el tuit (vamos, que yo solo aparezco para incordiar... Perdón!). Vi a varias personas publicarlo, la academia utilizó la misma cita... Y a mí no deja de parecerme insultante trivializar una pérdida comparándola con un momento tan bonito y positivo. Sí, el genio dejó atrás la esclavitud y se despidió de su amigo para ver el mundo y Aladdin le iba a echar mucho de menos. Pero joder, Robin Williams ha muerto, y no creo que lo hiciera contento. Entiendo el sentimiento que pretenden compartir, pero para nada creo que lo estén haciendo bien v.v

    Cos, la cansina

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu post. A mí siempre me da tristeza y me lleva a la reflexión cuando me entero de algún suicidio. Y siempre me molesta la gente que le encanta juzgar y los tachan de cobardes. Yo lo único que pienso es que es muy triste que alguien se sienta tan pero tan mal y desesperanzado que decida dejar de vivir. Incluso escribí un post sobre eso hace tiempo http://cajadequimeras.blogspot.mx/2014/02/punto-de-quiebre.html

    A pesar de que, afortunadamente, no soy depresiva y más bien padezco exceso de endorfinas, las pocas veces que me he sentido así me ha impresionado lo doloroso y devastador que es ese sentimiento. Tal y como dijiste en un tweet, somos pozos profundos de tristezas...

    Abrazos Marina.

    ResponderEliminar
  3. Yo diría más bien que " la muerte de Robin Williams es un criadero de topics "

    ResponderEliminar
  4. Siempre lo vi a él como a su personaje en "El rey pescador", siempre pensé que se interpretaba a sí mismo, alguien que ha perdido algo esencial, porque quien pierde el objetivo, su destino, pierde el sentido del porqué vive.
    Y no sé cómo sucedió pero durante muchos años me sentí identificado con él. No siempre con el personaje, sino con la persona que sobrevivía en un mundo que no estaba hecho para que viva gente como Robin Williams, el personaje que ocultaba a la persona.
    No me ha entristecido mucho. Imaginaba que tarde o temprano acabaría por no soportar seguir siendo un alma encerrada en una jaula. En cierta forma, me he sentido aliviado, quizá porque también pensé que por fin ya era libre.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo. Es una lástima esto que ha pasado porque así, casi sin darnos cuenta, todos hemos pasado muchos ratos especiales con Robin Williams.

    Tenía una capacidad especial para trasmitir ternura y cercanía. En la mayoría de sus películas lograba hacer reir pero también tenía siempre un punto entrañable y melancólico que amenazaba con hacernos soltar una lagrimita (no se lo digas a nadie, pero siempre que veo El Hombre Bicentenario tengo que hacer verdaderos esfuerzos para no llorar en algunos momentos).

    En fin, una lástima, pero le recordaremos con cariño.

    ResponderEliminar
  6. Mopi, te juro que no he vivido en una cueva, pero no sabía que había muerto.

    La Sra. Doubtfire era una de mis pelis favoritas de pequeña.

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Tuve la misma reacción que tú. La de pensar "le están idealizando ahora que ha muerto" y justo después ponerme a pensar en la cantidad de pelis que vi de él cuando era pequeña. Formó parte de mi infancia y no era consciente... Me dan mucho miedo las depresiones, hasta qué punto pierdes las ganas por todo... Por fin descansa..

    PD: mi corazón tb es de Josema Yuste jejeje

    ResponderEliminar
  8. a mi me encanta robin williams. siempre me ha gustado. deprende una alegria que me contagia y que seguramente está forzada porque actua pero que tambien seguramente le salia de dentro. la de peter pan por ejemplo no huviera sido la misma sin el.
    no he leido comentarios sobre su muerte y viendo lo que decis, tampoco hace falta. tengo mis propios pensamientos sobre el y son lo que me importa. me encanta robin williams

    ResponderEliminar