massobreloslunes: ¿Cómo se fomenta la lectura? ¿Y la masturbación?

miércoles, 10 de septiembre de 2014

¿Cómo se fomenta la lectura? ¿Y la masturbación?



Cuando era pequeña, todos los cuentos tradicionales me daban miedo. TODOS. Así que mi madre empezó a inventarse historias en las que solo pasaban cosas buenas. Un grupo de niños salía de excursión, celebraba un cumpleaños o iba a la playa, y todo iba estupendamente bien hasta llegar a la palabra FIN. Me grababa esas historias en un casette y me las ponía por las noches para que me durmiera.

Cómo saltó mi interés de las historias aconflictuadas de mi madre a los cuentos y libros de todo tipo, y después a querer escribir yo esos cuentos, es algo que se me escapa. Tampoco sé muy bien cómo empecé a leer, pero no recuerdo que nadie me obligara nunca. Más bien al contrario: yo quería leer todo el rato con una voracidad casi ridícula. Mis padres tenían que pedirme que leyera menos y que me relacionara con gente de verdad. Mi profesora me regañaba por pasar de sus explicaciones y leer mis libros debajo del pupitre. Mis habilidades sociales llegaban lo bastante lejos como para saber que pasar el recreo leyendo no era una buena idea, pero no me hubiera importado en absoluto.

Leía tanto que releía mis libros varias veces. Una vez aposté con mi primo a que era capaz de averiguar de qué libro se trataba, solo con que lo abriera al azar y me leyera un par de párrafos, y gané. Fulminé la biblioteca del colegio. Mi padre no me permitía comprar novelas con pocas páginas, porque "no me cundían", así que acabé leyendo Ben-Hur, Robin Hood o las obras casi completas de Julio Verne.

Toda esta introducción no es para vacilaros. Al fin y al cabo, a mí leer me gustaba. No tenía más mérito que mi amigo Maruchito Gamba, del que os hablaré otro día, y que se pasaba las tardes jugando a la Nintendo. Es para que entendáis hasta qué punto no empatizo con el concepto "campañas para el fomento de la lectura". Me sonarían igual de marcianas las campañas para el fomento de la masturbación adolescente.

Durante mucho tiempo, pensaba que nadie debería hacer campaña para que los demás leyeran: ¿por qué leer tenía que ser necesariamente bueno? A lo mejor los lectores estamos imbuidos de este aire de superioridad intelectual sin justificación ninguna. ¿Eres mejor persona por leer más que los demás? ¿Tienes más posibilidades de triunfar en la vida?

Hace un par de días, mientras íbamos en la furgo hacia Albarracín para hacer bloque con unos amigos, Pablo me preguntó si me gustaban más las películas o los libros. Yo me giré, lo miré fijamente y dije: "¿Eso es una pregunta de verdad?". Contestó que sabía que iba a responder eso, pero que le interesaba averiguar por qué; yo omití que era una forma muy rara de plantear la pregunta y me puse a pensar muy fuerte.

Escribir te permite imaginar más que las películas, claro. Es más portátil, y convierte cualquier lugar aburrido en una oportunidad maravillosa. Además, las historias te acompañan incluso mientras no las estás leyendo: sabes que tu protagonista espera con paciencia, incluso en mitad de la escena más emocionante, a que tengas un ratito para dedicarle.

Pero es que además leer es alucinógeno. Casi nunca estamos plenamente presentes en la vida real, pero sí que prestamos total atención a las novelas que nos absorben, así que, ¿quién sabe? Quizá la iluminación sea leer todo el rato. Además, leer te permite algo inaudito: meterte en la cabeza de la gente. Saber lo que piensan. Por muy bien que actúe alguien, es exactamente igual que mirar cómo habla tu vecina, o tu amiga, o tu compañero de trabajo. Deduces a partir de sus expresiones faciales. Con la lectura, entras en Matrix y ocupas su cerebro.

Ocupar cerebros ajenos debería permitirte entender cerebros ajenos, al menos en teoría. Debería darte más amplitud de miras. Porque ahora sé lo que es ser Marina, viviendo en un pueblito de Tarragona y compartiendo cama con un porteño igual de raro que ella, y también sé lo que es perderse en una isla desierta, enamorarse de una menor de edad, estar obsesionado con una estrella retirada del rock o morirse de cáncer. Más o menos, claro. Eso debería hacerme más sabia; lo que es seguro es que hace mi vida mucho más entretenida.

Volviendo al tema del principio: ¿cómo se fomenta la lectura? Porque leer es genial, esa es una afirmación con la que estoy 100% de acuerdo, y todos los niños deberían tener al menos un clima que fomente por igual su curiosidad hacia los libros. ¿Habría yo querido leer si mi madre no me hubiera contado historias felices a través del radiocasette de mi cuarto? ¿O si no hubiera visto a mi padre tirarse los veranos en la hamaca de la terraza, pasando páginas de sus gordísimas novelas (mi padre, como yo, piensa que si hay algo mejor que un buen libro corto es un buen libro largo)?

Un artículo que he leído hoy habla de concienciar a los padres para que lean con sus hijos diez minutos al día. Creo que pretenden fomentar que al menos los niños lean bien. No te puede gustar leer si no sabes hacerlo. Pero leer diez minutos al día es igual que no leer. Si estás leyendo de verdad, si lees algo que te encanta, no te conformas con diez minutos. Te faltan horas. Estás como Bastian, acurrucado en una colchoneta vieja, quizá pasando frío o haciéndote pis, y preocupado solo por que no se terminen las páginas del libro que estás leyendo.

Esta imagen es para dar vidilla al post.
Por cierto: ¿por qué el Bastian de la peli no está gordo?
¿Qué clase de director de casting gordófobo se atreve a desafiar el criterio de Michel Ende?

Así que no sé cómo se fomenta la lectura en los niños. Creo que se fomenta dejándolos jugar. Porque un niño que juega es un niño (algo más) tranquilo, y un niño tranquilo quizá lea. Se fomenta eligiendo buenos cuentos y contándoselos con interés antes de dormir, aprovechando ese intervalo altamente sugestionable del que siempre me hablaba mi amigo Anxo. Un niño que sabe que las historias hacen que sus padres estén cerca quizá lea. Se fomenta escribiendo buenas historias, historias adictivas, divertidas y soñadoras. Un niño que se engancha a un libro quizá lea. Se fomenta apartando a la familia entera de las pantallas, y no solo al niño. Un niño que no ve la tele como una recompensa quizá lea.

Me ha quedado un post largo, abstracto y sin una intención clara. En realidad, mi única intención cuando escribo sobre libros es transmitir lo muchísimo que me gusta leer, lo enormemente que ha mejorado mi vida desde que era un micaco miedoso y lo contenta que estoy de seguir teniendo esa oportunidad a mi alcance. Hablo de leer porque sé que os gusta leer, y que por eso habéis llegado hasta aquí, como Forrest Gump. A los que nos gusta leer no nos importa que otros divaguen sobre nuestro vicio, porque lo entendemos.

En cualquier caso, ¿qué opináis vosotros? ¿Se puede fomentar la lectura? ¿Es necesario? ¿Es mucho  mejor ir al cine que leer un libro? (Massobreloslunes: animando a la interactividad desde 2005)

Os quiero, lectores. En todos los sentidos.

9 comentarios:

  1. Te leí en un post con ángel, de viivr al maximo, y a partir de eso no puedo dejar de leerte. Me parece increíble lo que haces y lo que expresas, se nota tu pasión y todas tus ganas. Felicidades por tu gran blog. Ya quiero leer un libro tuyo :) Felicidades

    ResponderEliminar
  2. Jajaja me encanta como escribes. Y te repito: eres como tener una hermana mayor.
    En mi familia no son mucho de leer. Por no decir nada de leer.
    Así que también se enfadaban conmigo cada vez que compraba un libro nuevo. Me regañaban si me lo terminaba esa misma noche. Ponían sus manos en la cabeza "¿¿¡Otro!?? ¿Por qué no vas a la biblioteca?"
    Pero es que la biblioteca de Reus deja mucho que desear hace 6-7 años. No había nada de Auster, Fante, Hesse... Sólo Jordi Sierra y Fabra... y como apuesta súper internacional: Ken Follett.
    Un abrazo! Feliç Diada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nur costa, seguramente puedes pedir libros de otras librerias en la de reus, en 10 dias te lo traen

      Eliminar
  3. Yo creo que la gente a la que no le gusta leer es porque nunca han experimentado lo que es engancharte a un libro y desear tener un momento libre para dedicarle.

    A mi me gusta leer desde que recuerdo, aunque nunca he sido una lectora tan voraz como tu. He pasado épocas de leer bastante, y épocas de no leer prácticamente nada. A raiz de empezar a trabajar para mí misma, de repente me parecía que sólo podía leer manuales, lecturas que me ayudaran a aprender cosas para trabajar mejor, para vender más, marketing, redes sociales, etc, etc... Hasta que me di cuenta que todas aquellas lecturas no generaban acciones ni cambios significativos, y al final tampoco desconectaba nunca. Así que por salud mentar, me he obligado a volver a leer novelas por puro placer.
    Ahora que estoy a punto de terminarme el libro con el que estoy, ¿podrías darme algunas recomendaciones? Sólo dime títulos de libros que te hayan gustado, creo que puede ser que tengamos gustos parecidos y me ayudarías mucho! Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Marina, si el artículo dice que deben leer 10 minutos al día, es que deben leer 10 minutos al día, ¡no lo contradigas!

    En serio, en mi temprana adolescencia yo no leía nada, prefería jugar a la Nintendo (como tu amigo Maruchito Gamba) o trastear en el ordenador.
    La lectura se me presentó repentinamente, pero mis padres me la podían haber presentado mucho antes. Por eso pienso que sí se debe insistir a los niños que lean mucha literatura infantil o lo que les guste. El caso es que lean, que así se aprende mucho vocabulario (y no hablemos de la ortografía).

    ResponderEliminar
  5. ir al cine es mas facil que leer. ya tienes las imagenes creadas. yo todo y que soy muy visual, me cuesta imaginar visualmente lo que dicen en un libro. me gusta leer por lo que te hacen sentir, por las emociones, porque el lenguaje escrito tiene una forma de ser diferente al hablado. Hay muchas maneras de escribir y se pueden expresar las emociones de otras maneras.
    pienso que si se tiene que fomentar la lectura aunque todo tiene su medida. En la tv de mi pueblo hacen un programa sobre niños y hicieron una entrevista a niños que se pasavan muchas horas en la biblio. Se ha de leer pero tambien hacer otras cosas. Todo tiene su medida. Y si, se tendria que leer mas. La gente seria mas inteligente, mas culta y no culta de saber cuando murió carlomagno. alomejor se tendria que decir que seria mas sabia

    ResponderEliminar
  6. nur costa, seguramente puedes pedir libros de otras librerias en la de reus, en 10 dias te lo traen

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Hola Marina,
    Lo primero darte las GRACIAS, por existir y por escribir tanto y tan bien.

    También soy una gran lectora, desde los 5 años me encerraba a leer horas y horas, he intentado motivar a la lectura y creo que no he tenido mucho éxito. Creo que es algo a lo que se llega o que nace en ti de forma espontánea, no porque nos lo inculquen. Por lo menos como un placer o una necesidad, como es también mi caso.

    Hace un mes o algo así que te sigo, gracias a Ángel, primero aquí y también en psicosupervivencia. Todavía no había hecho ningún comentario, pero estoy disfrutando mucho de tu generosidad por compartir tanto... y por ayudar tanto. A mí que soy psicóloga también me has ayudado mucho y espero que lo sigas haciendo mucho mucho tiempo. Ahora escribes menos, pero aún me falta por leer bastante de este blog, lo que me emociona mucho, como tener un gran libro que te gusta mucho y que no se acaba nunca. Eres increíble. Por supuesto compraré tu novela, pero con lo que respecta a los blogs, ¡¡¡¡por favor, no nos dejes NUNCA!!!!

    Un abrazo enorme, guapa!!!
    Lola

    ResponderEliminar