massobreloslunes

viernes, 4 de enero de 2008

Supongo que todo el mundo que tiene un blog se pregunta de vez en cuando por qué escribe un blog. Aracne dijo en su post de despedida del antiguo egoísmo.com que mucha gente tiene un blog como quien tiene una maceta. No entiendo lo peyorativo de la comparación: una maceta es algo que se mima, se cuida y se enseña, y como persona a la que se le ha secado un cactus, le veo bastante mérito a tener una.
Yo creo que tengo un blog porque así escribo con cierta asiduidad, y que escribo para no perder la vida interior. Cuando paso mucho tiempo sin escribir, me da la sensación de que he empezado a vivir hacia fuera, distraída, descentrada. Mi blog, aunque parezca un chorrada, me centra. Muchas veces, como hoy, escribo sin tener ni idea de qué es lo que voy a decir. A medida que avanzo un poco, lo que me importa va saliendo y entrando de mi mente, cediéndose poco a poco el turno, fluyendo despacio.
Este año he pasado unas vacaciones bastante estupendas. Un año más, he seguido la política de “si no vas a estudiar, no digas que vas a estudiar y no estudies”. No sabéis las ganas que tengo de terminar la facultad y pasar las navidades sin cargo de conciencia. Aun así, he conseguido desconectar más o menos de la carrera, la beca, el crédito europeo y la colada, y dedicarme a cocinar salvajemente, a tragarme entera la primera temporada de “Mujeres Desesperadas” y a satisfacer, en la medida de lo posible, a mis amigos, mi familia y mi chico.
La verdad es que cada vez entiendo menos cómo está planteado el mundo. Creo que en mi vida pasada era Amish, y que el mundo moderno me sobrepasa. Me sobrepasa la inundación informativa, cultural y sensorial; me sobrepasa el choque de todos los tópicos sobre lo que uno se supone que debe hacer con su vida; me sobrepasa el ruido.Desde que era pequeña y veía a algunos de mis tíos una vez al año, siempre he querido ser de las personas que están, no de las que vienen. No sé si me explico. Quiero tener una puerta a la que la gente pueda llamar y encontrarme siempre.
Últimamente pienso mucho en el tipo de vida que quiero llevar. En qué quiero de mi trabajo, de mis amigos, de mi pareja. Es complicado, porque cambio a menudo de idea, y porque luego, por mucho que intentes planear las cosas, al final el mundo siempre acaba por sorprenderte. Pero lo pienso, y me doy cuenta de que en mis deseos de cómo quiero vivir están todos mis miedos, y de que esto de que la vida sea, como dice Kundera, un borrador sin cuadro, a veces es un poco una putada. A mí me gustaría poder ensayar, como se ensayan las recetas de cocina, y repetir lo que ha salido mal, y volver a intentarlo.
Llevo unas navidades la mar de metafísicas, y no sé muy bien cómo acabar este post. A lo mejor debería simplemente dejarlo así.

7 comentarios:

  1. ¡Saludos!

    La verdad es que me he sentido muy identificado con tu post. Para empezar a escribir sin saber qué decir, has dicho mucho.

    Me pasaré por aquí a menudo, creo que tienes muchas cosas interesantes que contarme en tus entradas.

    ;)

    ResponderEliminar
  2. Creo que las entradas que salen de la punta de los dedos a base de golpes de corazón son las mejores de todas. Sinceridad pura y conclusiones inconexas.
    El no va más.
    Feliz '08...
    Salud/OS!

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito lo de ser alguién que está, yo siempre intento irme. espero que lo consigas. es mas, estoy segura de que lo harás, solo hace falta saber lo que se quiere.
    PD. malas noticias, no se termina NUNCA de estudiar.

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo un blog porque es la única autodisciplina que consigo imponerme.

    ResponderEliminar
  5. Pues imagina los que necesitamos dieciochomil brradores para cada tontería que escribimos.
    Si piensas en la vida como en una página en blanco... piensa también la escribes. Eso no se te da nada mal.
    Y si no pensemos en Paul Auster, no en él, en sus personajes, o en los libros que le salvan a uno la vida... En ellos se escucha la corriente, fshshshshshshs, que arrastra todo imparable, dulcemente. Cuando creo que veo algo es cuando me parecen que sentran en swing (un poco trágico inevitablemente) en vez de oponer resistencia.
    Por cierto, me acabo de dar cuenta de que Truman está ahí. Qué cuco, el bicho, qué vueltas que da.

    ResponderEliminar
  6. mopi!!

    Creo que ya puedo dejar comentarios en tu blog.BIEENN!!! Lo de las navidades sin carga de conciencia no terminan con la universidad. cada día pensaba: "ahora que tengo tiempo voy a hacer las cosas del curro que hago normalmente de forma atropellada." Y no he hecho una mierda. Y eso es cuando tienes la suerte de tener un trabajo en el que no tienes que trabajar en navidades.....en fin, hay que aprovechar el 2008 en las situaciones que sea que es el único que exist.

    besitoss

    ResponderEliminar
  7. Yo no tengo un blog como no tengo una maceta.

    ResponderEliminar