massobreloslunes: Las grandes cuestiones de la vida: El amor (continuación)

jueves, 13 de noviembre de 2008

Las grandes cuestiones de la vida: El amor (continuación)

A veces no se trata del amor. A veces el amor está, porque amar a alguien, como creo que ya he dicho alguna vez, debería ser un camino de una sola dirección, no interruptor que se enciende y se apaga. Uno empieza a amar y a partir de ahí el indicador sólo debería aumentar, porque al fin y al cabo a medida que pasa el tiempo se conoce más a la persona, y el conocimiento íntimo de alguien, el contacto con sus fuerzas y sus debilidades y su luz y su oscuridad, no podría hacer otra cosa que ayudarnos a profundizar en lo que sentimos por esa persona.

A veces no se trata del amor, sino de estar en pareja, y no es lo mismo.

Porque en ocasiones se ama, y se ama mucho y, sin embargo, estar en pareja no es una buena idea. A una pareja se le exigen requisitos, y muchos, mientras que para amar a alguien hay que aceptarle tal y como es. El amor es incondicional, pero la pareja no puede serlo, porque es más que un estado de ánimo: es una sociedad emocional y espiritual, un equipo de dos que sirve para hacerse un poco más fuerte en el combate extraño de la vida.

Así que para mí no sirve "nos queremos y ya está". Yo pido "nos queremos, nos entendemos, nos apoyamos y vamos por el mismo camino hacia los mismos objetivos". Como mínimo.

En este post hablaba de que la cuestión al elegir pareja es que, a medida que aumenta el nivel de exigencia, disminuye la posibilidad de encontrar a alguien que lo alcance. Yo he tomado una decisión. Lo quiero todo. Después de darle vueltas a todo este tema de las relaciones, la pareja, el amor y blablabla, he decidido no perder la esperanza. No plantarme con un premio mediano, como en los concursos de televisión; esperar al premio grande o quedarme sin nada. Existen los grandes amores, y yo estoy dispuesta a acabar sola si no encuentro el mío. Y ojo, que grande no es perfecto. Grande es grande.

Poco a poco se va perfilando frente a mí el recorrido que quiero que siga mi vida, y la persona que quiera hacerlo conmigo tiene que verlo con la misma claridad que yo. Porque si no acabará preguntándome a dónde narices vamos y sentándose a comer su bocadillo a un lado de la cuneta.

12 comentarios:

  1. Pues sí Marina, tienes toda la razón y haces bien en no precipitarte.

    Y créeme si te digo que merece la pena ;)

    ya nos contarás

    ResponderEliminar
  2. Gracias ;) A ver por dónde sale la cosa.
    Me alegro de que volvieras a encontrarme xD Por cierto, yo he ido a tu perfil y tienes como setecientos blogs... ¿por cuál empiezo?
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto!!

    Yo también lo decidí en su momento y me salió bien, así que no se te ocurra perder la esperanza.

    ResponderEliminar
  4. jajajaja nusé Marina, yo te tengo linkeada en Sirve un vermut que es algo como más personal...rollo éste tuyo.

    Luego están los de cuentos y ficciones por si te gusta leer, son de creación literaria el Averno cuentos de terror, la Fábrica cuentitos infantiles y Ficciones idas de olla micro,

    y finalmente está Date prisa, que un poco un cócktel-bloguero con de todo un poco...tú misma pero te pases de corrido o no, ya sabes que allí donde quieras tienes tu casa para cuando quieras ;)

    beso gordo! te sigo leyendo!!

    ResponderEliminar
  5. Qué agusto me quedo después de leer esto, Marina... :)

    ResponderEliminar
  6. Hola Marina!

    Soy erika.
    Que tal toda la vida granadina? Hace mucho que no os veo! Espero que algun dia vengais a cadiz. Besitos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Ah, el amor! El amor llega, no sabrás cuándo, pero llega, crece, se estanca, se debilita, se fortalece, se serena, se arraiga... es cuestión de tiempo, de paciencia, de entrega, de raciocinio, de renuncia... es cuestión de amor, al fin y al cabo.

    ResponderEliminar
  8. Ah, el amor, esa cosa tan extraña. Algunos lo tienen, eso es indudable. No sé cómo lo hacen, pero es así. Yo me consuelo pensando que soy un verdadero artista...

    ResponderEliminar
  9. Marina, me encanta poder decir que tienes razón, que estoy completamente segura de ello.

    ResponderEliminar
  10. Es que tu eres mujer de amar a lo grande, y se perfectamente lo que quieres decir, por que yo siento lo mismo que tu.

    ResponderEliminar
  11. Marina... (ahora) eres libre, de dentro afuera, brutalmente. Es como para estar orgullosa de una misma, ¿no crees? :)

    Ten fe en ti misma, creo que te lo has ganado (eso incluye mucha sangre vertida, claro).

    ResponderEliminar
  12. Sangre, sudor y lágrimas, Oruga. El kit completo de sufrimiento humano.

    Besitos.

    ResponderEliminar