massobreloslunes: Apocalipsis

domingo, 18 de abril de 2010

Apocalipsis

Corren rumores de Apocalipsis sobre nuestro mundo. Terremotos, inundaciones y volcanes que escupen sus cenizas. La Tierra sacudiéndose enérgicamente para sacarse de encima a esos bichitos molestos que no paran de incordiarle. Además, me he enterado de que hay un meteorito que podría desviarse y chocar contra nosotros en 2019. Hay que joderse. Como si no hubiera suficiente con los problemas derivados de una vida normal en el planeta tal y como está ahora.

Pienso en que se acabe el mundo conmigo dentro. Mi padre siempre dice que, puesto que todos tenemos que morirnos, casi mejor morirse de Apocalipsis, con la gente corriendo de un lado a otro, la tierra escupiendo fuego, los ángeles tocando sus trompetas y los jinetes trotando sobre nuestros cadáveres. Así que hoy me pregunto: ¿me gustaría morirme de Fin Del Mundo? En general, pienso que voy a morirme de cáncer en torno a los cincuenta y pocos años; no es una idea muy agradable, pero es la intuición que tengo sobre mi propia muerte. No me veo de vieja. Aunque cincuenta y pocos no son muchos teniendo en cuenta la esperanza de vida actual, son más que veinticinco. Con suerte, habré tenido tiempo al menos de tener hijos. De sentir a un micaco dando patadas en el fondo de mi vientre. No me gustaría morirme sin sentir eso, y después el chorro de amor brutal, incondicional, por ese pequeño garbanzo de carne y huesos.

Pero lo cierto es que, independientemente de mi reloj biológico, no me quiero morir de Apocalipsis. No quiero vivir un pánico colectivo y sin esperanza. Quiero morirme sola con la consciencia de que dejo vida detrás, y no me refiero sólo a la vida individual de mis descendientes, sino a la Vida colectiva y planetaria prosiguiendo su camino alrededor del sol. Quiero morirme con la sensación de que las cosas funcionan.

Morir de Apocalipsis o de Fin Del Mundo, a pesar de ser el consuelo de los tontos por aquello de morirnos todos juntos chillando como ratas, anularía por completo lo que ha sido nuestra vida sobre la Tierra. Compadezco a aquéllos que tengan que estar pisando el planeta cuando esto se termine. Todos sus esfuerzos por perpetuar la especie, por dejar un legado, plantar un árbol y escribir un libro se verán pulverizados por un meteorito o por un holocausto nuclear. Entonces sí que te mueres del todo. Te mueres y se acabó, y detrás de ti sólo queda vacío.

Tranquilos. En cualquier caso, Hollywood se está dedicando duramente a escribir guiones y a ensayar posibles Finales Del Mundo para que siempre haya disponible una reluciente Nave Espacial Norteamericana que nos salve a todos del desastre. Confiemos en eso.

2 comentarios:

  1. Yo tampoco quiero morir de Apocalipsis. Quisiera que alguien hablara de mi cuando hubiera muerto, quisiera que alguien ocupara mi puesto en el mundo, también yo quisiera sentir crecer un pequeño ser en mi vientre, parirlo y sentir ese torrente de amor brutal e incondicional, quisiera que tener la certeza que despues de mí, la vida sigue.

    No creo que seamos tan importantes y trascendentes como para morir de apocalipsis

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco. Además, sería demasiada casualidad: tantos años de Tierra y tocarnos a nosotros...

    Gracias por comentar. Un beso.

    ResponderEliminar