massobreloslunes: Seguridad vial

martes, 4 de mayo de 2010

Seguridad vial

Hoy, yendo en moto, casi me matan entre un autobús empeñado en cambiarse de carril y un coche empeñado en pasar antes que yo. Me he asustado de verdad. Así que quiero escribir esto para lanzar a los conductores de coches, autobuses y furgonetas del mundo un mensaje importante: las motos no son coches.

No importa lo mal que podamos conducir los motoristas o ciclomotoristas. No importa que nos equivoquemos, o que nos metamos cuando no nos toca, o que nos empeñemos en avanzar hasta el primer puesto del semáforo caiga quien caiga. Quiero decir, que importa, pero no es de eso de lo que estamos hablando, porque equivocarse o conducir mal también lo hacen los coches, los autobuses y las furgonetas, y porque no es tan fácil conducir bien cuando llevas un vehículo tan pequeño y lo primero que tienes que intentar es que te vean. Lo que importa realmente es que igual que en caso de duda hay que ir a favor del reo, en caso de duda, en la carretera, hay que ir a favor de la moto. Porque no importa quién conduzca mejor o quién se haya equivocado: importa que lo que yendo por ciudad para ti es un frenazo o una abolladura en el parachoques, a mí me puede costar la vida.

Y dirá el conductor de autobús de hoy que él había señalizado el cambio de carril, que a los autobuses hay que cederles el paso y que así aprenderé la próxima vez. Pero casi me mata, el gilipollas. Y dirá el del coche, que venía por el otro carril y no me ha dejado apartarme, que es que las motos nos queremos meter por todas partes y que así espabilo. Pero casi me estampo cuando he intentado desplazarme, asustada, al ver que el autobús me comía. Y sepan ustedes, conductores de vehículos grandes, que el día que lo consigan, que el día que cargados de razón se lleven por delante a un niñato de quince años, o a una chica de veinticuatro, o a un gordo de cincuenta, no van a irse a la cama pensando "se lo merecía por meterse entre los coches", "qué bien que por lo menos yo tenía razón"; van a quedarse despiertos rogando por poder volver atrás en el tiempo, pisar el freno, quedarse en el carril o no haber salido de casa.

Y les recuerdo que no se puede volver atrás en el tiempo.

4 comentarios:

  1. Tienes mucha razón, pero hay algo que también deberiais tener en cuenta los motoristas o ciclomotoristas. Los conductores de coches, furgonetas y autobuses también se equivocan, también se despistan, y en muchas ocasiones me ha pasado de estar conduciendo y derrepente salirme una moto de ni se donde. Y lo que tu dices, puede que lo que a mi me suponga una abolladura al motorista le puede costar la vida. Y puede que a mi me cueste reponerme a algo así, pero para el muerto no hay solución. Así que no puedo dejar de decir que siendo motorista, toda prudencia es poca.

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy plenamente convencido de que las leyes están hechas para protegernos; no conozco las leyes de tránsito de otros países, pero en México (y no creo que sea diferente en otros lados) está prohibido que las motocicletas circulen entre carriles ¿Por qué? porque al manejar cualquier vehículo uno se enfrenta al "punto ciego", que es aquella zona que resulta invisible desde cualquier punto dentro de la cabina, por más espejos que lleves (por cierto, llevar más espejos de los que el vehículo trae de fábrica también está penalizado por la ley), y es precisamente de ese punto ciego de donde surgen repentinamente las motocicletas. Por lo tanto, lo más prudente, ya sea que lleves una motocicleta o un trailer, es respetar las leyes.

    ResponderEliminar
  3. Hola a los dos:

    A ver, para mí realmente el tema no es cómo conducen los motoristas. También hay muchos prejuicios en ese sentido, y se cree que todo el que lleva una moto es un niñato inconsciente. Algunos conducimos moto porque no podemos o queremos tener coche, porque la moto gasta menos, contamina menos y no necesita grandes sitios para aparcar. Precisamente esos prejuicios son los que hacen que muchas veces se nos pierda el respeto. A mí me ha pasado que no me dejen pasar en un ceda por llevar moto, por ejemplo, o que no me dejen cambiarme de carril o salir antes en el semáforo, incluso aunque yo haya llegado antes y me haya colocado a un lado para no molestar.

    Para mí el mensaje del texto es que por mucha prudencia que se tenga (y yo tengo bastante, en mi opinión) la educación vial debe poner en primer lugar a los más débiles. Esto no quiere decir que las motos tengan vía libre para hacer lo que les salga del mismo. Pero partiendo de la base de que nos equivocamos todos, que esas equivocaciones tengan las menores consecuencias posibles para quienes vamos más desprotegidos.

    Saludos y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  4. Eso mismo que tú dices pensé yo ayer yendo en moto cuando me pitó una furgoneta. No sé si tenía razón o no, no sé si fue porque no le dejaba pasar o porque le jodía que yo estuviera en medio. Lo que sí sé es que del bocinazo pegué un salto que a punto estuve de caerme entre los coches. Y si eso hubiera pasado el conductor de la furgoneta se habría acordado toda su vida. Eso pensé.

    ResponderEliminar