massobreloslunes: Mi propio post de despedida del año

viernes, 31 de diciembre de 2010

Mi propio post de despedida del año


Queridos lectores:

Estoy harto depresiva esta tarde. No sé si es porque se me acaban las vacaciones, porque no tengo ganas de salir esta noche o porque sé que a las doce no habrá nadie con quien besarme bajo el muérdago.

Aun así, no quería dejar pasar la oportunidad de publicar mi propio post de despedida findeañera.

2010 empezó fatal, admitámoslo. Quiero decir, que empezar empezar, empezó bien. En casa de J., bailando Mecano y haciéndonos regalos estúpidos, como un mechero con el dibujo de una langosta (yo) o un libro de "211 cosas que una chica lista debe saber" (él). Y no, señor K., ninguna de ellas es cómo hacer una buena mamada. Que nos conocemos.

Después me presenté al PIR y me salió muy bien. Pero resulta que un día de febrero, una semana después de ir a ver juntos una peli ñoña en San Valentín, mientras preparábamos arroz a la cubana y hablábamos de Emilio Aragón, J. me miró a los ojos y me dijo "Oye, ¿y si nos tomamos un descanso?", como quien propone irse a dar un paseo al parque del barrio.

A mí me sentó como una patada en el estómago. Estuvimos toda la tarde teniendo una de esas conversaciones angustiosas y eternas donde lo mismo lloras, que te ríes, que te besas, que te escupes metafóricamente hablando. Aquella noche dormí allí, y recuerdo la sensación de levantarme al baño y mirar todos los objetos que compartíamos, mi líquido de lentillas sobre el lavabo, las cabezas juntas de los cepillos de dientes, y saber con claridad que aquello se había acabado.

Desde entonces he tenido que aprender a vivir sin J. y ha sido difícil, porque estaba pegado a mí como una de esas calcomanías que salían en los bollicaos y que tienes que rascar mucho para quitarte del todo. Y que después te dejan la piel en carne viva.

2010 también ha sido el año en que El Artista Anteriormente Conocido Como Mi Mejor Amigo y yo dejamos de hablarnos, por razones que no vienen al caso y que tienen que ver mayoritariamente con la parte borderline de mi personalidad. Yo me arrepentí y él se mantuvo en sus trece hasta el día de hoy. Esa circunstancia me tiene el corazón roto por una esquina, con una herida profunda y vertical que, afortunadamente, hoy por hoy parece estar cicatrizando con salud y razonable limpieza.

Pero 2010 también ha sido un año de cosas buenas.

Ha sido el año en que, sin saber cómo, me vi en Madrid pulsando un botón que me destinaba cuatro años a la Ciudad del Viento. El año en que he aprendido la diferencia entre el levante y el poniente, me he comprado una silla para la playa y un paraguas recio que aguante la lluvia lateral. El año en que he aprendido lo que son la penita, la fatiguita y el llanto enmoresío.

Ha sido el año de mi primera nómina seria, chispas, y mi primera paga extra. El año en que, por primera vez, me senté frente a personas que me contaron que estaban tristes, ansiosos, que tenían miedo o que querían morirse. Personas que me han confiado secretos, me han dado las gracias, se han cabreado conmigo o se han sentido aliviadas de tener alguien que les escuche. He inventado tareas absurdas, he enseñado relajación sobre la mesa, he dibujado diez millones de autorregistros en medias cuartillas y me he peleado con Diraya, el sistema informático creado por el maligno para ser utilizado en el SAS.

Ha sido el año en que he empezado a vivir sola, y he sabido lo genial que es poder hacer lo que quiera en mi territorio, pero lo triste que es tener que llorar sola con las rodillas abrazadas y sabe que nadie va a venir, por fuertes que sean los sollozos. Pero lo genial que es irme a dormir sabiendo que tengo un techo sobre mi cabeza, y que mi techo lo pago yo, y que puedo ocupar toda la cama de matrimonio, y que nadie va a comerse los huevos de mi nevera, y que aunque me gustaría a veces que alguien cuidara de mi es un alivio saber que yo sola puedo hacerlo, y hacerlo muy bien.

También ha sido el año de conocer a personas que ahora no puedo imaginar fuera de mi vida. El año de comprar zapatos con Luna, de discutir sobre Lacan con Jesús, de intentar arreglar el mundo con José Luis, de pensar pacientes con Nacho. El año en que comprendí que tengo una profesión hermosa y terrible, y supe lo que es poder reunirse con personas que comparten la pasión por ella y dar vueltas a las veinte mil esquinas de los seres humanos.

He ido de camping, he viajado a Pamplona, he paseado por Cádiz escuchando a Quique González, tumbada en la playa de la caleta para contextualizar el Salitre. Me han robado el corazón unos cuantos chicos, y yo creo que no se lo he robado a nadie, pero podré vivir con ello. He meditado mucho (demasiado), y estoy intentando aprender cómo vivir esta cosa llamada vida con el menor dolor posible, propio y ajeno. He perdido el botón mental de la ficción, pero he empezado a escribir poesía.

Y he estado viva. Eso es bueno.

No voy a pensar propósitos. Siempre son los mismos. Escribir más, meditar más, hacer algo de deporte por el amor de Dios Marina que te vas a oxidar como un columpio viejo, ser buena persona, comer mucha verdura. Me paso la vida haciéndome este tipo de propósitos y me las apaño para cumplirlos intermitentemente.

Si me atreveré a formular algunos deseos.

Quiero que mi familia esté bien, quiero que mis amigos estén bien y quiero que mis pacientes estén bien.

Quiero divertirme, quedarme como estoy en el terreno laboral y mejorar un poco en el terreno literario.

Quiero que no le pase nada a mi rodilla izquierda que no se cure con un poco de natación. Que se me curen los ovarios poliquísticos. Que se vaya para siempre el Acné del Averno.

Y quiero alguien a quien querer y cuidar.

Feliz 2011. Que os traiga todo lo bueno que os merecéis por tener la paciencia de leerme. Gracias por visitar este rincón. No tenéis idea de lo mucho que significa para mí escribir aquí y de lo que me alegro de que lo compartáis. Los conocidos, los desconocidos, los que llegáis escribiendo cosas raras en google y después descubrís que os gusta. Mis 16 leales seguidores. Gracias a todos.

De nuevo:

Feliz 2011.

11 comentarios:

  1. Feliz año nuevo :) Por mi parte, muchas gracias por haber sido estímulo y delicia para mi cerebro. Espero que sigamos leyéndote durante mucho tiempo y que el 2011 sólo te traiga cosas bonitas que contar aquí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues, yo tb deseo lo mejor;
    hace una semanita que te descubrí y he de decirte que me encanta cómo escribes.
    Hace la friolera de 18 años(ya ves qué vieja puedo llegar a ser...) que terminé la psico...
    los avatares de la vida me han alejado del mundillo, contigo he recordado....
    Miles de gracias por ello!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues, yo tb deseo lo mejor;
    hace una semanita que te descubrí y he de decirte que me encanta cómo escribes.
    Hace la friolera de 18 años(ya ves qué vieja puedo llegar a ser...) que terminé la psico...
    los avatares de la vida me han alejado del mundillo, contigo he recordado....
    Miles de gracias por ello!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Feliz año!
    Tienes bastante más de 16 leales, lo que pasa es que algunos somos muy silenciosos ;)

    ResponderEliminar
  5. *insértese aquí un corazoncito.

    ResponderEliminar
  6. Eres la mejor! Te quiero mucho muchísimo!!

    ResponderEliminar
  7. Genial, niña, como siempre. Me alegra comprobar que vas asentando tu vida entre vientos de Levante y Poniente... No es camino de rosas, pero ninguna vida lo es. Y en tu balanza pesa más lo bueno que lo malo. Y eres brillante.

    Que tengas un gran 2011, que supere lo mejor de 2010, y que seas muy feliz. Y lo que ansías (al principio de tu último párrafo) llegará... probablemente más pronto que tarde.

    Un fuerte abrazo,

    Miguel

    ResponderEliminar
  8. ¡Muchas gracias a todos por vuestras amables palabras!

    Deira: traerá cosas feas también, pero normalmente al contarlas aquí se vuelven más bonitas.

    Rake: me alegro de haberte traído de vuelta al agridulce mundillo de los escuchadores profesionales.

    Primaveritis: tanto como bastante... pero bueno, no me puedo quejar.

    Aldery: *insértese un achuchón de agradecimiento.

    Aran: esto no anula el "te quiero, gilipollas" de ayer por la noche/hoy por la mañana. Que lo sepas. Espero que los churros estuvieran ricos :)

    Guarismo: muchas gracias. Yo intuyo que va a ser un año bueno, no sé por qué. Y lo de más pronto que tarde, pues yo qué sé, no lo veo yo muy próximo, pero la vida te da sorpresas, que decía la canción. Tampoco hay prisa.

    Un beso fuerte para cada uno. Por lo menos.

    ResponderEliminar
  9. Pues una chica lista tiene que saber hacerlas.

    ResponderEliminar
  10. FELIZ AÑO! Las calcomonías dejaban la piel roja... pero después siempre queríamos ponernos otra. Por algo será! XDDDDDD

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias a ti. A mí sí que me robaste el corazón, pero creo que eso fue antes de 2010 :)
    Feliz año y feliz vida

    ResponderEliminar