massobreloslunes: 14. Algo

martes, 26 de julio de 2011

14. Algo

No sé qué escribir hoy. Estoy tan poco inspirada que me he puesto mi vestido nuevo de Desigual para ver si se me ocurre algo, porque me queda estupendo y tiene muchos colorines. MQEN dice que me da aspecto de psicóloga excéntrica. Lo cierto es que la otra noche me lo puse y un paciente me vio por la calle y no me saludó.

Así que aquí estoy, sentada frente a la mesa del salón, con un vestido ajustado de colores, unos pendientes de plata, unas chanclas verdes del chino y las uñas de los pies pintadas de color coral. Sintiéndome el ser más mongolo de la creación, que conste. Si yo no quiero escribir. Si yo quiero dormir o comer chocolate.

Me levanto, me tumbo en el sofá chaiselonguero, me miro los pies y las piernas. Debería depilarme, pienso, pero es que estoy llena de arañazos de escaladora. Mi rodilla derecha lleva cambiando de color un mes. En cuanto sale de un moratón, la meto en otro. Lo bueno es que hace juego con mi vestido de Desigual.

Vuelvo al ordenador como si me estuvieran apuntando con un arma. ¡Quiero dormir! Hoy he tenido una ración extra de sol y poniente en las orejas que me ha dejado lista. Uno de esos días de marea baja y playa kilométrica, de colocar la silla en la arena húmeda y mirar cómo se refleja el sol en los charcos que han quedado en la orilla. De pequeña no me gustaba la playa, pero creo que era porque a mi padre tampoco le gustaba y porque siempre he sido una niña friolera e hipoactiva. Ahora cada vez me gusta más. Me relaja mucho no tener por qué hacer nada.

No puedo sacar mucho más que esto. Estaría bien ser capaz de escribir entradas cortitas e ingeniosas o, en su defecto, poder echarse aloe vera en el cerebro. O llegar aquí con algo más que voluntad: con ideas, pensamientos, la lección estudiada. Dicen que el bloqueo no es sino el vacío, y así me siento yo hoy. O quizá no; quizá estoy llena de cosas y no quiero compartirlas todas. Quién sabe. En cualquier caso, el vestido de Desigual da un montón de calor, se me caen los parpaditos por debajo de las gafas y nadie está siempre a la altura de sus propias expectativas.

Menos mal que mi vestido mola tela ;)



Nota: sí, la pose es un poco "porqueyolovalgo" y sí, tuerzo un poco la cabeza para lucir cuello. Pero qué pasa, es mi blog y salir mona es lo mínimo que se despacha.

3 comentarios:

  1. Pues para no estar inspirada te ha salido una entrada la mar de graciosa. Me ha encantado lo del ordenador apuntándote...

    ResponderEliminar
  2. Desigual es un lujo que muchos sólo podemos permitirnos una vez cada año bisiesto XDDDDDD Me pregunto si yo tendré pinta de traductora excéntrica con mi vestido...!!!! :D

    ResponderEliminar
  3. Dicen que lo que no inspira vuelve de nuevo siendo más fuerte.

    ResponderEliminar