massobreloslunes: Vacío

miércoles, 21 de marzo de 2012

Vacío

Hoy es uno de esos días en los que la vida me supera. Llevo aquí un buen rato intentando escribir algo y la pura verdad es que me duele. Me siento vacía. Hacía mucho, pero mucho que no me pasaba esto. Quiero decir, que en los últimos meses siempre que me he sentado aquí he sido capaz de sacar algo. Bueno o malo, pero algo. Y hoy, sin embargo, es como si hubiera demasiado dolor que se niega a ser expresado. No es grave, no os preocupéis. Tiene que ver con que hoy he pasado con creces la cuota de sufrimiento humano que soy capaz de presenciar. He visto a un hombre con síndrome de cautiverio: ha tenido un infarto cerebral en el troncoencéfalo y ahora está completamente paralizado, pero con la sensibilidad y la conciencia intactas. Cuando digo completamente quiero decir que no puede mover nada. Apenas los ojos, y sólo en dirección vertical. Ese hombre no puede hacer nada ahora mismo: nada. Todo lo que la vida significaba para él se ha venido abajo. Todo. No estoy hablando de correr, caminar, escalar, conducir.... estoy hablando de comer, rascarse, lavarse los dientes, besar, cantar, hablar, bostezar. Todo. Y bueno, una no es de piedra, y a veces cuesta mucho, pero mucho, intentar averiguar qué hacemos en un mundo en el que cabe un sufrimiento tan gigantesco. ¿De qué va esto, en serio? ¿De qué va?

Pero supongo que no sólo se trata de eso. Hoy me duele el corazón como si estuviera lleno de cosas que no pueden ni deben ser expresadas. Hoy me siento extraña y muda como hacía tiempo que no me sentía. Como media Marina. Normalmente, cuando sufro soy capaz de encontrar las razones, de ponerle palabras. Hoy no, y esto que estoy haciendo aquí es apenas un intento para no dejar sin nada el hueco del día. No quería darme por vencida.

Imagino que es un cúmulo de cosas. La regla, el cansancio post-roco, el recuerdo de los ojos del paciente, los demás pacientes de la Unidad que dan vueltas por los pasillos sumidos en su particular locura. La gente que no está en la Unidad y que también vive dentro de locuras particulares que me resultan incomprensibles. En serio, ¿de qué va esto?

Lo voy a dejar aquí. Ya se me pasará. Volverán los días de pensar que todo es taaaaan maravilloso y brilla con tanta luz. Pero hoy no la veo. La luz. Supongo que en el alma, como en el cielo, a veces las nubes lo cubren todo y cuesta recordar que hay un sol brillando por arriba, ahí en algún lugar, en la estratosfera.

12 comentarios:

  1. Ay Marina! cómo te entiendo. Yo a veces pienso q esto no tiene sentido, que está tan desproporcionado que ninguna mente puede ser capaz de entenderlo. Pero otro días vuelvo a pensar q todo es taaann maravilloso y lo veo de otro color. A mí también me cuesta ver ese otro color alegre, sin problemas ni preocupaciones en la última temporada y esas cosas que dices sentir en el corazón, yo creo que claro q deben y pueden ser expresadas ;)
    Estoy convencida de que con la meditación (empecé yo tb!) y el descanso todo irá poco a poco cambiando de color...:)
    Un abrazo grande.
    Que descanses.
    Estoy convencida de que con la meditación (empecé yo tb!) y el descanso todo irá poco a poco cambiando de color...:)
    Un abrazo grande.
    Que descanses.

    ResponderEliminar
  2. uau! se ha duplicado el último párrafo...jajaja señal: agárrate al mensaje positivo ;)
    bss

    ResponderEliminar
  3. Tranquila Marina, volveras a sentirte feliz, trata de aguantar el tirón aunque desde luego esos días por mucho que te digan no hay forma de ver luz.
    Sólo aguanta un poco, todo pasa.
    Y medita, sí, que ayuda bastante.
    Un beso y ánimo.
    María

    ResponderEliminar
  4. Ánimo!

    Un abrazo grande! :*

    ResponderEliminar
  5. De vez en cuando surgen días así. Es la vida. No le des más importancia.
    Seguro que mañana cuando te levantes, durante los primeros segundos ni te acordarás y si después te acuerdas, lo primero servirá para que te des cuenta de que ya pasó.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ánimo Marina! Los que trabajamos con personas y para las personas cuando están en situaciones difíciles siempre nos llevamos una parte del sufrimiento del otro con nostros, unas veces lo hacemos de forma consciente y otras veces lo hacemos de forma inconciente y lo vamos almacenando en algún rincón de nuestro cerebro. Pero hay días que la situación te sobrepasa por diferentes motivos y se te revela la inmensa fragilidad de la humanidad y de la vida, unidos a un sentimiento de impotència tan grande que hace que nos invada un gran deasosiego vital. Aunque no escriba mucho hace unos meses que te sigo (de hecho creo que ya me leído casi todo el blog entero).

    Wilk

    ResponderEliminar
  7. Te voy a dar una alegría MARINA, ni son los ojos de ese paciente, ni es le sufrimiento que te rodea ( +- el mismo de siempre) ni si quiera es la regla, ni le cansancio... ¿has visto la línea que llevan tus últimas entradas? tooodas la misma...¿sabes lo que te ocurre?
    Algo que le sucede a mucha gente ¡¡te está atacando la primavera!! no es nada más que eso... la astenia primaveral... respira y piensa que en nada volverás a sentirte bien y volverás a ver brillar el sol como siempre lo has visto... paséate un poco por los blog, como el tuyo llevo en estos dos días más de cinco... y si preguntas a la gente, otro montón...nada nuevo bajo el sol MARINA tranqui, pasará cielo.

    Aaaaah, para darle la razón a M, es verdad que soy muy insegura, por eso he dejado de soltarte mis rollos, a veces me corta ver que no tengo mi ración de mimos... otras, como ahora, me da igual, me sale hacerlo a mi... eso también me gusta. Ojalá lo veas así.


    Un beso... en unos días te habrán brotado todas las margaritas que intentan salirte del cerebro y ¡¡listo!!... otra vez todo bien:-)


    PD
    Por esta vez, sé tú la paciente y confía en mi, sé de lo que hablo:-)

    ResponderEliminar
  8. Yo lo tengo claro: todo pasa. Lo bueno y lo malo. Y aunque lo que has contado es durísimo, tanto como para que se te apague el sol, en unos días para ti habrá pasado. Es así. Siempre es así.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Mopi!

    Simplemente quería mandarte besitos.

    P.D. Francesca,¿tu también eres meditadora vipassana? tu comentario es anicca(todo pasa/cambia) total.

    ResponderEliminar
  10. Es duro encontrarse con casos como el que cuentas.Yo también me muevo en la burbuja hospitalaria, y es cierto, supura miserias humanas de todos las clases. A veces, por mucho que seas de esas personas que ven un sol enorme, incluso en los días más brumosos, es inevitable caer cuesta abajo y sin frenos si ahondas en ello ¿Pero de qué va esto? ¿De qué está hecha la gente? Sí, es verdad... muchas veces parece que no vayan a sangrar si les pinchas.

    El problema de empatizar hasta el límite más profundo es que puedes llegar a sentirte mal por sentir felicidad (en tu vida) cuando alguien (que podrías ser perfectamente tú ) vive en circunstancias tan penosas. Pero saber que no vas a mejorar su calidad de vida, por sentirte peor, hace que te muevas hacia adelante.
    Pienso que (y no descubro nada, esto que voy a decir no es un secreto) una sola persona no mueve el mundo, pero las aportaciones positivas suman. Personalidades como la tuya cuentan en esa dirección (como mafalda en su viñeta, envolviendo al mundo en vendas. Cuanta uve en una sola frase, por cierto )
    Así que por ti (ahora parece que vaya a brindar, pero es que no sé cómo empezar esta frase de otra manera.. :P) y por todas las personas que son capaces de empatizar y evitar dañar a sus colaterales, y sobre todo por tratar de ayudar (en la manera en que se pueda) a quienes han jodido bien, merece la pena pensar que hay esperanza hasta debajo de las piedras.

    Así que levanta una y dibuja una sonrisa, aunque sea en papel :P

    Mañana sera otro día y ojalá lleve sol de serie.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. ¡Estoy mejor! Muchas gracias a todos por vuestros ánimos. Os quiero y os mando miles de besitos.

    ResponderEliminar
  12. Maldita astenia primaveral... En fin, pobre hombre, es demoledor :(

    ResponderEliminar