massobreloslunes: La actividad anteriormente conocida como sexo

martes, 30 de octubre de 2012

La actividad anteriormente conocida como sexo

En primer lugar, os tengo que anticipar que más os vale no perderos la entrada de mañana. Noviembre va a ser un mes muy especial y quiero que todos seáis parte de ello.

En segundo lugar,  voy a contestar al MIR, que hace un par de días me preguntaba, si no le entendí yo mal, cuál era mi intento de opinión no sesgada sobre el sexo.

A ver. El sexo es una cosa rara. Pensadlo. Ves a alguien del otro género o del tuyo, según te mole la carne o el pescado. Sientes una sensación muy potente en diversas partes de tu cuerpo: el corazón te late más rápido, se te dilatan las pupilas, la sangre acude a tus labios y a tus genitales. Estás lo que comúnmente se conoce como cachondo/a. Si la cosa va bien, y aquí permitidme que me salte la fase social del asunto, pasaréis a frotar vuestros labios y lenguas y a tocaros el cuerpo. Después se quita uno la ropa y se siguen tocando los cuerpos. Luego se introducen unas partes en otras y se frota uno sin parar hasta el orgasmo. Ojo, que el orgasmo es algo estupendo. A mí casi se me olvida de una vez para otra lo estupendo que es, y vuelvo a pensar: joder, qué bien diseñado está esto.

En medio de ese intercambio, nuestro cerebro se monta un fiestón neurológico de proporciones épicas. Chorreamos dopamina, oxitocina, endorfinas y no me preguntéis que más, porque no lo recuerdo. A nivel conductual, podemos reaccionar de distintas formas. Hay quien tras terminar se abraza como un osito y quien se levanta a fumarse un cigarro y/o a comprobar el condón en el lavabo. En el momento en que el sexo se acaba, el cerebro toma otra vez el control y juzga lo que hemos hecho. Empieza a barruntar las consecuencias que el frotamiento de genitales va a tener en su vida.

Si me preguntáis ahora, os diré que en los últimos (dejad que lo piense) cinco o seis años, el sexo no me ha traído más que problemas. Si me preguntáis también si, no obstante, me apetece tener sexo, la respuesta es que sí. Claro. Mi cuerpo lo sabe.

En cualquier caso, si pienso en cuál sería la postura que me gustaría adoptar ahora respecto al sexo (jijiji, he dicho postura), os diría que querría ser capaz de observarlo como lo que verdaderamente es. Una sensación maravillosa, sí, pero finita. Acotada en el tiempo. Y, sobre todo, vinculada a otro ser humano. Tú no puedes dejar que otra persona meta trozos de su cuerpo dentro del tuyo o incorpore a los tuyos sus fluidos y seguir como si nada. El sexo es intimidad, y debería ir acompañado de la intimidad que merece. Eso es así.

Me gustaría que la próxima persona con la que tenga sexo me importara.

Por último, quiero compartir con vosotros un pensamiento que he tenido últimamente y que creo que debería popularizarse. Creo que las personas que han tenido sexo juntas deberían seguir unas reglas de cortesía mutua durante el resto de la vida. En plan: responderse siempre los whassap y tratarse en general con cariño. Creo que darse esa intimidad merece un respeto mutuo vitalicio. Nadie te verá nunca tan vulnerable como desnudo y entregado, y eso debería tenerse en cuenta para contactos posteriores. Pero esta idea mía, como la de los semáforos de disponibilidad sexual, caerá en el olvido y no podrá hacer de este un mundo mejor.

Hale, buenas noches. E insisto: atentos al post de mañana.

PD: Besitos, MIR.

11 comentarios:

  1. Bueno, creo que no siempre quedan las ganas o las circunstancias de ser cariños@ o de contestar wassaps de esa otra persona, yo lo dejaría en respeto, qué menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver... con cariño no me refiero a como si fuéramos hermanos, sino a cierta benevolencia si no se ha acabado mal. Y los whassaps, si no son whassaps así psicóticos o enfermizos, tampoco cuesta tanto contestarlos!!

      Pero vamos que, como tú dices, el respeto es lo fundamental.

      Besis.

      Eliminar
  2. También en esto estoy totalmente de acuerdo contigo! :)

    NaNoWriMo, ¿no? Yuhuuu, ¡qué nervios! ;)

    Un besote y buen miércoles!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji no exactamente. He hecho un poco de trampa. Pero me atrevería a decir que os va a gustar.

      Besos y feliz miércoles para ti también.

      Eliminar
  3. pues sí, debiera de haber ese cariño, ese respeto etc. pero muchas veces...son unos cabrones inmaduros que no saben comportarse (de todo hay en la viña del señor...ya sabes...) afortunadamente no todo el mundo es malo...xo seguro q con algún capullo tb te has tropezao, como todas...pero debiera de ser código ético y moral per se :D
    feliz miércoles wapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz jueves a ti! :) Y claro que me he tropezado con algún capullo. Son como las setas: están por todas partes. Un besito y me alegro de verte ya por Psicosupervivencia.

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo contigo, ¿dónde queda el cariño?, aunque yo lo denominaría un mínimo de cortesía, pero en fin como dice María creo que todas nos hemos tropezado con algún mastuerzo por el camino jajaja. Y sino, que suerte.

    Por cierto, soy nueva por estos lares, pero me mola lo que te he estado cotilleando entre las sombras jjj, así que me quedo por aquí^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, hija mía: quien no se haya tropezado con un capullo, que tire la primera piedra. Bienvenida, aunque justo ahora vas a pillar el blog en pause... pero hay material para aburrir, así que espero que te quedes. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Completamente de acuerdo, cuando compartes algo tan íntimo, no debería caer en el vacío.
    un besillo

    ResponderEliminar