massobreloslunes: El mal accidental, o cómo se quemó mi casa

martes, 24 de mayo de 2011

El mal accidental, o cómo se quemó mi casa

Cuando hablé con mi hermano el miércoles pasado y me dijo que la casa "se había quemado un poco", me resultó surrealista. Desde que me leí este libro estoy intentando practicar con los sueños lúcidos, así que comprobé la realidad un par de veces. "Ha prendido el calefactor y ha ardido el cuarto de estar entero", me explicó mi hermano. Así dicho no parecía tan terrible. Ahora, a medida que me van llegando noticias, la cosa pinta cada vez peor.

En el cuarto de estar estaban todas nuestras fotos. Parece que algunas se pueden recuperar, pero parece también que concretamente las mías estaban en una bolsa aparte que no aparece por ningún lado y que todo apunta a que ha ardido de lo lindo. La mayoría de los libros también han ardido, además de los portátiles, el tresillo y la tele nueva de plasma. Los bomberos han echado algo abajo, no sé si la pared o el techo, y está todo cubierto de cascotes.

Además del fuego están el calor y el humo. El calor ha inutilizado la cocina y los baños, y el humo todo lo demás. Porque mis libros, MIS libros, los de mi infancia y los que iba robando del cuarto de estar (los buenos), están llenos de hollín y apestan a quemado. Llevo toda la vida diciendo que no pensaba regalar mis libros infantiles porque quería guardarlos para que los leyeran mis hijos, y que allá donde fuera yo a parar de una manera definitiva iban a venir también ellos. Ahora probablemente tenga que tirarlos todos. Si hubiera sido más generosa, los mejores los tendrían mis primas y podrían recuperarse.

¿Sabéis una cosa? Todo es impermanente. El viernes estuve en Toledo y nos enseñaron la torre del ayuntamiento, desde donde podía verse toda la ciudad. Fuimos asomándonos por turnos para contemplar los hermosos tejados medievales deslizándose a través de la ladera. Lo primero que hizo todo el mundo fue sacar fotos. ¿En serio crees que tus chungas fotos digitales tienen algo que ver con estar ahí subido una tarde de mayo, respirando el aire fresco de la primavera castellana, planteándote si podrías llegar de una punta a otra de la ciudad saltando de terraza en terraza?

Intentamos retenerlo todo. Los momentos y los libros. Yo siempre he dicho que no leo ni vivo para acumular datos ni experiencias, pero resulta que sí estaba apegada a mis experiencias leyendo y a mis fotos de pequeña, y ahora echo de menos mi cabezota de bebé mirándome desde el papel satinado y mi enorme estantería verde con los libros ordenados alfabéticamente. La sensación de protección que me daban todos esos personajes descansando entre las tapas. La tranquilidad de tener un pasado. La posibilidad de acariciar los lomos con la punta de los dedos. La posibilidad de enseñar los álbumes a mis futuros novios y a mis futuros hijos.

Pero bueno, no nos pongamos dramáticos. Mi familia está bien. Podrían haber muerto todos y están bien. Mi hermano y su novia, que estaban en mi cuarto durmiendo, consiguieron salir por el tejado cuando el humo ya empezaba a subir la escalera. Mi madre salió a la calle en pijama, para tener grandes momentos de autoescarnio frente a los bomberos buenorros.

Tenemos seguro y los libros se compran, y ahora seré como los antiguos, que sólo se hacían unas cuantas fotos a lo largo de su vida y las tenían que guardar como oro en paño. Esas fotos se cotizarán un montón cuando sea rica y famosa, viva y bravo. Y puedo practicar el desapego y acercarme al Nirvana.

Aun así, recordad: los calefactores encendidos sin vigilancia no son una buena idea.

6 comentarios:

  1. Joer, qué pasada! Claro que impresiona perder todos esos recuerdos! Pero lo importantes que tu familia está bien, eso es lo único que importa de verdad.

    ResponderEliminar
  2. No sé muy bien qué decirte, salvo que lo siento mucho.
    Ánimo.

    ResponderEliminar
  3. Una cruda lección de ANICCA para tí y los que te rodeamos.

    Besotes Mopi

    ResponderEliminar
  4. Un besote recuperador y mucho ánimo y salud multiplicada para tu familia!

    Es mejor que todo haya sido "emociomaterial".

    ResponderEliminar
  5. Animo Marina!!menos mal que la familia esta bien, aunque los recuerdos materiales duelan.Mil besos bonita!!

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas gracias a todos por los ánimos :) Besitos.

    ResponderEliminar