massobreloslunes: Las lesiones hacen hogar

martes, 15 de enero de 2013

Las lesiones hacen hogar

Soy una capulla que no calienta bien y que se pone a escalar un bloque duro en una sala de Leganés cuando sus músculos tienen la misma consistencia que una piedra. Y como soy una capulla, subo mucho los pies, bloqueo a muerte para alcanzar la siguiente presa y el brazo derecho me da un latigazo. Pero bueno, eso no es lo peor. Eso le podría pasar a cualquiera. Lo peor, me temo, son las dos horas que paso escalando después, frotándome a ratos el deltoides y pensando que si me concentro lo suficiente, el dolor desaparecerá.

Por la noche me pongo hielo un rato, y después hago un mejunje con todas las pomadas antiinflamatorias que tengo en la mesilla de noche y me masajeo. Quiero entrenar mañana en mi roco nuevo y quiero escalar con el Chaval Muy Mono *

Por la mañana no es que no pueda escalar, sino que apenas puedo alzar el brazo por encima del hombro. Me paso todo el día cabreada y sintiéndome como una minusválida. Luego tengo a una paciente a la que le han quitado un pulmón y claro, en la competición de quién está más fastidiado por su organismo, me deja por los suelos.

El cuerpo. Qué cosas. Desde que trabajo en muertelandia, me estoy precipitando cuesta abajo hacia la hipocondría. Cuando el cuerpo te falla y se interpone entre tu mente y el mundo, te jode. Joden un brazo dolorido y un pulmón de menos y, por supuesto, jode un tumor creciendo de forma maligna en tu organismo sin que puedas hacer nada para remediarlo.

Hoy iba caminando por la calle y he sentido una gran compasión por mi cuerpo. Por mis músculos, mis huesos, mis órganos. Veintisiete años trabajando a todo gas para mantenerme viva. Está mi piel defectuosa (que, por cierto, va mucho mejor gracias al Roacután, viva y bravo), mis rodillas doloridas, mi estómago barrita hormigonera. Mis ovarios poliquísticos, los callos de las manos, las no arrugas de la cara. Las huellas de pasar por este mundo siendo un poco lista y un poquitín torpe. Siento penita por mi cuerpo porque al final acabará por perder la partida. Está ahí, luchando como un loco contra el tiempo, y no sé si sabe que el tiempo gana siempre, sin importar la ventaja que te deje.

Pero bueno. Lo importante no es eso. Lo importante es que esta noche me dolía mucho menos que por la mañana, que ahora estoy en medio de otra sesión de hielo y pomadas y que, si todo va bien, en breve nada se interpondrá entre mi cabeza escaladora y las estupendas paredes de resina de mi roco nuevo (por no hablar de los ojos de Chaval Muy Mono, que son una cosa rara entre azules y grises y que le brillan cuando sonríe).

*Escribir con mini letra es mi última táctica para que el blog no me gafe los maromos. Habil, ¿eh?

5 comentarios:

  1. (Muy hábil ;) ).

    Nada de ser hipocondríaco >_< Eso es una agonía, quita, quita.
    El cuerpo envejece y lo hace mientras disfrutamos gracias a él.

    Espero que se te cure pronto y bien... paciencia. (Y siempre puedes ir al roco simplemente a ver cómo escalan los demás (es decir, CMM) y así aprender rutas y truquitos... (u otras cosas "útiles" que puedan ponerse por excusa ;p ).

    Un abrazo
    Gina

    ResponderEliminar
  2. Sin duda escribir tan pequeño solucionará el problema: de todos es sabido que el Destino Cabrón es hipermétrope y no tiene gafas xD
    De todas formas, digo yo que igual hasta no es bueno eso de ir arrastrando lesiones un día tras otro y que, a la hora de lucirte ante el maromo, será mejor ir un poco más despacio (pero aparentando que no vas a ese ritmo para no lesionarte, sino que es una cuestión espiritual: es el ritmo que ese roco en consonancia con tu chi-alma te sugiere).

    ResponderEliminar
  3. Te he descubierto hace poco y me encanta como escribes..apuntate una seguidora mas!
    Un saludo! Alicia

    ResponderEliminar
  4. Oh! El segundo día suele ser cuando más duelen las cosas musculares, así que según esto hoy deberías estar mejor :) Espero que te recuperes del todo pronto!

    Escribir pequeño es un truco maestro que soluciona *muchas* cosas en la vida! ;)

    Un besote y buen miércoles!

    ResponderEliminar
  5. estoy en mi cama poniendome mi "almohadilla de frio azul" y he dicho ya que no puedo entrenar voy a leer un rato a marina que seguro que me anima y hace que me olvide un poco de mi mono deportivo, y mira tu por donde! me encuentro con otra hipocondriaca lesionada! dos días llevo sin poder ir al gimnasio a ver a mi CMM ,pero pienso: mas valen 2 voluntarios que 30 forzados..así q animo! y deja reposar tu lesión! un besazo!

    ResponderEliminar