massobreloslunes: No More Free Shots

lunes, 20 de julio de 2015

No More Free Shots

Como podéis ver, ayer alguien tuvo la amabilidad de comentar en el post anterior, subrayando con muuuuchos signos de interrogación, la INCREÍBLE ANOMALÍA DEL COSMOS de que yo, YO, con lo que he sido y lo pesada que soy con la ortografía, haya cometido el error garrafal de escribir (oh, Dios, apenas puedo repetirlo), LLENDO.

Siento mucha lástima por esa persona por varios motivos:
1) No ser lo bastante honesto como para poner su nombre.
2) No ser lo bastante imaginativo como para buscar un seudónimo.
3) No ser lo bastante amable como para ser... en fin... amable.
4) No ser lo bastante flexible como para entender que la gente comete errores.
5) No ser lo bastante realista como para entender que YO cometo errores.

Me resulta curioso porque, a no ser que justo dé la casualidad de que ha aterrizado aquí por misteriosos caminos internáuticos, debe de ser una persona que o está suscrita al blog o lo mira cada día aunque yo lleve sin escribir aquí meses. Es decir: una persona que me lee y disfruta lo bastante lo que escribo como para seguir haciéndolo. Y, pese a eso, no es amable conmigo.

Hagamos aquí un paréntesis para explicar el significado de la palabra amable. Amable, al comentar en un blog, es:

  • Decir quién eres, o inventártelo (aunque los seudónimos son TAAN de 2000...).
  • Saludar. Esto no es imprescindible, pero se agradece.
  • Emitir tu mensaje. 
  • Si tu mensaje señala un error ajeno o es una crítica, suavizarlo ligeramente. A lo mejor te parece que me tomo las cosas demasiado a la tremenda. Pero pregúntate si harías lo mismo en la realidad. Imagina que estás en una reunión de trabajo, o en una conferencia, y el ponente comete una falta de ortografía en su Power Point. ¿Te levantarías sin decir nada, señalarías diciendo, asombrado: "¿¿¿¿¿¿Llendo??????", y después volverías a sentarte? No. Probablemente te callarías tu bocaza, o luego le dirías a la persona, quizá en privado, que tiene esa falta, que estás seguro de que ha sido un despiste y que se lo dices para que no desmerezca su presentación. Internet, querido, también es vida real. Los que estamos detrás de la pantalla somos personas reales.
  • Despedirte.

Así que no, anónimo: tu comentario NO ha sido amable. Y, en cualquier caso, me da igual, porque este es mi blog, y la que decido si algo es o no amable soy yo. Si tu comentario es víctima de la nueva NMFSP (No More Free Shots Policy) prueba a ser más amable la próxima vez, hasta que alcances el nivel deseado.

¿Sabes que hay casas en las que te tienes que quitar los zapatos y usar posavasos, y otras en las que puedes entrar de cualquier forma y comer en el sofá del salón? Bueno, pues esta es MI casa, y si tienes que entrar en ella con bayetas en los pies como Miguelito el de Mafalda, eso es lo que hay.

El comentario de ayer no ha sido terriblemente ofensivo, lo sé. No me quedé llorando por los rincones. Es solo que ha llegado en un momento de mi vida en el que no estoy dispuesta a aguantar chorradas.

Lo que viene a partir de ahora NO va dirigido al anónimo del Llendo (¿Llendónimo?) sino a un hipotético anónimo neutral que escriba comentarios súper simpáticos como los que ya sabéis que ha recibido este blog en ocasiones. Porque mi blog es muy de anónimos súper simpáticos. Aquí no hay trolls que me digan que soy una puta, como le pasa a Yael en Acapulco70. Esos comentarios los borraría sin más. Aquí hay gente que escribe con mucha mala hostia, pero sin insultar, ojo, y que después se escandaliza porque yo me ofendo, diciendo que "no tolero bien las críticas". Así que esto, querido, va para ti, que tienes la ceguera emocional de creer que por no decir palabrotas no estás ofendiendo y que tu derecho a expresar tu opinión es más importante que mi derecho a mandarte a la mierda.


Mi nueva política de comentarios en el blog: No More Free Shots


Estimado comentarista amargado y bilioso: a partir de ahora no vas a poder desahogar tu frustración y mediocridad conmigo. Lamentablemente, no puedo ir a tu casa y enseñarte los modales que no te enseñaron tus padres, pero cada vez que un comentario me resulte hiriente o agresivo (y sí, tengo la piel bastante finita) haré lo siguiente:
- En el caso remoto de que tu comentario tenga algo que pueda identificarte, como un mail o un enlace a un blog que conozca, voy a buscarte en mis listas de correo y, en el caso de que estés, a bloquearte o eliminarte en todas (¡y tengo muchas!). Tanto tú como yo seremos más felices. Esto ahora te va a dar igual, porque Blogger no requiere que incluyas un mail. Pero quién sabe hacia qué maravillosos sistemas de comentarios sin anonimato puede evolucionar este blog.
- Voy a publicar tu comentario y a responderte. No voy a atacarte personalmente (o quizá sí, no sé; dependerá de cómo me levante ese día), pero voy a dejar claras las partes falsas o deformadas que puedes haber incluido en tu mensaje.
- No voy a publicar ningún comentario de respuesta que trates de enviar después.

Lo que pasa en las discusiones de Internet es que el último que habla parece ser siempre el que tiene la razón. Es guay decir la última palabra. Y como este es mi blog, la última palabra la voy a decir yo.

Así que ya sabes: sé más amable. O cállate, que lo de comentar tampoco es obligatorio.

Para todos los demás, los besitos y abrazos de siempre. Lamento que el 99% de personas que siempre han sido amables conmigo tengan que aguantar esto :(

1 comentario:

  1. ¡Hola Marina! (Saludo, que no acostumbro).
    Uno de los principios básicos que rigen mi vida desde que te "conozco" es el de ser amable. Creo que es un mensaje que ha calado bastante entre los que te leemos (aunque no está de más recordárselo a los anónimos).
    Se nota que has vuelto con fuerza, mola :)
    Abrazos.
    Xavi
    PD: Menos mal que cometes faltas de ortografía. Si con todo lo que escribes a lo largo del día no se te escapara ninguna... me asustaría.
    PD2: Es la segunda vez desde que has vuelto que me peleo con los comentarios. Así que disculpa si te salen repetidos ��

    ResponderEliminar