massobreloslunes

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Sé que no estoy escribiendo mucho aquí. Sin embargo, soy muy muy traidora y escribo bastante en privado. En secreto. Todo empezó hace unas cuantas semanas, cuando un traidor virus estomacal me postró en la cama durante un par de días. Entre pota y pota empecé a releer los libros de Natalie Goldberg. Lo de esta mujer es muy curioso. Cree en la salvación espiritual a través de la escritura. Es meditadora zen con experiencia y relaciona su escritura con las sentadas de meditación. Yo no sé mucho de zen (de hecho no sé nada), pero estuve releyendo los libros a la nueva luz de mi (ejem) camino espiritual (doble ejem). Es curioso cómo cambian los significados de una lectura cuando empiezan a saltar a tus ojos matices diferentes, relacionados con lo que estás viviendo con tu vida en ese momento. La vida debería ser lo suficientemente larga como para releerlo todo.

Y lo que pasó fue que me entraron ganas de escribir más. Y que me di cuenta de que publicar en este blog me estaba deformando.

Me explico: escribir para un blog es hacerlo de una forma determinada, sobre una determinada temática y con una detemrinada extensión. Yo en ese sentido siempre he sido bastante anárquica, y he escrito desde minicuentos hasta historias gigantescas o post cuentavidas aburridísimos. Sin embargo, sí es cierto que escribir para otros todo el rato te condiciona. Necesitaba (necesito) un espacio de práctica, un gimnasio donde haer calentamiento para poder salir después aquí (o donde sea) a hacer una exhibición.

Además, me di cuenta de que todo, o casi todo, lo que alguna vez he escrito sobre J. he acabado por publicarlo aquí. No me pareció justo. Necesito despedirme de él y que no lo vea nadie. Necesito escribirle, porque vivir sin él es lo más difícil que tengo que aprender a hacer en este momento de mi vida, y no puedo hacerlo siempre de cara a la galería. Lo que no es culpa del blog, sino mía, obviamente. Así que últimamente me siento en el escritorio a escribirle despacio a J. (a mano, en la libreta verde que llevaba a los primeros talleres que compartimos) y me hace mucho bien. Y no creo que nunca se lo enseñe a nadie. Mucho menos a él.

Por otra parte, hay cosas que podría publicar aquí. Fragmentos de escritura en la libreta que no me disgustan. Pero, para terminarlo de arreglar, tengo el ordenador roto, y ahora mismo estoy escribiendo en la biblioteca del colegio, disimulando como si estuviera mandando un mail y mirando a un lado y a otro para que nadie lea lo que hay mi pantalla.

Esto no quiere decir que vaya a dejar el blog. Sólo quería dar señales de vida. Normalmente, cuando digo que voy a dejar el blog se me empiezan a ocurrir maravillosos posts y empiezo a aturrullar al personal (Murphy), así que prefiero dejar que las cosas se vayan asentando en mi vida literaria por su propio peso. De momento, me interesa más seguir escribiendo para mí. Creo que le daré aire a mi escritura, que se acabará beneficiando mucho. Si encuentro ordenadores libres y un poco de tiempo, quizá actualice de poco en poco. De lo contrario, no me echéis de menos :P

Os quiero siempre.

6 comentarios:

  1. Lo importante es que estés bien guapa, y que lleves a cabo siempre lo que desees o necesites en cada momento, si puede ser claro. Y si como en este caso puede ser, pues mejor que mejor.
    En eso consiste la vida, ¿no?

    besote.

    p.d.: me gustó aquello de 'de lo contrario, no me echéis de menos', creo que lo voy a poner en práctica más a menudo, lo de liberar ciertos sentimientos que veo que hace mucho bien :)

    otro beso!

    ResponderEliminar
  2. No sé cómo lo haces para convencerme en cada post... ya sea hablando de lo bueno que es tener un blog y compartir como que hay cosas que guardarse... como cualquier tema que saques...

    Espero que en este tiempo de meditación y autoescritura, descubras más cosas (si cabe)y que de vez en cuando dejes caer algunas palabras sobre esta casa que has ido construyendo con letras mágicas.

    Un abrazo muuuy grande

    ResponderEliminar
  3. Tú mandas. Y, aunque te pese y digas lo contrario de lo que deseas, no te echaremos de menos (¿o soy yo quien dice lo contrario de lo que es?).

    Mis mejores deseos en tu nuevo escribir. Merece la pena. Siempre.

    Un abrazo,

    Miguel

    ResponderEliminar
  4. Buena reflexión lo de que escribir sólo en el blog condiciona, yo también tengo abandonados mis escritos y lo que dices me ha hecho pensar. Es una pena que te acabe de descubrir pero espero que dejes algunos fragmentos de tu sabiuduría y estilo. Volveré. Un saludo fuerte

    ResponderEliminar
  5. Pues lo siento, pero se te echa de menos!!

    Aunque si tú estás bien así, bueno es.

    ResponderEliminar