massobreloslunes: Las pasiones son pasiones por algo

martes, 3 de abril de 2012

Las pasiones son pasiones por algo

La gente es curiosa.

Todas las mañanas bajo a desayunar con los compañeros de la Unidad. Es como una coreografía bien aprendida: un adjunto paga (se van turnando) y un residente pide (también nos turnamos). Como el bar es medio self-service, hay que coger las cucharillas, platos, azúcar/miel/sacarina y relleno para las tostadas. Alguien va a por vasos de agua para todos. Nos sentamos siempre en la misma mesa. En ese contexto, yo he tenido el atrevimiento de ¡oh! variar cada cierto tiempo lo que pido para beber. Qué queréis que os diga. A veces me apetece una cosa y a veces otra. Allí todo el mundo tiene SU bebida, que es como su huella dactilar, y cuando decido atrevidamente cambiar mi menta poleo por un descafeinado de máquina, me miran con reprobación.

Otra cosa que pasa con los humanos es que frente a una oferta variada de estímulos más o menos reforzantes, tendemos a consumir una cantidad proporcional según el placer que nos producen, incluso aunque nos gusten más bien poco. Ejemplo: mesa de restaurante con raciones de jamón de pata negra, lomo ibérico, salchichón de Málaga y queso. Ordenados así en función de cuánto me gustan a mí, Marina. En lugar de cebarnos a jamón y pasar del queso, tenderemos a comer proporcionalmente de cada cosa, incluso si el queso nos la refanfinfla, como es mi caso desde que me pasé dos años de vegetariana comiendo queso en todos los restaurantes del mundo.

¿A qué viene esto? Pues a que estaba yo esta mañana sentada en la mesa bebiendo mi café subversivo y hablando del viaje de mañana. Y oye, es curioso, porque a la gente le parece bien que escales, pero le raya que sólo escales. El MIR (que es amor) y mi psicólogo adjunto, que también es muy majo, estaban empeñados en que yo, además de escalar, debería hacer algo más. Como senderismo. Y bueno, yo qué sé, qué queréis que os diga. El senderismo me gustaba bastante cuando no había probado la vertical. Ahora mismo se me hace un poco como el queso de los deportes de naturaleza.

Yo entiendo que sea difícil empatizar con mi entusiasmo escalador. Pero es que escalar es jamón de pata negra. No es nada aburrido. Es el antiaburrimiento. "Es que hay que hacer de todo", me dice el MIR. Y yo me pregunto ¿por qué? ¿quién ha dicho eso? Si algo te gusta, haz eso. Si te gusta y no haces daño a nadie, ¿por qué no aprovechar? ¿Por qué no profundizar y apasionarte con algo? Quién sabe; igual un día te escoñas y ya no puedes escalar, y entonces tendrás todo el tiempo del mundo para ir al cine, tomar cañitas e incluso hacer senderismo, líbreme el Señor. Es como si diera miedo la idea de que una persona pueda estar verdaderamente absorta o implicada en algo; como si al no compartir esa pasión, temiéramos quedarnos fuera.

Todo esto os lo cuento porque estoy ridículamente emocionada ante la perspectiva de irme de viaje escalador mañana. Claro que hay muchos tipos de viaje, igual que hay muchos tipos de vida, pero llega un momento en que uno tiene que elegir. Porque el tiempo en la tierra es limitado y tenemos suerte si encontramos algo que amamos de verdad. Y porque bueno, la operación bikini está en marcha, las lorzas amenazan y, la verdad, es tontería desperdiciar calorías con el aburrido queso teniendo al lado un buen plato de jamón de pata negra.

Si alguien me necesita en estos días, estaré aquí.

9 comentarios:

  1. Brutal final y muy bien enlazado en esa comparación de queso jamón ;) artista!!!
    ahora sí, en tu caso es injusto q digas q las lorzas amenazan! jajaja andanomejoas!
    pásatelo muy bien, disfruta y saca provecho (q lo harás) de ese paisaje! Abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Pásalo muy bien!

    Dos preguntas: Si escalaras igual que lo haces ahora pero no hablaras de ello en el desayuno sino de otras muchas cosas (un poner, de Freud y su relación con la dopamina), ¿te dirían que hay que hacer de todo?
    Si sólo hablaras del trabajo en el desayuno, no sólo de los pacientes sino también de cotilleos, ¿te pedirían cambiar de tema porque siempre estáis hablando de los mismo?


    (No sé si me he explicado)

    ResponderEliminar
  3. María: lo de las lorzas era parte de la metáfora!! Jejeje.

    Batalecotal: te has explicado perfectamente. Tú y yo ya sabemos de qué va el rollo :) Menos mal que algunas no somos psicólogas; solo trabajamos como tal.

    Voy camino del ferry!!

    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Mopi,

    Yo creo que la gente da esos consejos, ya que normalmente si nos centramos en una cosa en vez de varias, tendemos a apegarnos y ya sabes que el apego es el mal. Pero si lo haces desde una mente consciente y ecuánime que sabe que eso puede perderse en cualquier momento:ADELANTE.

    Lo de hablar del trabajo en el trabajo es evidente. A la gente le gusta poder compartir cosas. Yo podría escucharte horas hablar de Tahira, pero seguramente en el trabajo no les pongan demasiado entusiasmo.

    Trepa mucho y disfruta

    ResponderEliminar
  5. Agree! No es nada fácil encontrar algo que te guste a ese nivel.

    Que tengas muy buen viaje, disfrútalo mientras me retuerzo de envidia! :p

    :*

    ResponderEliminar
  6. ¡Lo que yo pagaría por ver el mundo desde donde tú lo ves!
    ¡Disfrútalo mientras puedas!
    Ah! Y gracias por decirnos que estás ahí.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Al enterarse de que me gusta el fútbol, me dijeron "cultiva mejor la mente, coge un libro".

    Al enterarse otro de que leo determinados tipos de best-sellers y cómics de super héroes, me dijeron que cogiera "literatura de verdad".

    Y al enterarse el tercero en discordia de que leía "literatura de verdad" (clásicos y más clásicos de nuestra literatura castellana de todas las épocas) me dijeron que "esos libros cultos (sic) estaban muy bien, pero que me iría bien también algo de deporte". "Como por ejemplo, el fútbol", añadió.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Marina, me acabo de dar cuenta de que no te he invitado a entrar en mi blog. Yo también escribo, hago mis pinitos desde hace tiempo, pero solo ahora que una jubilación forzada antes de lo que yo hubiera querido, me ha dado el tiempo que antes no tenía, he abierto un blog donde cuelgo algunas cosillas, pero sobre todo relatos cortos que es el género que más me gusta. Te espero por allí.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Lo de la bebida como huella dactilar es algo muy común, pasa también en mi trabajo. A mí en cambio me afecta mucho mi estado de animo, la carga de trabajo o el horario del día concreto, así que no solo cambio de bebida casi siempre, sino que encima (malvado que es uno) a veces pido algo de comer incluso, y no siempre lo mismo xD
    En cuanto al tema central del post, es el síndrome de rechazo hacia el friki: a la sociedad general no le gusta que te entusiasmes con nada y te vuelques en ello, sino que mariposees de afición en afición sin disfrutar ninguna de ellas.

    ResponderEliminar